, , ,

LLAMAS Y RESCOLDOS

Dejar que el pirómano apague las llamas, parece tan buena idea como permitir al zorro que vigile las gallinas, y aún así lo hacemos, porque no tenemos otra, o al menos eso pensamos.


Cuando Zapatero y Rajoy acordaron modificar en cuatro días del mes de agosto la Constitución para garantizar el pago de la deuda, costase lo que nos costase, no era tan difícil prever las consecuencias. Al fin y al cabo se parecía mucho a la firma de algunas hipotecas, de estas que ahora descubrimos abusivas, crueles y ciegas a la realidad de quien ha perdido su empleo y no puede seguir pagando.

Quizás sean capaces de acordar una solución que no esté plagada de conceptos jurídicos indeterminados como "circunstancias de extrema necesidad" y sirva para aliviar en parte el miedo y la angustia de much@s, quizás sea hoy.

Contemplo en el New York Times (sigo buscando periódico) el reportaje sobre los desahucios en España, otro de esos reportajes que tanto molesta, no por la crudeza de la realidad que muestra sino al parecer por lo que desluce la marca España, del premiado Samuel Aranda, tan terriblemente parecido a aquel de Dorothea Lange en la Gran Depresión que guardamos en la memoria; y no dejo de preguntarme si somos conscientes de aquellos que no son desahuciados de la casa que consideraron suya, sino lanzados del piso de alquiler que mal pagan, porque su solvencia ni siquiera convenció a un bancario obsesionado con subir sus números para alcanzar la cuota que le daba derecho a un 5% más de sueldo.

Nos echamos las manos a la cabeza (incluso hay policías que se plantean objetar de estos servicios) ante la idea de un desahucio, pensando dónde pasarán la noche; la realidad es tan cruel que nos devuelve al principio de esta pescadilla transformada en pesadilla, no tenemos viviendas de rentas bajas que permitan a quienes atraviesan por dificultades contar con una espacio digno en el que vivir.

Hoy la sonrisa la regala Ana Botella firmando en defensa del Hospital de La Princesa, ¿tú ya has firmado? 

10 comentarios :

  1. A veces me quedo perplejo de la cosas que hablan los políticos...y sólo veo a mi alrededor problemas..un saludo desde Murcia..

    ResponderEliminar
  2. Pilar:
    Es muy probable que quien tiene el peligro a su lado no lo perciba; eso justificaría el drama económico español.
    Juega a favor de la gente el hecho de que no creía que semejante calamidad fuese posible. O que hasta les creyese a los del PP, que bien pudieran haber montado una convincente campaña mediática de desprestigio del PSOE. Pero, cualquier español bien informado sabría de la inviabilidad de aquella sensación de riqueza que dominaba el país, antes de la crisis.
    Occidente debe competir con el Sudeste Asiático y con China; solo lo logrará si empobrece a su pueblo, de modo de emparejar costos con aquellos centros productivos. Las ventajas militares de antaño ya se manifiestan impotentes ante el poderío de los gigantes asiáticos. Es sencillo, el centro de poder está cambiando hacia otras partes del globo. Los países del Tercer Mundo, cambian de cliente y reciben mejores dividendos durante este proceso de competencia por sus recursos. La corrupción es fundamental para asegurar ese fin.
    Disculpa mi ignorancia, pero no se qué es lo que pretenden arrebatarle a España, ya que el empobrecimiento es un efecto colateral, no la razón de la gran crisis. ¿Será la destrucción de sus empresas?
    No sé qué es lo del hospital, imagino que el PP desea cerrarlo, para hacerle el juego a las empresas de salud. Si así fuera, espero que no lo puedan hacer.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hablas de sonrisa con la firma de Ana Botella, ahí lo que hay son auténticos navajazos entre Alcaldia y Comunidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Circunstancias de "extrema necesidad" son todas en las que alguien vaya a perder su casa. Y sigo pensando dónde estarán los que ya lo han perdido. O a lo mejor es qu eahora necesitan que varias personas que ellos no consideren de extrama necesidad se suiciden para afinar más con la ley. En fín, nada que no viéramos venir. Leyes para cubrir el expediente y hacer ver que se avanza.

    ResponderEliminar
  5. Lo de encontrar periódico lo vamos a tener un poco crudo, de momento. Tampoco fuera andan boyantes aunque desde nuestro páramo nos parezca un prado.
    Sobre la firma de la alcaldesa, te diré que el ruido de sables no permite oir otra música por estos lares. Aunque, ya lo dijo Napoleón, en todas las guerras siempre mueren los mismos.

    ResponderEliminar
  6. Ni en nuestras peores pesadillas podíamos pensar que el estado de bienestar, como algunos llaman, se desmoronaría de tal forma y tan cerca.

    ResponderEliminar
  7. Lo digo a menudo Pilar. ¿cómo es posible que con sueldos de 900 € (a veces, en los mejores casos), un gobierno pueda permitir que los alquileres de viviendas rocen la misma cantidad y hasta la superen?

    Cuando me casé, hace casi treinta años, yo ganaba unas cuarenta mil pesetas y mi chico otras tantas. Eran sueldos bajos, recuerdo que nuestros padres se echaban las manos a la cabeza por iniciar nuestra aventura con tan pocos recursos. Pero aún así, el alquiler que mantuvimos los tres primeros años (hasta que nos metimos en la primera hipoteca), no llegaba a las catorce mil pesetas, no llegaba al 18 % de nuestros ingresos comunes y ni siquiera al 35 % de los ingresos individuales...

    ¿Cómo se ha podido permitir tal estafa? la vivienda nunca debería costar más allá del 20% del salario mínimo interprofesional!!!

    A cualquier persona debería quedarle al menos un 70-80% de sus ingresos para poder pagar sus gastos en suministros energéticos, alimentos, transportes y ocio...

    Nunca regresaremos a ello mientras no existan leyes que amparen el derecho constitucional (vaya incoherencia), a la vivienda digna.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  8. Firmé en mi centro de salud!!!
    Estoy leyendo la primera parte de la trilogía de Follet (que tú me recomendaste) y a veces veo situaciones tan similares a la que vivimos que asusta...
    Luego dirán que una guerra lo resolvería ayyyyyy que va a ser de nosotros...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Es que yo creo que a veces los políticos viven en otro planeta y no se dan cuenta de lo mucho que nos afectan todas sus estúpidas decisiones, por eso cuando bajan a la realidad y se les explica, firman como cada hijo de vecino, a ver si es verdad que les quitan coches oficiales y van más en metro y autobús, verás como se enteran de las cosas que hacen.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Esta gente es el problema, no la solución.

    Saludos

    ResponderEliminar