,

EN LA GRAMOLA, TITA

Hace unos días, Tita, la cocinera madraza que crea Amor y Cocina cotidiana, le pedía a la gramola un bis, porque hace un par de años ya dediqué una entrada a este fragmento de Turandot, una de las óperas de Puccini que más me llegan.

Tita se acuerda porque estaba a punto de tener la su segunda hija y tenía la sensibilidad a flor de piel, y ¿qué mejor forma de mandarle un beso a Bebé?


Ambientada en la China milenaria, la ópera narra la historia de la cruel princesa Turandot quien, en venganza a una antepasada mancillada, decapita a sus pretendientes si no le responden tres adivinanzas. Un príncipe ignoto (Calaf) se postula respondiéndole los tres enigmas y desafiándola a que sea ella la que averigüe su nombre. Turandot ordena que nadie duerma en Pekín hasta que se sepa el nombre del atrevido pretendiente.



Es entonces cuando Calaf canta:

¡Nadie duerma! ¡Nadie duerma!
Tampoco tú, oh Princesa,
en tu frío cuarto
miras las estrellas
que tiemblan de amor y de esperanza...
¡Pero mi misterio está encerrado en mí,
mi nombre nadie sabrá!
No, no sobre tu boca lo diré,
¡cuando la luz brille!
Y mi beso romperá el silencio
que te hace mía.
¡Disípate, oh noche!
¡Tramontad, estrellas! ¡Tramontad, estrellas!
¡Al alba venceré! ¡Venceré! ¡Venceré!

Todos los grandes tenores se han enfrentado a este reto, destacando las intepretaciones de Franco Corelli, Plácido Domingo, Pedro Lavirgen o José Carreras, pero sin duda, nadie como Pavarotti para encarnar este grito de esperanza.

Versiones ha habido muchas, desde la de Areta Franklin en la ceremonia de los Grammy de 1998 para sustituir al propio Pavarotti que no pudo acudir, o la de Klaus Meine, vocalista de Scorpions, Paul Potts que con ella ganó el británico Tú tienes talento, o la de Mónica Naranjo, que a mi me gusta especialmente.

Hay quien recuerda este aria porque Pep Guardiola la incorporó al video de motivación con el que motivó a sus jugadores en la final de la Liga de Campeones.

Para tod@s, pero muy especialmente para Tita y Bebé, Pavarotti canta Nadie duerma



 

9 comentarios :

  1. Nessun Dorma es maravilloso, interpretado por el maestro Pavarotti el éxtasis. Grandioso, no hace falta más.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso Pilar, gracias por este post tan bonito, por responder a mi peticion!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Escucha también esta versión del tenor maltés Joseph Calleja

    http://www.youtube.com/watch?v=wUFf9LYxLeo&feature=player_embedded

    ResponderEliminar
  4. Como dice Sergio...grandioso....besoooss

    ResponderEliminar
  5. Pues menos mal que nos ha tocado en Domingo porque para esta música hay que ir muy bien vestido. Está si es música para todos. Buen domingo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Vencera???
    Gracias Pilar, bellísimo, y pienso tmb que como Pavarotti, nadie la cantó!

    ResponderEliminar
  7. !!Hola,Pilar!!

    Toda la musica sea del estilo q sea,tiene esos dulces acordes q sumen en una placidez especial.Magnifica interpretación de pavarotti,tiene un estilo muy propio y particular de él, q lo hace inconfundible, elevandole a un grande de la historia de la música.No suelo escuchar este estilo de música,pero hoy me has dado la oportunidad de pensar en lo q me estoy perdiendo.
    Mónica naranjo esta soberbia en su interpretación.

    Muy buen post.Muchísimos besitos,Pilar.

    ResponderEliminar
  8. Pilar:
    Mil gracias. Pavarotti es inigualable, es un placer para el oído y el alma. Y esta interpretación es la motivación perfecta para no darse nunca por vencidos.
    Me trajo a la memoria el soneto de Pedro B. Palacios, conocido como "Almafuerte", ¡Piu avanti!, que dice:

    No te des por vencido, ni aun vencido,
    no te sientas esclavo, ni aún esclavo;
    trémulo de pavor, piénsate bravo,
    y arremete feroz, ya mal herido.

    Ten el tesón del clavo enmohecido,
    que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo;
    no la cobarde intrepidez del pavo
    que amaina su coraje al primer ruido.

    Procede como Dios que nunca llora,
    o como Lucifer que nunca reza,
    o como el robledal, cuya grandeza
    necesita del agua y no la implora...
    ¡Que muerda y vocifere vengadora
    ya rodando en el polvo tu cabeza!

    Sería de gran utilidad para los pueblos seguir este consejo.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por vuestra compañía, escuchar al maestro con amig@s lo hace aún mejor.

    ResponderEliminar