,

COLORES, PAISAJES

Dejamos el azul del mediterráneo enfrentado a las costas de África, con sus cambios de color, sus levantes y ponientes y ese baile de luces que transforma una playa amable en una costa indómita, nos despide el perfil de la Alcazaba, que se recorta en roca sobre el mar y el cielo.


Nos adentramos en el desierto, rojo, seco, duro, árido, impasible, desdeñoso y sumamente hermoso para quienes no tenemos el alma llena de verdes y cumbres.

Queda atrás, el agua lo abate y campos de olivos transforman el horizonte en otro mar, un mar de verde y plata que alcanza más allá de la vista, en hileras que se acomodan a los cerros y planicies, sin que al parecer exista diferencia alguna.

Cientos, miles, millones de retorcidos olivos desafían a quienes los despojen de su preciado fruto, esos olivareros que el poeta imaginó altivos porque no sabían ser de otro modo. 

Y la sierra se levanta, Despeñaperros convertido en paso entre dos túneles y un puente ya no separa Andalucía de España. Entramos en una Castilla plana que se siente Mancha, tierra de campos ya trillados y vides preñadas, tierras de molinos y gigantes. Amarillo y verde, la vista no se detiene.

Abandonamos la autovía y reiniciamos la subida, un bosque antiguo de sabinas y carrascas, rodeadas de enebros, espinos, romeros y aliagas, va tomando posesión del terreno tras kilómetros de batalla perdida contra el hombre y la siembra. 

El aire se preña de olores profundos y densos, el calor retrocede si alcanzas la sombra, la carretera serpentea mientras de nuevo el paisaje cambia de color.


La sonrisa de hoy; el placer de reencontrar la casa, callada, quieta, esperando, cuando vuelves de las vacaciones. Al fin en casa!

(lamentablemente las fotos no son mías, el móvil no es lo mejor para las imágenes en movimiento; la muestra es una selección de lo mucho y hermoso que exhibe la red)


11 comentarios :

  1. Sin duda, un bonito y buen viaje. (Qué ganas tengo yo de hacer uno como este!!!))
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Yo lo que veo es que te estás pegando unas señoras vacaciones. Yo, como las hago a plazos no las percibo tan largas. Ojalá las hubiese dedicado todas al inclemente agosto que he tenido sobre un asfalto ardiente y unas noches bastante desagradables. Bonito texto porque eso sí es tuyo y se nota.

    ResponderEliminar
  3. Leyéndote me has hecho viajar contigo, ¡qué maravilla! y esa sensación de volver a casa tras unas vacaciones en la que se ha desconectado por completo, te ayuda a coger la rutina con entusiasmo y ganas. Yo también estoy de nuevo en casa y lo he comprobado.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Me apasionan los viajes en coches, cuando me pongo en marcha en la carretera me acuerdo de lo hermosa que es España. Feliz regreso a casa.

    ResponderEliminar
  5. Se nota que el paseo fue un abanico de sorpresas! Los azules y amarillos juegan con tu rojo corazón desbordado de pasiones, para transportarnos a tu encuentro en esos lares. Besotes!

    ResponderEliminar
  6. Cuando viajo en coche me gusta empaparme del paisaje tal y como lo has descrito tu.Me has hecho viajar también con el estupendo relato.Feliz Regreso.

    Abrazos y saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
  7. A veces añoro el verde...vamos a ver si el año que viene me hago un viajecito por el norte o por otros lares...me alegro que lo hayas pasado bien...y hayas llegado a casa también bien....besoooosss

    ResponderEliminar
  8. Bellas imágenes acompañadas de un texto inmejorable.

    Creo que una de las mejores cosas de los viajes es el regreso a casa..a nuestro entorno, olores, etc.

    Un abtazo

    ResponderEliminar
  9. Enorme variabilidad de paisajes y de bellezas diversas... Respecto a lo del fin de las vacaciones, mejor ni hablar, jaja.

    ResponderEliminar
  10. Que bonitas las fotos, me han encantado. Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Ya estamos en casa, pero quedan unas etapas de las vacaciones que os iré contando estos días.

    Feliz regreso :)

    ResponderEliminar