,

CALIDAD EN POSITIVO

Ayer tras una reunión que hubiese preferido no tener, acabe dando con mis huesos (y el abrigo que a las siete y media necesitas y a las 12 quisieras no haber cogido) en la última de las ponencias de un curso que he estado siguiendo sobre Gestión Pública, curiosamente tras abordar asuntos de calado y actualidad como "La integridad y el empleo público" o extemporáneos como "El acceso al empleo público", el broche lo ponía la calidad, de hecho, "La búsqueda de la excelencia en las administraciones públicas".


Me gusta la formación, impartirla y recibirla, en ambos casos el esfuerzo de preparación y la actualización de conocimientos, me resultan tranquilizadores, como aún sintiese esa seguridad en la que me crié, una especie de Yes, We Can pero con libros bajo el brazo.

Estaba siendo una gran ponencia para casi cualquier otro tiempo, porque hablar sobre la calidad de los servicios públicos, cuando cada mañana contemplamos como éstos desaparecen, menguan o se diluyen en el agujero negro en que se ha convertido la crisis disfrazada de austeridad y recorte del gasto, parece una broma de mal gusto.

O al menos es lo yo que sentía, hasta que un compañero preguntó el porqué de la calidad o cómo convencer al de al lado (siempre tenemos al lado a alguien que viene tarde, trabaja poco, se implica menos, pone pegas a todo, ... a veces pienso que al lado tenemos un espejo, pero no nos damos cuenta) de que trabajar con calidad merece la pena, que el cumplimiento de la legalidad se nos debería quedar un poco corto.

El ponente trató de explicar que cuando se hacen las cosas bien, cuando se eliminan rutinas poco operativas el tiempo cunde más y se rinde mejor; que cuando se satisface al ciudadano (odio el concepto cliente, me suena a campaña de teleoperadora pesada) un@ se siente mejor... pero el auditorio se iba desconectando, miradas al móvil, algún tuiteo, movimientos en las sillas... hasta que recurrió a esta idea: 

"hay que buscarle un sentido positivo a lo que hacemos"

 y a este vídeo:



Y me atrapó.

Aún con la idea revoloteando en mi cabeza, buscando como utilizarla con miadolescentenº1, sin perder un ápice del tono festivo con el que yo la había recibido, un compañero (vale, un jefe, pero de los majos) aportó una cita de Fernando Savater al argumentario: No somos libres (ni culpables) de elegir lo que nos pasa, pero sí lo somos (libres o culpables) del modo en que elegimos responder. (mi memoria ya no es lo que era y Ética por Amador debe estar en lo altísimo de la librería)

Y entonces me alegré de haber corrido con el bolso, la cartera y el abrigo para llegar a tiempo a la última charla del curso en vez de volver a mi despacho a lamerme las heridas tras la reunión desastre.

Seguramente no tenemos la culpa, ni la responsabilidad de encontrarnos como estamos y no me refiero solo a la economía, pero sigue estando en nuestras manos decidir cómo actuar.

Si cada un@ de nosotr@s optara cada día por ser lo mejor que pueda ser, trabajar del mejor modo, consumir de la forma más correcta, atender bien a quienes nos requieren, defender sus ideas o pelear por ellas desde el convencimiento y el compromiso, sin dejarnos llevar por la rabia y el desencanto con el que nos inhundan cada mañana, seríamos más felices y no nos iría peor.




Recordar que más allá de los límites que nos imponen, somos libres de elegir cómo enfrentar cada mañana, a mí me hace sonreír ¿a ti?

30 comentarios :

  1. Pues a mi también me hace sonreír. Te felicito por muchos de los párrafos de este post, porque sin duda, hablar de calidad hoy en día, con la que está cayendo...uffff, llega incluso a ser todo un atrevimiento. Pero sí que es cierto que nuestra actitud frente a la vida es determinante.
    Un beso fuerte y que sepas, que aunque muchas veces no deje huella de mi paso por aquí, te sigo muy de cerca.

    ResponderEliminar
  2. Ojala muchos mas pensaramos asi, que no siempre se necesitan grandes cambios, sino pequeñas modificaciones. Pero ya a estas alturas, me parece mas una utopia que una enseñanza.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no perseguimos lo imposible ¿vale la pena moverse?

