,

LAS REGLAS DEL JUEGO

Algunas cosas de la vida tienen reglas, la democracia es una de ellas. Me recuerdo explicando a mis hijos el funcionamiento del mejor sistema que hasta la fecha hemos sido capaces de darnos las personas para vivir y prosperar en paz, no tiene demasiados misterios; una persona, un voto, se decide por mayoría y como somos muchos, partimos de organizaciones que agrupan las diferentes tendencias.


Cierto es que como humanos que somos tendemos a complicar lo simple y tras años y años del conocido proceso de prueba/error, hemos ido incorporando instrucciones algo más complejas que hacen diferente su puesta en práctica según el país o el momento histórico.

En España tras los casi cuarenta años de dictadura y tras un proceso de transición con muchas más luces que sombras, decidimos que queríamos una democracia de partidos, con listas cerradas, circunscripciones provinciales y un presidente del Gobierno reforzado. Por eso en las campañas electorales siempre han primado dos aspectos, la valoración del líder y el programa político.

Estas son las reglas, cada partido presenta un líder que encabeza una lista cerrada y un programa en el que detalla con más o menos optimismo sus proyectos para tod@s, los estudiamos, los valoramos, los escuchamos, meditamos y elegimos.

Muchos analistas (de casi todos los colores) recuerdan estos días convulsos que el Congreso es inviolable como lo son sus miembros, porque en ellos hemos depositado nuestra voluntad y sin duda tienen razón, pero... y todo lo que empieza con pero acaba mal.

Los ciudadanos hemos cumplido nuestra parte, pero los elegidos (democrática y legítimamente elegidos) no solo no están cumpliendo con su programa sino que están haciendo exactamente lo contrario ¿que opción nos queda?  

En el marco del ordenamiento jurídico, esperar que pasen los cuatro años previstos para volver a opinar o cruzar los dedos para que quieran marcharse antes. Todo muy lógico, muy razonable, pero ¿porqué tengo la sensación de que nos están haciendo trampas? Y si una parte no cumple, no tengo muy claro que la otra esté obligada a hacerlo.



La sonrisa de hoy es muy tecnológica ¿recuerdas como era el mundo antes de Google? Ayer fué su cumpleaños y ojo que es todo un adolescente.

10 comentarios :

  1. Pilar:
    Es muy difícil opinar cuando se trata de un país que no es el propio. En varios blogs amigos leo cosas muy parecidas, pero no sé bien qué decir. Bueno, tal vez dejar el mejor de los deseos, aunque eso no sea suficiente.
    Un abrazo.
    HD

    Por cierto, me gustó cómo nos tienes a todos los seguidores 'a la vista', yo no sabría hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Pilar, discúlpame pero creo que cometes un error al decir que el proceso de transición tuvo más luces que sombras, creo que no fue así, el tiempo lo está demostrando.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Pues justo lo que pensaba,Pilar, lo levo diciendo hace tiempo. No puedes jugar a nada con un tramposo. Yo por ejemplo tiro el tablero y dejo de jugar. Hay otros que siguen jugando enfadados. No les entiendo. Me ha encantado verte dudar. La lucidez engendra esos monstruos. Besos

    ResponderEliminar
  4. Por acá tenemos los uninominales y los plurinominales. Los plurinominales son colgandijos del candidato a la presidencia, a los únicos que podemos castigar no volviéndolos a elegir son a los uninominales. El problema principal es que los partidos políticos no son demócratas y a los uni y a los pluri los elige a dedo el cacique del partido y en el congreso solo sirven para seguir la consiga de levantar la mano o de abandonar el hemiciclo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. La Democracia consiste en respetar lo que opinan los demás, nos guste o no y siempre tenemos la posibilidad de cambiarlo en las elecciones, pero no todo vale. El espectáculo del asalto al Congreso da de nosotros fuera, una imagen deplorable.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  6. Pilar:
    El problema con las crisis, es que nadie cumple con lo prometido; entonces, se rompe el contrato social que vincula a los ciudadanos con las instituciones, pues estas dejan de tener su razón de ser.
    Como toda situación de desequilibrio, al final debe cambiar, para alcanzar la estabilidad de la paz.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pili, vengo a invitarte a pasar por mi blogg , cumplo años y prepare unos pastelitos virtuales , estoy tratando de pasar por los bloggs de todos mis amigos ojala puedas pasar un ratito

    Besoss

    ResponderEliminar

  8. Te será otorgado el premio FÚNDETE CONMIGO desde el blog de acompáñame, pásate a unirte a nosotros.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Yo veo el problema en la interpretación constante de la constitución, con lo sencillos que son los artículos, o los cumples o no y hay un tribunal que saca matices hasta de donde no hay o son imposibles.
    Yo no lo entiendo, debe ser que soy muy básica y analfabeta aunque la haya leído y releido.

    Un besote.

    ResponderEliminar