, ,

EMPEZANDO

Con réditos del pasado nos hemos tomado unos días antes de enfrentar el nuevo año, han sido días alejados del mundanal ruido en los que apenas nos han llegado noticias de lo que nos empeñamos en llamar realidad, así que salvo el comentario de rigor sobre el fichaje de Rato (para sustituir a Urdangarín, acaso?) no hemos perdido aliento en desvergüenzas ajenas y hemos usado la palabra para describir paisajes, alabar platos o musitar ternuras.

Con la vista fija en el horizonte es sencillo despojarse del miedo, abandonar las preocupaciones y ocuparse tan solo de sentir y hacer sentir a quien te acompaña, otra cosa es cuando la escapada termina y las lavadoras de la vuelta marcan el ritmo de un día a día que amenaza con volverse frenético e impotente a pasos de gigante.

Así que he trazado un plan, una estrategia, para abordar este dos mil trece que se presenta a ritmo de recorte y reivindicación callejera, tan numerosa y colorida como me temo inútil ante la marea desbocada de quienes se saben ganadores, al menos de este asalto. 

Mi plan es sencillo, vivir este año como el que se enfrenta a una novela enorme, sin pensar en las miles de frases que le aguardan, sino disfrutando cada página, deteniendo el paso en cada capítulo, avanzando sin miedo hasta el final, sea o no el deseado.

Buscaré cada día esa sonrisa que me gusta compartir, seré consciente de todo lo que disfruto a pesar de las penas, las dificultades o los tropiezos. Mantendré el miedo atado en corto y elegiré con cuidado las batallas, porque no hay nada peor que el enemigo inútil o la derrota prevista y no evitada.


Y si puede ser, con vosotr@s al otro lado, que siempre es éste.

23 comentarios :

  1. Es que es mejor no pensarlo y que vaya viniendo, pero eso si, que no nos quiten la sonrisa.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda manera de enfocar la vida. Paso a paso, como decía el Yayo, "vamos cruzando los puentes conforme vayamos llegando a ellos..."
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Menudos compañeros de empresa, en otras épocas eran antiguos comisarios de la Brigada Social, hoy son "presuntos" sinvergüenzas; recuerdo que cuando entre en esa empresa me pidieron antecedentes penales, está visto que hoy eso es una bagatela, es más da pedigrí.

    Un abrazo y como manifiestas tomémonos este año con tranquilidad.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tiene alejarse del mundanal ruido, que aporta perspectiva y calma, y desde la serenidad acertar en las decisiones.

    De corazón te deseo que el día a día, página a página, el novelón no se te apodere ni aburra ni provoque, y que acabe resultado ese libro que valió la pena leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá sea así. (y con buena música de fondo)

      Eliminar
  5. Cada día tiene su afán...

    Besos y buena semana

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con el espíritu. Cuando el camino y las dificultades son largas más vale ir disfrutando de los pequeños objetivos alcanzados sin mirar lo que queda. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco y alcanzando pequeñas metas.

      Eliminar
  7. Esperemos que la trama de la "novela" no se complique demasiado, aunque seguro que será interesante.Esperaremos tus resúmenes y sonrisas


    Preciosas y acogedoras las fotografías aunque yo cambiaría el orden :-)

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta tu plan. vivamos cada día como una página independiente sin resolver la suma hasta el punto final.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué menos que empezar teniendo las ideas claras! En cualquier caso, es importante recordarnos cada día la urgencia y la importancia de buscar sonrisas, y vestirnos con ellas.

    ResponderEliminar
  10. Aquí, en este lado estaré. Besos

    ResponderEliminar
  11. Paso a paso...y sin perder la sonrisa aunque haya que buscarla debajo de las piedras...por aquí estaremos...besssoooss

    ResponderEliminar