SER MINERO

Nunca ha sido un trabajo sencillo, ni bien pagado, pero donde hay minas caben pocas opciones y si no quieres marcharte, apenas ninguna.


Fuente de riqueza para unos pocos, dejaron hace tiempo de ser rentables, y eso, ya se sabe, es prólogo de muerte anunciada. Ahora con la retirada de las subvenciones públicas las minas del carbón están abocadas al cierre y con ellas, las comarcas que las albergan, porque durante años, sabiendo que este día llegaría nadie ha hecho lo suficiente para ofrecer a estos pueblos alguna otra opción.

No hay dinero y éste no es más que otro recorte, el que llevará al cierre de comarcas en Asturias, Castilla, León y Aragón. Luchan los mineros con rabia y determinación, porque sin la mina, no les queda nada.

En el Senado el PSOE ha presentado una enmienda que evite la reducción en un 65% de las ayudas al sector, por un montante de 450 millones de euros (qué cifra tan escuálida en comparación con otras). Las mujeres de los mineros se han desplazado a Madrid para pedir a los senadores que no se les condene. Ante ellas tan solo los senadores del PAR (Partido Aragonés) han roto la disciplina de voto del PP, votando a favor. Las mujeres de los mineros han sido desalojadas, la verdad es un peligro.





La sonrisa de hoy es el recuerdo de ayer; ese chaparrón que refresca el ambiente y te empapa el alma, llevándote por un instante a ese tiempo feliz en el que mojarse era motivo de risa y alegría.

24 comentarios :

  1. Los de "los recortes" han dejado de ser humanos.
    Qué tristeza, pobres mineros.
    Besos.
    Siempre es un placer leerte Pilar, de verdad que sí.

    ResponderEliminar
  2. Ángela:
    La vida del minero es dura. Así me lo enseñó mi abuelo cuando yo era joven. Él fue oficial dinamitero a los trece años y llevaba más dinero a la casa paterna que sus hermanos mayores.
    Por supuesto, no conocí a ninguno de ellos, ni a mi bisabuelo que, enfermo de gravedad, estaba postrado y que para incorporarse en su lecho empleaba una especie de soga colgada del techo a la cual se asía.
    Mi abuelo emigró a sus veinte años y recordaba que mientras fue minero tenía siempre sus buenas "perras" en el bolsillo.
    Ese mundo muere, esas minas cierran, una tras otra. El carbón y el grisú son mortales, es una energía abundante, pero peligrosa y sucia. No obstante asegura la supervivencia de un buen número de familias que viven de esa industria. Habría que saber si el ahorro en subsidios compensa el mayor gasto asociado a la compra de energías alternativas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es que este carbon no es rentable porque se puede comprar mucho más barato en otros lares, más cercanos a tí, ahorrando en seguridad y respeto, como siempre a costa de quien nada tiene.

      Un beso

      Eliminar
  3. Me tocó vivir en primera linea el cierre de una mina de hierro y el despido de varios centenares de trabajadores y lo que es peor, la caída de toda una comarca que aún no se ha recuperado 20 años después.

    El problema de la rentabilidad o no de aquella mina, hoy existe un capital que quieren reabrirlas, es que había países en América Latina y en el Este de Europa donde la extracción era mucho más barata, en aquellas minas trabajaban hasta menores, es el capitalismo salvaje, cuando desde la autoridades y organismos internacionales no se vela por evitar este trabajo esclavo, siempre tendremos países con los que es imposible competir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saber lo que va a pasar no parece que sea suficiente, o eso me temo.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Rentabilidad. En esta época...ahí es ná!

    Ya está dicho todo y condenao ¿qué será de tanta gente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me temo que nada bueno y si se queda en eso, ni mal.

      Eliminar
  5. A mi me dan mucha mucha pena...y es culpa del gobierno (de éste y anteriores) no haber invertido en algo productivo allí, en algo que les sacase de esa industria y les emplease en otra cosa, para poder seguir viviendo en sus tierras dignamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, pero un plan a 2018 que se acelera de este modo, les pone en el abismo sin más.

      Eliminar
  6. ya no nos tenemos que conformar con el "no hay dinero" con el que nos quieren tapar la boca, lo que hay ¿cómo se reparte? y ¿se está haciendo todo lo posible porque vuelva la confianza a los mercados de este país?

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, se dice hoy una cosa, mañana otra y dentro de un par de día sy miles de kilómetros de distancia, cualquier otra, es decir cohrencia, seguridad y calma ¿no?

      Besos ;)

      Eliminar
  7. Y los reocrtes van a seguir poque ya es tarde para pararlos. Nos falta el IVa, lo de los funcionarios que todavía será peor y algunas cosillas más como tal vez, prestaciones. El rescate lo pagamos todos menos los bancos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos Sergio, contemos algo alegre para mañana.

      Un beso

      Eliminar
  8. Muchas cosas están cambiando y, como siempre, los que más sufren son los mismos. Injusta vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mientras ¿que hacemos? me temo que entre poco y nada.

      Eliminar
  9. Esto es demasiado complicado, por un lado malo, por otro peor! lo peor es lo previsible de todo...es como si tu hijo tiene un negocio y va mal, y tú en lugar de ayudarle a montar otro negocio le vas pagando mes a mes para ir tirando, y asi durante 20 años en que tú tb quiebras y te duele el alma de dejar a tu hijo desamparado pero....
    Se veia venir leñes! ¿pq no se ha hecho nada??
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque es la especialidad española, arrumbar los problemas para ver si se resuelven solos...

      Besos

      Eliminar
  10. Va a tener que llover mucho para limpiar tanta podredumbre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. El año pasado el dueño de mercadona dijo aquello de que " lo peor del 2011 será lo mejor del 2012" y no se equivocaba, para desgracia de los de siempre terminamos por pagar, de una forma u otra, estas cosas.
    Siempre nos queda el recurso del "pataleo"... y nuestro presente y futuro en sus manos.

    ¿Tu brazo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi brazo más o menos igual, y el nivel de dopaje mantenido, gracias por preguntar.

      Eliminar
  12. Cada vez que escucho esa canción de Víctor Manuel me emociono.

    Lo has dicho muy bien: cuando dejamos de ser rentables... se acabó, nos recortan y en paz, total, los que empuñan las tijeras viven en su nube donde no les falta nunca de nada (más bien les sobra) (y mucho)

    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos más, y eso que no he puesto Asturias.

      Besos ;)

      Eliminar