LOS JUEGOS (on the rocks)

La ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fue, sobre todo larga (gracias al Twitter algo más amena) y muy british, al estilo de esas performances que unen lo dispar por la mera voluntad de incluirlo en el mismo espectáculo.


Así en medio de la transformación de la Comarca en Mordor, pudimos ver a las sufragistas, peleando por los derechos de la mujer (supongo que Gallardón, lo dejó aquí, demasiado moderno para su gusto de mujer/mujer), para tras alucinar con el salto en paracaídas de la Reina Isabel (cómo no ser monárquico tras ese golpe de autoburla, por cierto ¿alguien ha bajado a 007 de los cables del estadio?) asistir al homenaje a la Seguridad Social (casi se me emociona el costillo en este punto) impensable en un país como el nuestro en el que los enfermos son vistos como despilfarradores pertinaces y los médicos como responsables de un gasto desaforado en pos de una mejor calidad de vida que no nos podemos permitir (salvo cargo político, asiento en consejo de administración bancaria o mamandurria mediante).

Comenzar el bloque televisivo con imágenes de Cuéntame, tendría su gracia si hubieran seguido con los Ropper, pero avanzaron (al revés que nosotros) hacia la modernidad a golpe de rock, pop, glam y rap, hasta llegar al inglés al que debemos este medio de comunicación; Sir Tim Berners-Lee y su lema: Esto es para todos!

Para tod@s y ...mucho más fué el desfile donde, pese a las quejas previas, no fuimos los más horteras y sí los más altos, y tras otros instantes de lo más bonico de la ceremonia:




Perdón, me refería a David que sin la estirada de su doña se paso todita la noche Támesis arriba Támesis abajo...




No uno, sino siete jóvenes, encendieron un pebetero articulado que seguramente no se parece nada al ojo de Sauron, (ya he dicho que fué muy larga y gintónic va, gintónic viene) y que al parecer se irá moviendo para no estorbar a los lanzadores de disco y jabalina (me informan mis cotillas corresponsales, que la llama no se vé en parte alguna en el estadio olímpico, ¿se habrán quedado sin combustible, igual que sin público para los eventos -andan pensando en llamar al ejército para tapar huecos-?) y para cerrar la fiesta un señor que se parecía al abuelo de Paul McCartney cantó Hey Jude!!!



Y se acabó, muy bonito, muy emocionante, muuuy largo. Y en la recámara una sola duda ¿os imagináis a la señora Botella traduciendo para su Madrid cuandosea? Danny Boyle vs Almodovar, la revolución industrial vs la reconquista (que imágenes de Santiago y cierra España podrían montarse), la seguridad social vs la caridad cristiana del señor Rouco y como cierre Raphael (que al fin y al cabo acude al mismo peluquero), Hey Jude vs Paquito el chocolatero...

Y si no os he provocado la sonrisa del día, os dejo una muy personal, contar con los dedos de una mano los días que faltan para las vacaciones.

11 comentarios :

  1. Pilar:
    Jamés veo esos bodrios. Y con el de los piratas, menos aun.
    Valga aclarar que el deporte no me quita el sueño. A través de él se pretende que superioridades personales circunstanciales se pueden generalizar a un grupo, o una nación. Increíble.
    Estas olimpíadas se hacen en un país muy caro, ¿cuantos euros les cuesta a cada español enviar esa delegación?, ¿pedirán un crédito a un banco pirata? Nosotros -por fortuna- enviamos una delegación modesta en número (y seguro en logros). Pilar: disculpá, por favor, que sea brutalmente sincero.
    ¡Felices prontas vacaciones!
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusto mucho la celebración

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, a mi me la has sacado, porque la ceremonia me pareció de todo menos bonita.
    Salvando algún que otro detalle, demasiado patriotismo, demasiado bailoteo y sobre todo demasiada gente moviéndose por un escenario que parecía aquello una marabunta.
    Con Mister Bean reconozco que me reí un poco,pero todo lo demás me pareció de lo más hortera... incluido el salto de su magestad que no tuvo ni el detalle de aplaudir a aquellos niños sordo mudos, o con problemas de audición y lenguaje que le cantaron con todo el alma y ella, quitándose unas pielecillas de los dedos de la mano.
    Hay que tener poca vergüenza!
    Estaría enfadada por el aterrizaje! ves a saber!
    Y desde luego, que no sacaran entre el amasijo de cantantes, Sires, y personajes varios a los míticos U2, o a Sinead O'Connor es que ya fue la guinda... ah! pero no! espera es que estos no son ingleses, son irlandeses!! ahhhhhhhhh, vale, vale... ya me parecía a mi! Es que al empezar la ceremonia como hicieron un canto mítico a las 4 regiones, a mi me dio la impresión que Irlanda también era de la Gran Bretaña...

    En fin... "pa mear y no echar gota!"
    Y me disculpas la expresión.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  4. No ví la ceremonia y maldito lo que me importa porque el deporte no es mi especialidad pero, con tu permiso, me quito la pamela de la playa y la pongo a tus pies porque será difícil encontrar corresponsal de aquende o de allende que plasme con tal espíritu periodístico el acontecimiento.
    Chapeau, nena

    ResponderEliminar
  5. Nena debo confesar que no la ví, pero es que estás cosas requieren tiempo y yo tengo tan poco, además debo confesar que tenía algo de envidia, sana ¡Por supuesto! Pero envidia, podíamos a ver sido nosotros.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja,..Pili, has estado sembrada..muy aguda, me duele el esternón de reírme, pero gracias.

    Muxu bat.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo lo vi todo... excepto a David!!! Ahí se ve que mis ojos se cerraron presas de Morfeo!

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí se me olvidó verla a pesar de que Londres es un lugar que querría visitar y de que salía un David que sí me interesa y no hablo del Beckham sino del Bowie. En fín, a ver si la repesco por internet que hoy en día no hay por qué perderse nada. Besos

    ResponderEliminar
  9. Pues yo sí vi la celebración, o parte de ella entre cabezada y cabezada, pero fue una buena excusa para feriarnos dos gintonics.

    La sonrisa entre 007 y Bosé de Beckham me pareció de guantazo y MacCa desafinó pelín, pero se le perdona dada la avanzada hora de la noche.

    p.d. U2 sí sonó durante el desfile, del que detecté algún modelito más peor que el nuestro.

    ResponderEliminar
  10. jaja, Pilar, sabes que son las mismitas coas que me ha dicho mi madre porqué yo me la perdí, creo que aguanto antes de ponerse a roncar en el sofá hasta que aparecieron una especie de animalitos danzando como posesos. La verdad es que la historia de Inglaterra tampoco es que pegara mucho con las Olimpiadas, pero bueno ellos son muy british, siempre miran para dentro.

    ResponderEliminar
  11. A mitad de los juegos retomaremos la crónica...

    ResponderEliminar