OBEDIENCIA DEBIDA

La primera vez que escuché el término, se refería a la participación necesaria de militares de diversa graduación en los terribles casos de secuestros, torturas y desapariciones que asolaron latinoamérica en una de sus más negras etapas históricas. 


La doctrina venía a decir que se habían visto obligados a hacer lo que hicieron porque así se lo ordenaron, y entre atender a su conciencia y cumplir órdenes no tenían opción alguna. En base a este planteamiento muchos de los implicados en actos claramente delictivos, se vieron libres de cualquier condena penal o civil, desconozco si también fueron capaces de esquivar el oprobio de sus vecinos, familiares y conocidos ni si el remordimiento hizo mella en ellos.

Ahora asisto atónita a la aparición de pruebas de cómo los gerifaltes de las cajas más saqueadas achuchaban a sus emplead@s para que colocasen preferentes a sus incautos clientes, aún nadie ha hablado de obediencia debida (y la distancia entre unas actuaciones y otras es insalvable), pero es inevitable pensar en el empleado que ante el miedo a perder su trabajo engaña a ancianos, discapacitados o simplemente abusa de la buena fé de clientes de toda la vida que confían en su criterio los ahorros de una vida.

No puedo juzgar la situación y comprendo el miedo, pero no dejo de preguntarme porqué ningun@ imprimió esos emails acosadores junto a las condiciones de tan complejo producto financiero, claramente dañino y se presentó ante un juzgado, o ante un representante sindical para poner freno a tanto abuso. 

No tod@s tenemos madera de héroe, si así fuese no serían extraordinarios, pero creo que su propio miedo ha ayudado a la creación de esta tormenta perfecta que ha supuesto la pérdida de los ahorros de un@s y el puesto de trabajo de otr@s, porque jefes, jefecillos, responsables y demás sinvergüenzas seguirán viviendo por encima de lo que les corresponde, a nuestra costa.

La sonrisa hoy la pone Paco, un turolense que tenía un sueño. Quería correr el Dakar y se gastó todos sus ahorros para hacerlo, su actitud y su pericia le permitieron repetir, esta vez contratado como "mochilero" (ayudante y apoyo en carrera de pilotos oficiales) y ha acabado siendo conocido como el ángel del Dakar. Él lo explica diciendo que no es capaz de dejar a nadie atrás. (si tienes un ratín, disfruta de su entrevista en El Larguero, te dejará un buen sabor de boca)

11 comentarios :

  1. La tentación igual que el honor tienen un precio. No juzgo nada ni existen los blancos y negros absolutos, pero no todo vale.

    ResponderEliminar
  2. La respuesta a tu pregunta es siempre la misma, porque lo hacían todos, porque si trabajas en un sitio donde prevalecen las "malas prácticas", o aceptas y te conviertes en uno de ellos o te vas. Si lo denuncias, nadie te creerá, hasta que cambien las circunstancias y se destape el pastel que casi siempre suele ser demasiado tarde.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo aún pienso que en el fondo los empleados no eran muy conscientes ni del riesgo inmenso, ni de que era una práctica tan extendida...un fraude, vaya.

    Quiero creer.

    Lo que está claro es que tanto dinero sobre el papel, tenía que salir de algún sitio, y se lo quitaron a los de siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Por lo que yo conozco, los empleados de las agencias bancarias trabajaban con objetivos, cupos de productos a colocar en su zona. Eso incluía también "colocar" tarjetas de crédito inútiles a quien no las solicitaba, y otras maniobras poco menos que inconfesables, con tal de llegar a los mínimos exigidos por la central en cada caso.

    A los directores de agencia que no cumplían con los cupos asignados, se les "tiraba" ostentosamente de las orejas, y a los empleados se les retiraba los plúses de productividad.

    Ha habido miedo al despido, y codicia en todos estos asuntos. Eso si, todos los bancos tenían un manual de "buenas practicas"

    Y el Banco de España, ha estado de perfil todo este tiempo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Estamos tan sometidos que además del término obediencia debida deberíamos ampliar el significado de miles de vocablos más.
    Como por ejemplo democracia, porque a mi me da que ese término junto con el de libertad en su sentido más amplio han cambiado su significado, o cuanto menos lo han ampliado.

    Besitos mediterráneos.

    PD: Últimamente no estoy, me faltan un poco las fuerzas, pero no dejo de acordarme de estos lugares donde leer alimenta el razonamiento, la sonrisa y me hacen sentir bien.

    ResponderEliminar
  6. Lo de obediencia debida lo escuché por primera vez, tal cual, en el famoso golpe de Tejero, aquellos militares que le acompañaban trataron de defenderse en el juicio que posteriormente vino y que nada les ocurrió de hecho algunos siguieron en la carrera militar y hoy son jefes con ese argumento "obediencia debida a nuestro jefes militares". La cuestión es, que la sentencia manifestó que eso de la obediencia debida queda anulada cuando se sobrepasa la ley.

    Esto mismo han dicho esos empleados de la banca, seguramente, como nada les pasará, lo mismo que a los militares seguirán progresando en sus carreras , volverán a estafar a la ciudadanía.

    Vivimos en un país de cachondeo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Si la obediencia debida tiene límites incluso en el ejército(con los nazis se intentaron argumentos similares y no coló) mucho peor es lo de la banca. Porque estos estaban destruyendo a gente y sus vidas de ahorro por un empleo (en el que no todos corrían el riesgo de que se les despidiera tan fácilmente y menos cuando despedir por esto te puede traer problemas). Yo no disculpo a los que engañaron. No eran tiempos de crisis y aún así un empleo no justifica toda esa falta de prejuicios.

    ResponderEliminar
  8. El plan "Cóndor" donde se eliminaba a los zurdos en Argentina, Bolivia, Uruguay y Chile. Tomaban de rehenes a los familiares hasta que aparezca el "culpable" han violado a las esposas, hijas y hermanas de todos estos hombres que solo querían democracia.


    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pilar:
    En la Argentina, hoy se está juzgando a todos los militares que actuaron fuera dela Ley; sin embargo, no pasa lo mismo con los guerrilleros que hicieron exactamente lo mismo; más bien ocupan cargos públicos.
    He leído un comentario en el que se dice que los subversivos de la década del setenta querían democracia. Es una falacia, nada más alejado de la realidad: solo pretendían imponer "la dictadura del proletariado"; su lema era "cuanto peor, mejor" y sabotearon toda institución democrática.
    Su política era el asesinato y el terror. Gracias a su acccionar, la industria argentina emigró a Brasil, de modo que luego de ser países equivalentes, hoy Brasil es potencia económica y en la Argentina, país reducido al rol de proveedor de alimentos para el mundo, hay niños que mueren de hambre...
    Dan ganas de llorar...
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pasa muy a menudo en la empresa privada donde la presión es en muchos casos insostenible y luego te preguntas que como pude aguantar tanto tiempo ahí.
    Mas a menudo de lo que crees.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a tod@s por vuestros comentarios, este es un tema dificil de analizar y vuestras experiencias aportan nuevos ángulos.

    Bienevida Samara ;)

    ResponderEliminar