, , , ,

BIEN COMÚN

Desde que Mariano Rajoy ganó las elecciones (por mayoría absoluta, no es preciso que me lo recuerden) el castellano sufre una curiosa transformación, como si cada palabra llevase dentro de sí misma la contraria y así los recortes son reformas, las subidas de impuestos un recargo temporal de solidaridad, el copago un imprescindible ticket moderador, el abaratamiento de los despidos una flexibilización del mercado o la bajada de los salarios una mejora de la competitividad; incluso rozando figuras literarias tan elegantes como el oxímoron como cuando se produce un crecimiento negativo de la economía.



Es tal la maestría con la que pervierten el lenguaje cada día, que tiene que ser muy "grosera" la invención para que llame la atención, pero no hay como ponerse a ello con dedicación para lograrlo; hoy el premio es para Juan Manuel de la Fuente, Director General de la Función Pública de Castilla-La Mancha, que explicando el despido de 88 orientadores laborales (esos funcionarios que atienden y tratan de ayudar a los ciudadanos que están en paro) no ha tenido problema alguno al afirmar que "Cuando nosotros despedimos a alguien o estamos en trámite de hacerlo, creemos que estamos haciendo un bien común a la comunidad"

Posiblemente yo andaba despistada con el concepto de bien común, aún cautivada con la aplicación económica del término, que volvieron a explicar el domingo en una reposición de Salvados:


Pero claro, seguramente es una interpretación algo oportunista así que he seguido buscando hasta dar con una definición nada susceptible de ser tendenciosa, la del Papa Juan XXIII en su encíclica Pacem in terris “El bien común abarca el conjunto de aquellas condiciones de la vida social, con las cuales los hombres, las familias y las asociaciones pueden lograr con mayor plenitud y facilidad su propia perfección.” Justo lo mismo ¿verdad?


No dejemos pasar el momento de felicitar a la Unión Europea por el premio Nobel de la Paz, que si bien ha perdido bastante prestigio desde su entrega a Obama, en este caso apuesta por la literalidad. La Unión Europea impide la guerra entre sus miembros, se conforma con que unos machaquen a otros en el parqué, más elegante y menos sucio. ¿Y porque El País pide el rescate a toda prisa? Quizás porque sabe que no vamos a levantarnos y decir simplemente NO.





La sonrisa de hoy es algo picarona, pero apropiada ya que según un estudio, el 57% de los hombres y el 63% de las mujeres aseguran haber sido infieles tras una cena de Navidad con compañer@s de trabajo, así que ya sabéis...

34 comentarios :

  1. Las estadísticas acojonan... buscaré en el INE.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, analizados con algo más de humor los números, o las mujeres son más sinceras o se observa una cierta tendencia al lesbianismo, al menos un 6%.

      Ains los alcoholes que los carga el diablo...

      Eliminar
    2. o que varias mujeres se benefician del mismo hombre ¿no?, aunque también puede ser lo que tu dices, tampoco nos vamos a pelear por la orientación sexual de cada uno, solo es dar opciones.

      Saludos

      Eliminar
    3. Ya os veo entretenidos haciendo cuentas...

      Eliminar
  2. Como siempre...sublime!!!
    De estadísticas prefiero no hablar.
    Yo, al menos este año, ni siquiera tendré la oportunidad de ser infiel tras la cena de empresa. Lo aseguro rotundamente sin miedo a equivocarme.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  3. Cada uno da las vueltas necesarias al lenguaje para disfrazar palabras tan fáciles de decir pero que llevan un enorme disgusto para e que se las están diciendo. Es increíble. Besos

    ResponderEliminar
  4. No voy a hablar del bien común, no merece la pena gastar neuronas, pero hay una cosa en tu entrada que me gusta, dices que el 57% de los hombres y el 63% de la mujeres.... ¡¡Huy que golfas!!

    ResponderEliminar
  5. Mucha cultura no tienen, eso es evidente, pero se aprenden de memoria una cantidad de sinónimos inventados para la ocasión con tal de disfrazar su falta de capacidad para hacer algo bien, o como ellos dicen para el bien común de los ciudadanos.
    Dios! que asquito dan!
    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los sinónimos lo dices con chungeo ¡no?

