,

DEMASIADO FRIO, DEMASIADO PRONTO

Hace años que dedica el otoño a prepararse para el frío helado del invierno, cosecha entre las últimas hojas los rojos y amarillos para alimentar su hogera. 

Captura en frascos de cristal los rayos de sol de medio día para iluminar las largas noches que cubren de sombras las tardes, recolecta frutos rojos y dulces para compensar la amargura del frío en las manos y miel dorada para cubrir los labios rotos de pelear contra el silencio blanco.

No es una tarea fácil cuando el otoño se ha escondido tras un remolón verano en que se han disfrutado las frutas frescas y las caricias sencillas, no sabe negar un abrazo cuando son escasos aunque pudiera salvar la vida en una noche de enero, con su cuesta roja.

Repasa su reserva de palabras tiernas, de caricias limpias, de miradas sinceras, de deseos ardientes, cuenta y recuenta tratando de negar con el alma lo que las matemáticas afirman, mientras contempla asustada, el viento azotando sin tregua el esqueleto de los árboles, demasiado frío, demasiado pronto.   



Una sonrisa de frío, la sensación de vuelta a casa, del paquete de castañas asadas una tarde helada. A mi me lleva a un Madrid de los setenta ¿y a tí?

13 comentarios :

  1. Las castaños son al invierno lo que un mojito al verano, sabores de momentos para recordar...
    Un poco pronto el frío eso sí
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Las castañas me recuerdan también al Madrid de cuando era pequeña. El olor y el calorcito cuando pasabas por un puesto. A pesar de que no me gustan, esos recuerdos son bonitos.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Para que veas como estoy en la onda, ando preparando unos marrons glacé para consumo propio

    ResponderEliminar
  4. El otoño tiene mucho encanto, a mí me gusta, el único inconveniente que le encuentro es que me entra mucho sueño (que también lleva ñ).

    ResponderEliminar
  5. Me encanta, ya lo he dicho mil veces y sí, da una sensación de volver a la infancia. Será porque en infanci aestaba la navidad como algo que nos gustaba y algo de eso se nos ha quedado. Vete a saber. Pero adoro dormir entre mantas.

    ResponderEliminar
  6. Una estación maravillosa, llena de color, olor y frutos maravillosos. Un placer haber descubierto tu blog. Un saludo, Clara.

    ResponderEliminar
  7. Y por desgracia demasiado largo y duro se nos va ha hacer.

    Las castañas asadas me recuerdan las fiestas de Girona.Estos días precisamente se celebran sus fiestas y hoy es el día de su patrón.

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  8. Ainsss, y que frío la verdad, este año trabajo en la sierra y no me acostumbro.

    Me encantó, y ya que estoy por aquí, me paso a invitarte a recoger el libro que hemos realizado de descarga gratuita y en el que han participado las personas que se presentaron al reto 2 de Halloween.

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2012/10/descarga-el-libro-de-micro-relatos-de.html

    y también a participar en el reto 3 que esperamos que sea de tu agrado.

    Un saludo.

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2012/10/reto-3-de-halloween-recetas-de-cocina.html

    ResponderEliminar
  9. A mí me lleva a la calle Estafeta de Pamplona. Y allí me voy este puente a comer castañas... Me encantan!!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. El cucurucho de castañas calientes me recuerda sin duda el Madrid de los ochenta. siempre, cada otoño. Es una imagen típica de nuestra ciudad y se centra en aquella etapa juvenil de escasas "perrillas", cuando nos sentábamos por las tardes noches protegidas entre la oscuridad de un parque , a compartir el calor del cucuruchito con ése amor adolescente que nos hacía soñar con las primaveras por venir...

    Siempre que veo un kiosko de castañas asadas en el frío y seco Madrid, inevitablemente me traslada a otros otoños...

    Abrígate que este invierno viene mucho más frío que el anterior.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  11. La pena es que en Zaragoza no existe el otoño...ni la primavera...
    A mi l olor de castañas desde que tuve a mi primer hijo, me recuerda a la castañera del Paseo Independencia que predijo su sexo..y acertó!!

    ResponderEliminar
  12. Me encanta cuando compartimos recuerdos sencillos y gratos.

    Besos a todos y bienvenida Delicias.

    ResponderEliminar
  13. "...no sabe negar un abrazo cuando son escasos aunque pudiera salvar la vida en una noche de enero, con su cuesta roja."

    Que bonito! todo en cuanto se trate de abrazos, salta a mi vista :) un saludo :)

    ResponderEliminar