      Un beso

      Eliminar
  3. A mí también. Aún somos libres, hasta que se demuestre lo contrario. Y que levante la mano al que el rock no le haga mover el culo de la silla!!!

    Besos y buenos días!

    ResponderEliminar
  4. No he sido funcionario, pero siempre nos han machacado con la calidad, incluso, cuando era una palabra desconocida en este país. Ahora que si tengo en mi entorno más próximo alguna funcionaria, cuando hablamos de esos conceptos tan de moda hoy, se ríe una jartá de ellos planteando ¿que calidad esperan cuando la administración está llena de políticos que no saben la "o" con un canuto?; ¿que calidad se puede esperar de unos funcionarios que son mancillados y vilipendiados?; ¿que calidad pueden esperar de unos funcionarios que siendo titulados y ejerciendo responsabilidades, son mileuristas?, ¿Que calidad pueden esperar aquellos que están rompiendo lo público?.
    Hay que mantener ocupados a algunos, aunque sea con cursos ampulosos que hoy no sirven para nada, lo fundamental para que la calidad salga a la luz es que el colectivo funcione, este coordinado con todos los integrantes de un equipo y que las ideas fluyan de arriba abajo y viceversa y que se tenga un gobierno que no nos engañe, a fin de cuentas ellos son los jefes.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con algún que otro trienio a la espalda te diría que sí, que vale que es cierto que sin bueno dirigentes mal podemos hacer las cosas, pero en el fondo solo es una verdad a medias. Hay muchas cosas qye no dependen de los políticos en las administraciones públicas, como ser amable, atender bien, ser diligente en el trabajo....porque el ciudadano tampoco tiene la culpa de mi bajada de sueldo, aunque haya votado a mi superjefe.

      Siento que creas que se trataba de un curso ampuloso para maneternos ocupados, he debido explicarme fatal.

      Lo seguiremos intentando

      Eliminar
  5. Decir que comparto íntegramente tus consideraciones no es una redundancia en este caso, es la pura realidad. Más de una vez, cuando me he quejado de lo mal que lo hacen todos, he pensado eso de si no tendré un espejo enfrente sin percatarme.
    Me apropio lo de la sonrisa mañanera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu espejo devuelve una imagen estupenda, lo sé.

      Besos

      Eliminar
  6. Sé bien de que hablas, llevo años al frente de un departamento extinto de Calidad, Medioambiente e I+D+i de un grupo empresarial abocado a un más que triste final, y aún así procuro no perder la sonrisa, sobre todo porque no sabía que aún se celebraban ponencias sobre temáticas de Ciencia Ficción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La siguiente era sobre la vida en otros planetas pero se acabó el presupuesto.
      Si queremos, la calidad es mucho más fácil y barata que contratar al certificador, pero ....

      Eliminar
  7. Soy una convencida de que si inicias la mañana con una sonrisa en los labios y una carcajada en el corazón, vas sembrando energía positiva y recoges beneplácitos...aunque a veces, llega alguien y lo joroba, pero en ése instante hay que saber volver a sonreír e increparle: "¿no crees que si eso mismo lo dijeras con amabilidad, utilizando algún "por favor", mirando a los ojos de las personas y con una leve mueca de sonrisa en los labios, acabarías el día mucho mejor?"

    Pilar, yo lo he hecho varias veces. La última en la oficina de empleo cuando he ido con mi despido no hace ni un mes. La funcionaria que me atendía era antipática, no miraba a mis ojos, no sonreía, no "hablaba", se limitaba a desinformar mientras ladraba. Y yo, que tenía algunas respuestas a mis cuestiones que no eran ni parecidas a lo que ella me proponía, insistí en que me explicara por qué razón había diferencias entre lo que ella me contaba y lo que me dijo su compañero el día anterior...Gruñó, ladró, y muy enfadada me dijo que no sabía el contexto utilizado por su compañero, pero que las cosas eran así. Le miré a los ojos, saqué mi mejor sonrisa y le dije:

    "Siento molestarte tanto, pero mira, no te enfades conmigo, yo solo intento obtener la mejor información. No soy nada tonta, y no me bastan los "porque sí", se que siempre existen unas razones. Y además, si te enfadas conmigo que soy la primera persona que atiendes hoy (eran las 9:10 a.m.), imagínate cómo estarás a las 2 de la tarde, tras haber explicado lo mismo a cientos de personas entre las que tal vez alguna, solo entienda y se conforme con un "porque si"." Debes volver a casa superestresada y enfadada con todo el mundo e intentarás pagarlo con tu familia y amigos...