      Besos

      Eliminar
  6. Menuda desfachatez y jeta la Juan Manuel la Fuente.Como es posible despedir a alguien y decirle que es por el bien común.Seguro que no se atreve a decirlo a la cara de los afectados.
    Lo del Nobel de la Paz también tiene su gracia.
    A lo mejor habría que cambiarle el nombre a la cena de Navidad de la empresa :-)

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  7. Es su momento, amiga mía y este es el discurso que tenemos que encajar mientras ellos se van hundiendo en su propia degradación hasta que terminemos por darnos cuenta y los echemos de donde está a votazo limpio.
    Me encanta saber que gozas con alguna de mis crónicas. esta de la Alhambra la protagoniza mi compañero Manuel Ángel, pero para mí es lo mismo. lo que te pido, por favor, es que repitas tus comentarios. Quiero intercambiar con personas como tú. Un beso granadino

    ResponderEliminar
  8. Me reconforta saber que hay tantos dirigentes haciendo el bien común.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Vale, asumo que una vez me hice partícipe de lo de la cena de Navidad o esta fue el principio, da igual. La Navidad viene cargada de muy buenos momentos siempre. Y menos mal porque la frase del "bien común para la humanidad" me deja sin palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que alguien se sincera ;)


      Besos y suerte este año.

      Eliminar
  10. La infidelidad cada vez goza de mejor salud.
    Esa es una noticia excelente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Inteligencia a veces no tienen, pero lo que es labia... de eso les sobra a muchos. Parece que en el "cole de mandones" (mi sobrina de 4 años, sabia, define así el Congreso, donde van los señores que salen en la tele porque son los que mandan) les enseñan sobre todo a manejar palabras y discursos huecos.
    Pero, a lo importante: no puedo ser infiel este año. Y no por promesa... porque no hay cena de empresa. Qué hago??? :D
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Conmigo la estadística no vale, siendo mi C mi jefe ;)
    vivimos la sociedad del eufemismo querida y por lo tanto a nuestro gobierno mayorista todo le viene grande
    besos

    ResponderEliminar
  13. Desde luego, la perversión del lenguaje está alcanzando cotas muy altas. Me recuerda a los tiempos del tercer reich, y al ministro de propaganda del partido nazi, el doctor Goebbles. Si, fue aquél que dijo aquello de que : "una mentira, repetida mil veces, pasa a convertirse en una verdad".

    En fin, lo de la cena de trabajo, tal y como está la tasa de desempleo, va a ser un consuelo para una minora. :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Pues si por mi fuera, los "orientadores laborales" de la Junta se podían ir a hacer gárgaras por el bien común. A alguien que tú ya conoces y sobradamente cualificado, le "orientaron" diciéndole que mejor pida la ayuda prórroga y no pida imposibles llamados trabajo.

    En cuanto a la cena... Yo no digo ná. Infiel no soy, pero qe dios me coja confesà el viernes porque más o menos sé dónde y con quién voy a caer con dos copas.
    ...no se salva ni un año, oye...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mareada estoy, ni niña por estos lares!!!!!

      Disfruta el viernes y todos los días, que te lo mereces tó.

      Eliminar
  15. De todo lo mucho y malo que nos está aconteciendo, de lo peor es el robo del lenguaje. Están creando un idioma artificial que nombra lo que no existe y oculta lo que existe. Para empezar, llamamos crisis a lo que es una estafa financiera.
    En cuanto a las estadísticas, puede ser que el 57% de los hombres y el 63% de las mujeres que asisten a las cenas de navidad echen una cana al aire -cualquiera que sea el número-. Incluso puede que sea menor el número absoluto de mujeres -o no- aunque porcentualmente sea mayor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A fuerza de mentir, todo nos resultara falso.

      Besos sin estadística

      Eliminar
  16. Ay Pilar, ¡pero qué desconfiada eres! ¿Qué nos enseñan los manuales de autoayuda? Que todo lo malo que nos pasa es porque no lo hacemos bien, que si nos despiden, nos ponemos pochos o nos cae un tiesto en la cabeza es por nuestra culpa. Bastante hacen "ellos", pobrecillos, dándonos la oportunidad de redimirnos, en el paro, de nuestro perniciosa negatividad (antes conocida en tiempos bárbaros como sentido crítico).

    Por cierto, que va a ser verdad lo de la encuesta: yo pienso ser infiel en la cena de empresa... con mi family & Co.

    Si es que soy el Mal.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta recibirte aquí mi estimada Sra Mal.

      besos perversos

      Eliminar