, ,

BIENVENIDA, FRAU MERKEL

Lamentablemente no se ha podido pedir consejo a Luis García Berlanga para depurar el atrezzo, pero sin duda esta cumbre se ha preparado con sumo cuidado, incluso las Cámaras de Comercio y las grandes empresas españolas han preparado su mejor expresión de sorpresa ante el invento alemán de la formación profesional dual, el modo teutón de denominar a los aprendices de toda la vida (en blanco y negro, eso sí).


Los mercados han querido colaborar a la decoración ambiental, permitiendo la bajada de la prima de riesgo por debajo del mítico 500 y aupando la Bolsa en su desenfrenada alegría. (más dura será la caída, calla agorera)

Imagino al Presidente Rajoy dudando sobre la etiqueta más apropiada, aunque espero que finalmente guarde sus flamantes lederhosen para veladas privadas, que no le veo yo las pantorillas muy definidas. 

De igual modo supongo que para el menú nos dejaremos de moderneces, (sabemos que al Presidente le gustan las cosas sencillas, al pan, pan y al vino, vino) y serviremos salchichas, codillo y chucrut bien regados con cerveza tibia, eso sí con su selva negra de postre, que seguro que a Ángela le gusta el chocolate. (de los puros y los toros no sabemos nada, pero se pregunta)

Aunque me preocupa que, como dice una buena amiga, todo sea cuestión de expectativas; mientras más esperas de una fiesta, menos divertidos son los chistes y más feos y pesados los hombres que se te acercan; y si no que se lo digan a los de Villar del Río, que a pesar de su canción, se quedaron compuestos y sin Marshall.

Menos mal que Esperanza Aguirre (mientras impone su criterio en su partido sobre el espinoso tema del terrorismo) no es de las que pone todos los huevos en la misma cesta y anda a punto de anunciar que Eurovegas ya está aquí, con sus casinos, hoteles y salones de convenciones (quizás contando con un escenario adecuado, la próxima campaña electoral se parezca más a la america, con sus globos, sus actores, sus primeras damas, sus llamativos asistentes más acicalados que una hortera en Ascot...)



La sonrisa de hoy es mucho más sencilla, recordar a la primera la contraseña del ordenador del trabajo (bueno vale, a la segunda)

14 comentarios :

  1. Buena crónica, buen paralelismo de los hechos que acontecen a diario...je,je,je...

    En cuanto a la sonrisa, me la quedo y te cuento: el lunes nada más ponerme delante de los aparatos por artículo de arte, me salió a la primera, la contraseña,claro.

    Besicos, amiga me gusta venir a leer tus abalorios, me estoy poniendo al día...

    ResponderEliminar
  2. Diversas contraseñas.
    Fui listo y las apunté.
    Pero... no recordaba donde...
    Para matarme.

    Al final lo solucioné.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pilar:
    Eso sí que es tener invitados poco apreciados y aburridos.
    Y -por favor- que los alemanes no cuenten chistes (pues se va a necesitar otro traductor, uno exclusivo, para que explique cuál es la gracia).
    De las contraseñas nunca me acuerdo, por eso siempre pongo una cualquiera. Que de pura casualidad siempre es la misma.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. En mi trabajo nos han ido añadiendo contraseñas, dicen que por seguridad, ahora tenemos que poner tres en tres diferentes pasos y esperar a tener suerte y que no se cuelgue; si no, hay que volver a empezar. Por eso no le doy una sonrisa :(

    Besos tocaya.

    ResponderEliminar
  5. Se nota que no vives en Madrid. Últimamente nos cae todo pero el "eurovagos" va a ser la guinda. No sé si emigrar.
    Me abstendré de hacer bromas sobre las contraseñas, je, je.

    ResponderEliminar
  6. Nosotros tenemos las contraseñas apuntadas en un borde del ordenador. Desde luego es una suerte que no haya nada ultrasecreto dentro, je,je

    ResponderEliminar
  7. Si veo a Rajoy de semejante guisa no creo que me afilie al PP pero a lo mejor me empadrono en Berlín.

    ResponderEliminar
  8. Yo es que a Rajoy aun me lo imajino en peores circunstancias... No trago a ese hombre!! De las contraseñas mejor no hablar, yo me las olvido siempre, que desastre!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo no puedo ni con uno ni con la otra. Qué hagan los dos lo que puedan para fastidiarnos más, que parece que es lo que les gusta.

    Saludos!
    yapagalaluz.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. ¿Acabaremos todos hablando alemán? Tengo mis sospechas, después de ver en los informativos las colas en las academias de idiomas para aprenderlo. Eso sí, el chucrut para ellos; donde esté un buen cocido madrileño...

    Una libreta (de las de toda la vida)para anotar todas las contraseñas y problema resuelto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. No me imagino yo a Rajoy con los pantaloncillos tiroleses de cuero. Me da la impresión de que las pantorrillas de un registrador de la propiedad no son gran cosa.

    En fin, que le aprovechen las salchichas, y conociendo a la Sra. Merkel, yo procuraría estar sentadito a la mesa, no vaya a ser que intente "colocarle" una por "donde no toca", como decía mi paisano el Sr. Pujol.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Cuestión de prioridades... de gustos y colores, o de hacer bien la pelota, para horror de los demás mortales.

    En fin, me quedo con tu sonrisa de hoy, es infinitamente más divertido.
    Lo pasaste tan bien en las vacaciones que hasta eso se olvida.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  13. Para aquellos que crean que Alemania es otra cosa; un enlace clarificador:

    http://www.cadenaser.com/economia/articulo/todo-quisieras-saber-alemania-atreves-preguntar-angela-merkel/csrcsrpor/20120906csrcsreco_2/Tes

    ResponderEliminar
  14. A mi me pasó igual con lo de la contraseña jeje, despues de un mes es natural..besos guapa

    ResponderEliminar