    Tienes razón -me contestó-, pero no creas que me enfado, es que soy así de brusca...

    Pues mujer, ensaya una sonrisa en el espejo cada mañana, verás como mejora tu día a día. Piensa que los que nos sentamos a este lado de la mesa, tenemos menos suerte que tú....

    No dejé en ningún momento de sonreír y te aseguro, que esa mujer será mi aliada la próxima vez que tenga que acudir a su mesa.

    Espero que ella haya sabido sonreír a todos los amaneceres de su vida...

    Besos guapa!

    PD
    Si es que...luego digo que no tengo tiempo para nada!!! con lo que me enrollo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas helada con lo del despido, no sabes como lo lamento, de verdad.

      Espero que la travesía sea tan corta como te deseo, y te doy las gracias por los que estaban tras de tí en esa cola, por una mejor atención.

      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  8. Ostra nena!
    Que bien escribes, estoy contigo, nada de lamer heridas, mejor seguir intentado hacer lo que podamos y esperar que todo esto lo cambiemos poco a poco entre todos.
    En fin que me ha encantdo leerte una vez más.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Si sonríes el tiempo suficiente te lo acabas creyendo, es cierto, lo difícil es arrancar porque hay días que lo ponen difícil. Otras veces lo difícil es escuchar esas reuniones sin cinismo ni ironía cuando ves lo que efectivamente, tú misma lo indicas, te rodea. Pero mira si algo, aunque sea una frase, te ha arrancado una sonrisa ya has hecho lo más difícil. Sólo queda mantenerla. Es cierto que te tocan unas cartas y si son malas hay gente muy buena que sabe ganar partidas con poco o casi nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con pocas cartas y un mucho de suerte, se le puede torcer la mano a la banca.

      Un beso

      Eliminar
  10. Y dale con sonreír. Que sonreír es una tontería, que todo el mundo sonríe, que una sonrisa se finge fácil. Es más, los mayores hijos de puta del mundo, sonríen. Aunque hoy no estoy de humor para hablar de esto: el otro día fui a pedirle limosna a Felipe de Borbón, y él me dio la mano ¡y sonrió! Para que veas lo que te digo.

    Snif.

    Ética para Amador. Mohedano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que tu sí sabes de lo que hablo.

      Besos

      Eliminar
  11. Si no fuéramos libres para enfrentar la mañana, imaginate, estaríamos presos de nuestra propia vida.
    Yo elijo sonreír cada mañana, los infortunios llegarán, sin duda, pero si me pillan sonriendo seguro que sé afrontarlos de otro modo.
    Elijo sonreír... y seguir adelante.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  12. Cierto.Nos falta la calidad y la ética sobre todo a los dirigentes políticos y económicos.Hay que trabajar no solo para beneficio propio sino para el conjunto de la sociedad, esto aportaría la calidad humana que todos necesitamos sentir cerca.

    Las sonrisas son la mejor Música :-)

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  13. Haz lo que SIENTAS, no lo que PIENSAS QUE QUIERES. Buenísima lección. Y grande el vídeo.

    ResponderEliminar
  14. Pues curiosamente la calidad en mi empresa es de lo mas enrevesada, acabando por desquiciar, así que la sonrisa se me quita al ver dirigirse a la auditora hacia mi mesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La calidad no es la auditora, aunque lo parece entre tanto check list y tanta l....


      Besos

      Eliminar
  15. Tengo en mi despacho esa imagen de la amiga de Mafalda (que nunca me acuerdo cómo se llama), y en mi estantería "Etica para Amador". Y una de las frases que más (me) repito es "la vida es un 10% lo que nos pasa y un 90% cómo afrontamos lo que nos pasa".
    Total, que me has dado en todo el centro :D
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La niña se llama Libertad, como debe ser.

      Me alegra coincidir tanto, en positivo.

      Un beso

      Eliminar