, ,

A LA MANERA DE SANCHO

Me gustaría pensarme Quijote, pero el espejo se empeña en mostrarme Sancho no solo por el amor a la buena comida o la dificultad para comprender las cosas elevadas del mundo; de un tiempo a esta parte, todo me cabe en un refrán, será cosa del ahorro o de la retranca con la que la frustración me aliña las entendederas. 


Así escuchando a Ana Mato afirmar que muchas de las medicinas hasta la fecha incluidas en el vademécum, pueden ser facilmente sustituibles por alguna cosa natural, me viene a la boca aquello de otro vendrá que santo te hará, pensando en Celia Villalobos que había alcanzado el podio de la estulticia al recomendar el uso de huesos de cerdo para el caldo en medio de la crisis de las vacas locas.

Y es que por la boca muere el pez y las ministras de sanidad, según parece.

En estas cuitas andaba yo (vale, tirada en el sofá haciendo zapping) cuando tropecé con el Maestro Joao que "corta" el mal de ojo, no me pareció interesante hasta que me fijé en el texto que corre por arriba de la pantalla explicando los síntomas de dicho mal: cansancio, insomnio, ansiedad, dolores cervicales, mala suerte, fracaso en el amor, depresión, pérdida de memoria, dolores musculares y mareos. 


Yo esperando la resonancia magnética, acudiendo a fisioterapia, zampando medicamentos... gastando más de lo que debo en vez de acudir a alguna cosa natural, como el Maestro Joao, que además de vez en cuando regala una consulta. 

Cosas veredes amigo Sancho, que no crederes.

(si aún no sonríes contempla de nuevo al Maestro, o ya puest@s llámalo)

16 comentarios :

  1. Va a ser que no Pilar. No le llamaré a pesar de está medio depre por el cansancio acumulado con el fin de curso, a pesar de los dolores cervicales y lumbares, a pesar de la ITV anual en curso, a pesar de los medicamentos que también uso...NO LLAMARÉ A ÉSTE SANADOR de vete a saber tú qué.

    Lo peor, es que proliferan en la misma proporción que las crisis crecen...

    Besos guapa.

    PD
    Espero que estés mucho mejor.

    ResponderEliminar
  2. Pilar, en Argentina sobran los manoschantas.
    Sigue contra tus molinos de viento y cuida tu brazo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Al paso que vamos, Ana mato acabará recomendándonos que vayamos al hechicero si no tenemos algo realmente grave. Y si lo tenemos, que no nos preocupemos por ello, ¿total, para qué ?.

    Y por los sintomas, algo mas de medio país andamos con "mal de ojo" encima.

    A los politices, habría que hacerles escribir cien veces en la pizarra : "calladito, parezco mas inteligente".

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. No,no y no me pondré en manos de ese sanador; eso es lo que le gustaría Ana Mato que vayamos abandonando la SS ¿Y una persona así es la Ministra de Sanidad?

    Un abrrazo :)

    ResponderEliminar
  5. Lo de esta gente es muy fuerte, no entiendo cómo tienen clientes que se gastan una fortuna en estos sinvergüenzas

    ResponderEliminar
  6. Creo que para ejercer un cargo de tal envergadura como el de ministro, hay que tener formación, por lo menos, pero ya veo que no. Cuando escuché a Ana Mato, pensé que: pobrecita, la mandaron a la guerra con un tenedor, segundo, esta mujer no tiene más de dos dedos de frente, tercero, sentí vergüenza ajena y cuarto, la gente la va a crucificar. Voy a desempolvar mi curso de Farmacognosia (hablando en español: "yuyería") que voy a hacerme rica, recetando productos naturales....jaja,...besoos

    ResponderEliminar
  7. Ana Mato esta haciendo bueno a Sancho Roff, Ministro de Sanidad de UCD que en el año 1981 como consecuencia de la intoxicación por el aceite de colza dijo : "es un bicho tan pequeño que si se cae de la mesa se rompe las patas".

    Aquella intoxicación fue debido al aceite de colza, desnaturalizado para uso industrial, fue desviado conscientemente y por "un desmedido afán de lucro", al consumo humano. Esté visto que nos encontramos con un país lleno de listos y sinvergüenza que solo desean enriquecerse aunque sea con la salud de los demás. ¿Donde está el control?

    ResponderEliminar
  8. Mientras deseo que vayas mejorando, estaba pensando que de banda sonora le puede venir bien a este video alguna copla andaluza, tipo pena, penita, pena...

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Pilar! por si te sirve de consuelo el malestar que tienes es lento, a esta alondra le hizo compañía tres meses pero quedarás como una rosa, ¡animo!...
    En época de vacas flacas proliferan los hacedores de milagros, lo triste es que alguna gente caiga en el engaño y lo que es peor que ciertos políticos tengan incontinencia verbal.
    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
  10. Mañana voy al traumatólogo, lo que era una sinovitis viene con segundo plato, está la sopa de marisco y la sopa de menisco... pues eso.
    La risa, la mejor medicina.

    Suerte con tus resultados.

    ResponderEliminar
  11. Ana Mato es aquélla a cuyo marido le regalaron un coche de gran cilindrada los de la Gürtel y ella nunca preguntó qué hacía en el garaje aquel coche nuevo.
    Y más vale que te ciñas a un solo ministerio porque como te dé la tentación de pasar lista se te quitan las ganas de reir para la temporada verano-otoño.
    Tú, por si acaso, cuídata bien. Besos

    ResponderEliminar
  12. Naturalmente que eso es lo que quieren nuestros gobernantes para el pueblo, volver a las cavernas si es preciso, y sobre todo no quejarnos de nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Noooo a ese que no le llame nadie por Dios. Llamadme a mí que por la mitad de precio os hago el mismo servicio. No soy vidente ni sanador pero si te quito la tontería de recurrir a esas charlatanerías, algo que te llevas para casa.

    ResponderEliminar
  14. Los sanadores, los frotadores y los mates, la sabila, rompe piedra y mil hierbas mas, nos mantienen vivos a los tercermundistas.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo ya practico el Sana, sana, culito de rana.
    Me sale muy barato.

    ResponderEliminar
  16. No seais malos ni perversas que gastais por gastar y mira como están los pobrecitos bankeros.

    besos

    ResponderEliminar