,

LA B VACÍA y sin Tony

El sillón B de la Real Academia de la Lengua ha vuelto a quedarse huérfano, su ocupante, de nuevo un hombre del cine y la palabra nos ha dejado. Y esta tierra que supo reconocerle a tiempo le llora celebrando un Festival de Cine.


Su discurso de ingreso en la RAE arrancó algo más que sonrisas en tan serio auditorio, al hacerse acompañar de Tarzón, Chita e incluso Bambi; sin dejar por ello de provocar más de una reflexión sobre como el cine se ha convertido en un modo de aprender de la vida.

Muchas son las escenas que podría haber elegido para este sencillo recuerdo, perdonar que me quede con esta, un tanto apegada al terruño.



Aún en la despedida una sonrisa; recordar con cariño a quienes se han ido, después de una vida plena. De algún modo siempre estarán con nosotros.

No termino de asumir que el maestro ya no está cuando hay que despedir a Tony Lebanc, uno de aquellos rostros que pasaron del blanco y negro al color, sin dejar de ser uno de nosotros.

Capaz de volver al cine cuando nadie lo esperaba e ir más allá del cameo, o de ir a la luna. ya puestos:



6 comentarios :

  1. Fue un director interesante. AHora me has recordado Tata mía, que recuerdo que la vi cuando se estrenó (qué años de cinéfilo los míos de entonces... ya no) y me gustó bastante.

    ResponderEliminar
  2. Llevamos una semana demoledora. Miliki, Borau, y hoy Tony Leblánc.

    Toda una generación que desaparece, y deja el listo muy, muy alto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Unas grandes pérdidas las de estos días, no sabía lo de Tony Leblanc, acabo de oirlo ahora mismo por la televisión.

    descansen en Paz los tres.

    Pilar

    ResponderEliminar
  4. Sin duda un grande con mayúsculas. Me gustó visitarte, un saludo nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que está siendo un otoño de despedidas, me gusta pensar que mientras seamos capaces de recordarlos, siempre es un hasta luego.

    ResponderEliminar