, ,

NARANJA

Quienes escribimos a cara descubierta debemos ser prudentes en algunas manifestaciones y los que trabajamos en la administración, escrupulosos con la información que manejamos, porque entre otras cosas anticuadas los funcionaros estamos sujetos al deber de discreción y sigilo.


Pero ni el límite de "desnudar" a quienes conocemos sin su autorización ni el respeto a la función pública suponen mordaza o cortapisa, así que hoy, de nuevo viernes os traigo noticias de una marea que crece, la Marea Naranja.

Un movimiento, un lema "Servicios Sociales para todas y todos". Porque los recortes no se han parado en la sanidad y la educación, afectan igual o incluso de peor modo a los servicios sociales, probablemente porque son más jóvenes, menos conocidos y se destinan a una enorme variedad de colectivos con solo un rasgo común, la debilidad, la falta de voz.

En un alarde de modernidad y compromiso con aquella afirmación que declara a España un estado social y democrático de derecho (articulo 1 de la Constitución del 78) el gobierno de Zapatero llevó a las Cortes y convenció a todos los grupos parlamentarios de la necesidad de cimentar el cuarto pilar del estado del bienestar declarando que las personas más débiles, las más dependientes tenían derecho a recibir apoyos para desarrollar sus  vidas de un modo libre y digno, a pesar de la enfermedad, la edad y la capacidad económica.

Al leerlo ahora suena a ciencia ficción, de algún modo a golpe de crisis, de prima de riesgo, de economicitis aguda, de miedo, lo hemos dado por perdido y si a quienes les reconocimos un derecho, los damos por descontados, qué decir de quienes viven en el límite de la pobreza y la exclusión, de los abandonados por tod@s, de quienes no tienen ya ni la esperanza de encontrar cobijo en la noche, de las mujeres maltratadas, de los menores desvalidos, de los mayores sin medios ni familia, de tantos y tantas que preferimos no recordar.

MAREA NARANJA
Si los abocamos de nuevo a la caridad, que al menos no sea en discreto silencio, cada viernes el naranja de esta camiseta irá inundando oficinas, despachos y centros hasta llegar a las calles, donde se encuentre con otros colores de lucha pacífica y decidida, el verde de educación, el blanco de la sanidad o el negro del carbón, porque quizás siendo más, nos demos cuenta de cuántos somos.

Hoy, a pesar de todo, la entrada es la sonrisa, pelear pacíficamente por lo que crees, es motivo de esperanza y alegría.

10 comentarios :

  1. ¡Hola Pilar! derecho a la dignidad NO es un valor relativo y "la crisis" que unos ladrones de guante blanco crearon NO es excusa para que la paguemos los de siempre. Los derechos sociales que se pierdan no volverán a recuperarse.
    Muy bueno el escrito, si es necesario cada día de la semana nos vestimos una camiseta de color diferente para que el sistema no se mueva para atrás.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Pelear pacíficamente es la única lucha posible....que vean que no estamos de acuerdo...de naranja pues...que en Uruguay es el color de los químicos...besooos

    ResponderEliminar
  3. Pilar:
    Una excelente entrada has subido hoy. que no se les ocurra desamparar a los más débiles, que eso destruirá la fe en el sistema.
    Todos concedemos una pérdida a nuestra libertad. Lo hacemos a través de aceptar leyes que nos obligan a ceder esfuerzos y de su resultado para el bien común.
    Lo hacemos en el convencimiento de que si tuviésemos la desgracia de caer en una situación de desespero, el sistema vendrá en nuestra ayuda. Si eliminamos la razón de nuestro aporte, ¿qué sentido tiene la sociedad organizada? y ¿para qué habríamos de soportarla?
    Son temas duros y difíciles de plantear, pero ante tanta desaprensión es obligatorio advertir el peligro que se cierne sobre cada uno.
    Al defender con actitud pacífica, pero intransigente, se defiende la democracia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me hablas de la Ley de Dependencia, Andalucía, por lo que dicen los medios de comunicación es una de las tres comunidades que mejor la aplica, he querido poner por delante a los medios para evitar poner a mi hija que trabaja en la Junta de Andalucía en una de sus áreas como Trabajadora Social y que me lo confirma.
    En Granada como en el resto de Andalucía, casi todos los trabajadores, salvo los jefes de área son, o bien interinos,laborales o pertenecen a esas agencias donde algunos, y digo algunos, se metieron por la puerta falsa, mi hija es funcionaria interina desde hace casi 5 años, bueno, ha llegado la hora de los recortes y desde hace más de un año están "acojonados", últimamente se está escuchando comentarios por parte del gobierno, tu lo recoges en la entrada, de la eliminación de esta "pata" del Estado de Bienestar", ¿que va a ocurrir?, el gobierno de coalición psoe-iu dice que no lo eliminarán, pero ya sabes, si no hay dinero ¿de donde lo van a sacar?, cuando llegue el momento lo eliminarán, echarán a la calle a varios centenares de trabajadores que están gestionando el tema y no digo nada de aquellos que atienden directamente a los afectados que ya son miles, la Dependencia, se está viendo como un gasto y no como una generadora de empleo.

    Podría extender ampliamente sobre el particular, dejémoslo aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues es verdad eso de la precaución por ir a cara descubierta. Mira que yo la tuve que esconder por poca cosa y aún me siguen buscando la "identidad secreta" aunque cada vez me preocupa menos. Hay que tener valor para lo que haces y es admirable. Cuídate.

    ResponderEliminar
  6. ¡Estado de bienestar!, qué bien suena. Alguna vez tendremos que explicar lo que pudo haber sido. Aún estamos a tiempo de defenderlo pero sospecho que hay muchos jóvenes que no llegarán a conocerlo. Porque hemos cogido carrerilla sin percatarnos de que vamos cuesta abajo y hacia atrás.
    Saludos respetuosos, nena.

    ResponderEliminar
  7. El papel todo aguanta, por aca tambien escribieron en la contitucion un monton de promesas, que ningun gobierno podra cumplir.


    Besos

    ResponderEliminar
  8. la democracia es eso: procurar medios para un vida digna de todos; lamentablemente inescrupulosos utilizan la política para encumbrarse en el poder y dejar las leyes en letra muerta.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido el naranja y su resistencia, y bienvenidas vuestras reflexiones, sin duda lo mejor de este espacio.

    ResponderEliminar
  10. Querida Pilar, yo también trabajo en los servicios sociales y comparto totalmente tu opinión, sí que suena a ficción el derecho para todos , ya lo damos por descontado, como si esto se fuera a arreglar solo. Que viva el naranja, un abrazo

    ResponderEliminar