, ,

CELEBRAR LA VIDA

Mirando al mar pero con los pies bien asentados en tierra fértil, disfrutamos la mágica combinación de casualidad, destino y suerte que nos permite elevar las copas y celebrar la vida.


No todos han conseguido llegar a puerto aunque sí compartido la ilusión del secreto y el sigilo, para demostrar una vez más que el cine no es sino pálido reflejo de una realidad, en ocasiones benévola.

Amigos que vienen de lejos, familia de nuevo cercana junto a los que están siempre; el amor sereno, el futuro y el indómito presente que brinca entre bambalinas rematando la faena con una sonrisa.

Tres brindis, dos bailes y cuatro canciones bastan para entender que estamos aquí por ti, pero el regalo es nuestro; disfrutar la vida con los ojos abiertos, porque sin duda somos más.

Felicidades Mery!!!!

(las menciones al dragón, las mascotas virtuales, las primas sin facebook, las tías adoptables, los capitantes de barco condensados, los pimientos que non pican, el queso torta de Valentín, los pichones o los bogavantes bailongos, mejor las reservamos para la próxima ronda de gintonics)

12 comentarios :

  1. Generalmente tendemos a preocuparnos por todo y a no disfrutar y es cierto que hay que disfrutar la vida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Con todo lo que tenemos encima, hay que aprovechar cualquier minúscula circunstancia para celebrar que estamos vivos, y que aun podemos disfrutar de la vida.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  3. Disfruta, tu que puedes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Siempre nos arropará en medio del frío la compañía, la calidez y el amor de aquellos a los que amamos.

    Cuando el mundo se hunde a nuestro alrededor, la firmeza de viejas manos conocidas es lo que nos mantiene firmes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, Mary... y venga esa ronda.
    :)

    ResponderEliminar
  6. Celebrar el inicio de cada día, celebrar la vida, celebrar la muerte, celebrar a Mery.

    Porque siempre haya algo por celebrar.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Si se puede y mientras se puede... ¿Por qué no? Las felicidades se desean, por supuesto, pero sobre todo se han de poner en práctica.

    ResponderEliminar
  8. No es posible, ni que fuera don Miguel (de Cervantes Saavedra), que no es el caso, expresar adecuada y dignamente las emociones vividas el sábado cuando, creyendo ir a una comida fuera de casa pero corrientita, me encontré con una constelación de afectos que, ni harta de cava, hubiera podido soñar que alguna vez coincidirían. La vida a veces te hace regalos como imaginados por un guionista. Quizá por eso resultó tan adecuado que el fiestorro fuera en un viejo cine. Quienes siguen este blog conocen ya el goce de disfrutar a diario de unas consideraciones siempre ponderadas pero tener a la autora como amiga ¡Es la leche merengada!

    ResponderEliminar
  9. Bravo por tu amiga "real" Mery, ha sabido dibujarte y mostrarte tan dulce como la leche merengada... no te hacía yo menos! Y con su pizquita de canela, para que dé ése regusto al auténtico aroma y sabor de la cosas de siempre. Autenticas, como tú!

    Me alegro de que lo pasarais tan bien. Seguro que fue un éxito para la homenajeada, pero los que lo preparasteis, se (por experiencia), que disfrutan doblemente: una mientras gestionan la intriga y le dan forma a la idea. Dos, al ver la cara de satisfacción de la persona sorprendida.

    Felicidades a tí Pilar, por ser tan auténtica y a Mery por tenerte como amiga.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  10. La fiesta del fin de semana era para Mery, una mujer increible que me ha regalado la fortuna, pero sin duda ha sido un placer inmenso disfrutar de esta familia y estos amigos.

    Besos a tod@s.

    Y sobre todo no olvideis estar siempre dispuestos a un brindis, la vida es demasiado corta para andar pensándoselo.

    ResponderEliminar