,

CAPACES

Apenas resuena ya en las calles de Madrid el grito valiente de quienes enfrentan el cada día desde la discapacidad. Un colectivo que en apenas una generación había pasado de vivir entre el heroísmo de unos pocos y la precaria subsistencia de la mayoría, a tocar con las yemas de los dedos una primavera de respeto y derecho, que se nos escapa, como tantas cosas.

En este país, sufrir una discapacidad no era ya objeto de lástima o caridad, el colectivo había peleado por sus derechos y la sociedad entendido que igualdad es tratar de modo diferente a quien enfrenta la vida desde situaciones distintas. El acceso al trabajo normalizado, a la educación, al deporte, al ocio, a la independencia, con sus dificultades, con sus limitaciones, no parecían ya un sueño iluminado.  

Cuando abandonamos al más débil, nos perdemos como sociedad. Cuando buscamos la rentabilidad como único patrón, nos convertimos en moneda de cambio y siempre habrá alguien más desesperado que se entregue por menos. 

Se nos dice que no hay otra salida, mientras se impide a las Comunidades Autónomas obtener más ingresos, gravando los depósitos bancarios con un impuesto a tipo cero, se nos dice que no hay dinero para asumir los compromisos adquiridos, mientras se entregan millones a la banca, se nos dice que no hay opción.  

Seguramente a ellos alguien les dijo que no podían y han demostrado que sí, que si se quiere, luchando y con esfuerzo, se puede conquistar la vida. Tomemos ejemplo y encontremos otro camino.


Este lunes que me sabe a jueves, os dejo una sonrisa fácil de compartir, los ratos perdidos pensando en todo lo que vas a hacer esos días que al final has conseguido robar a la realidad y escaparte... y cómo meter todo en una sola maleta.

27 comentarios :

  1. En esta lamentable época que nos está tocando vivir siempre va a ver un colectivo perjudicado; sin duda hay sectores muy débiles que deberían ser respetados, también lo son las pensiones. Yo a ésto no le veo fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al paso que vamos poco queda, y aún no llega. Miedo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Mucho, estuve dándolo todo en la manifa y moló. Tweet serio.

      Eliminar
  3. Que Madrid grite lo dignifica enormemente. Siempre ha sido así, Madrid muchas veces ha gritado y los demás lo hemos mirado con esperanza: pero al final quienes gritaron en Madrid casi nunca fueron suficientes. Madrid tiene la quinta columna metida dentro.

    De todas formas, conviene gritar, y muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grita Sevilla, grita Zaragoza, grita el centro y la periferia pero ante quienes no están dispuestos a escuchar, me temo

      Eliminar
  4. Se hacen los sordos, los suecos y los desentendidos.
    Como si no fuera con ellos.

    Cualquier día nos recortarán el aire.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Como bien dices, estamos perdidos como sociedad, solo unos pocos, poquísimos, saben donde están, son los que se están llenando los bolsillos y aumentando su patrimonio a costa de recortes a: discapacitados, pensionistas, funcionarios, enseñanza, cultura, sanidad, transportes,...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto los más perjudicados siempre han sido los más débiles, para vergüenza de todos los demás. Pero la vergüenza no cotiza en bolsa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me temo que va a ser por eso.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Pues, a pesar de las apariencias, creo que hay que apostar por el futuro con esperanza. Las personas con discapacidad -si bien se mira, todos tenemos alguna- han dado el enorme paso de salir a la calle y decir: Así, no. Hasta no hace mucho tiempo, era un asunto privado, que se mantenía oculto de puertas adentro.
    Estamos en la fase de enseñar dientes. En el bien entendido de que a veces te los parten y hay quien, en cambio, tiene dentadura de repuesto. Pero algo se mueve.
    Los trabajadores de la sanidad madrileña, chapeau. Están defendiendo lo común a costa de sus bolsillos.

    ResponderEliminar
  8. Si abandonas a los discapacitados ya es para echarse a temblar porque a ver qué tipo de moral se manejan los que tan poca han demostrado hasta la fecha. Cuando piensas que no pueden ir a más aún son capaces de lograrlo. Y además desperdician el inmenso potencial que estas personas que son muy capacitadas para asuntos para los que a lo mejor nosotros no lo somos, pueden ofrecer. Pero sí, la sonrisa de hoy es grande. Aunque yo no soy de maletas grandes. Soy más bien de ponerme pesado con quien las lleva. Saludos. Para mí es un Lunes con alma de Miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataré de ser buena y no llevarme el baul de la Piquer.

      Besos

      Eliminar
  9. Querida amiga: Es cierto, cada día nos encontramos con una nueva sorpresa.
    Yo debo de vivir en una nube, me imagino un mundo maravilloso en el que todos tenemos cabida y el que más y el que menos, tiene para comer.
    Por desgracia, me toca afrontar una realidad que no me gusta, que no quisiera para mi entorno y mucho menos para toda ese gente que necesita apoyo, que es necesario estimularla para que siga adelante consiguiendo los sueños y metas que puedan estar a su alcance.
    Cada día estamos viendo algo nuevo ¡basta ya!
    Soluciones son las que hay que buscar.
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que vivas en una nube, sino volcada en los tuyos y en tejer una manta que los cobije a todos. Y eso sin duda es bueno.

      Besos

      Eliminar
  10. Muy ciertas tus palabras sobre al perdernos como sociedad.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Aunque no sea justo (pero hoy pocas cosas lo son) es cierto al final siempre acaban pagando los que menos culpa tienen. Debemos luchar para que las cosas cambien a mejor.
    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  12. Amiga Pilar, cada vez que te leo me quedo "embelesada". Qué bien expresas las cosas!!. Con la sencillez justa de que sean entendidas por personas como yo, que de mucho de los temas que tratas no entiendo ni papa, y con las palabras exactas para que siempre esté al corriente de lo que sucede a nuestro alrededor. Es que con tanta crisis y problemas, estoy optando por no ver las noticias, porque pongo la tele y termino con el corazón en la garganta. No es que quiera desentenderme de lo que pasa, sino que no sé hasta dónde podré llegar sin coger una depresión.
    En fin, que como siempre amiga, gracias por estar ahí, por tu forma de escribir y por tu forma de expresar y transmitir.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. Se repite la vieja historia de la humanidad. En un conflicto, las primeras victimas siempre son los mas indefensos.

    Aunque no haya sonado ni un solo disparo, cada día estoy mas convencido de que esta situación que vivimos, es una guerra mas como las anteriores que ya hemos vivido.

    Quizás la solidaridad entre el pueblo llano, supla la desidia y el abandono de los que nos gobiernan. Aquí, una campaña de recogida de alimentos para los desfavorecidos, ha superado las 170 toneladas y aún sigue el recuento. Espero que lo que llamamos la "sociedad civil", seamos capaces de mitigar tanto dolor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo esta es una guerra, diferente, pero igual.

      Quizás la sociedad civil se fortalezca, quizás renunciemos a todo y tan solo tratemos de salvarnos, pocos tenemos madera de héroes, al menos yo no me siento capaz.

      Besos

      Eliminar