OTRO CRISTAL

Sin duda es cierto que la realidad tiene al menos tantas lecturas como colores puede tener el cristal de las gafas que usas. Así puedes indignarte con la historia del ático marbellí del Presidente de la Comunidad de Madrid, o alegrarte de que alguien haya conseguido vender un piso, con lo difícil que está la cosa.


Cabe sentirse estafado por la evasión de capitales de otro de los hijos del muy honorable Pujol, o alegrarse de los ingresos públicos que ha supuesto la regularización fiscal de al menos dos milloncetes de euros. 

En este momento no se me ocurre que prisma usar para encontrarle lo bueno a los último datos de Bárcenas y sus suculentas cuentas en Suiza, pero seguramente será por la falta de oxígeno, que sigo peleando con el catarro (y por ahora va ganado él).

La sonrisa viene hoy desde Honrubia, donde sin muchas alharacas, una señora explica cómo es el mundo a la sombra de Maria Dolores de Cospedal, para quienes no tengan muy controlado el hablar de Cuenca, una transcripción:

 “No te pongas (enferma) a las nueve que es lo no te que vale el santolio...como te dé una miaja de apechusque, la roscas”.

27 comentarios :

  1. Dice: "...que no te vale el santólio..." Se refiere a la extremaunción. El santo óleo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, profe, como tú dices tiene aún más sentido.

      Eliminar
  2. La gente de los pueblos son fascinantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claros y cristalinos, además de tremendamente sabios.

      Eliminar
  3. Lo peor es el fondo, la causa por la que esa mujer se expresa de esa manera muy del lugar aunque entendible perfectamente; resumiendo, con los recortes en sanidad y el cierre de las urgencias en su pueblo, la puedes "palmar" que es lo mismo que "las roscas", mientras tanto el otro comprándose un "pisito" de 800.000€, esto es jauja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es jauja para unos y otra cosa para otros, me temo.

      Eliminar
  4. Mientras unos trajinan millones ilícitos o no, otros ni enfermos se pueden poner.
    Una visión muy acertada de nuestro país.

    Abrazos y saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
  5. Impagable, el léxico de la mujer. Soy de un pueblo de Valencia muy cerca de La Mancha y aun así me ha venido bien la transcripción. Lástima que aquello de lo que se queja sea muy serio. Pero seguimos aguantando y aupando al poder a esta pandilla de miserables. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta que la rosquemos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta que digamos NO, pero tod@s, claro.
      Bienvenido

      Eliminar
  6. La realidad tiene muchas lecturas pero la corrupción solo se leerla como algo que esta muy feo se mire como se mire. Lo de la sonrisa hoy para mí ha sido carcajada. La he entendido en su lengua y hasta le he dado la razón en sus cuitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que hay lenguas que precisan poca parafernalia para ser sólidas.

      Un beso

      Eliminar
  7. pues mira... no les había encontrado yo el lado bueno a esas noticias... así que gracias... sigo indignada, pero chica, al menos sonriendo...
    y gracias por la transcripción... no tiene desperdicio...
    un placer leerte...

    ResponderEliminar
  8. Como manchego de 80 kms de distancia de Honrubia me siento orgulloso de esta mujer que en una frase ha resumido bien claramente la historia. Luego hay políticos que o se inventan palabras o dan vueltas al asunto con eufemismos llamando a este tema: "rediseño de los recursos".
    Para quien no lo sepa y piense que la señora es una paleta: "santolio", "apechusque" e incluso "miaja" están aceptadas por la RAE y se recogen en su diccionario.
    Un abrazo
    P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta señora no es una paleta para nada y no quisiera que pensara nadie que la traigo aquí por eso, su peculiar forma de hablar es la propia de algunas zonas del interior de España, a las que se da poca importancia pero son raices y es un placer escucharla.
      Sobre todo porque llama al pan, pan y al vino, vino no como otr@s.

      Eliminar
    2. No, no, Pilar, lo decía por otro foros en la que la muestran como bicho raro o sacada de la España profunda. Por supuesto no es tu caso, te conozco lo suficiente. Si parecía lo que daba a entender así, te pido disculpas.
      P.

      Eliminar
  9. Se me olvidaba, el otro día oí a un político hablar durante 10 minutos y no dijo absolutamente nada !!! A ver si lo encuentro y te lo mando Pilar, que es de risa. Un beso.
    P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de una vez hemos hablado de eso, es pura desverguenza.

      Un beso

      Eliminar
  10. Solo ellos tienen la oportunidad para melear, nos la mayoria solo ajustar el cinturon.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vamos para la cinturita de avispa ;)

      Eliminar
  11. Mas que unas gafas, lo que me voy aponer son aquellos trastos de cuero que les colocaban antiguamente a las caballerías, burros y mulas en la cabeza para que solo pudiesen ver hacia adelante. ¡¡ Porque miro alrededor y me entra una mala lecheeeeee !!.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Que oportuna la amnistía fiscal eh?

    ResponderEliminar
  13. La filosofía del pueblo no tiene desperdicio, y se le entiende clarito. Lo malo son los que van de intelectuales y hoy dicen una cosa y mañana le dan la vuelta a la tortilla, el caso es seguir comiendo la sopa boba a cuenta del pueblo.
    De un sueldo nadie se hace rico y con lo que ellos se gastan en un viaje en primera, o en un almuerzo de trabajo se puede mantener a un médico aunque sea para ayudar a un solo enfermo nocturno.
    No quiero ser pesada pero cualquier ama de casa le arreglaríamos el presupuesto, ¿por donde se empieza?... Que utilicen el taxi, el metro, el bus o caminando como todo hijo de vecino. Nada de cobrar de varias instituciones y sobre todo que hagan lo que tienen que hacer representar al pueblo y trabajar para él, para eso se debe ir a la política y NO para hacer negocio.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  14. La crisis llega hasta las zonas mas olvidadas, que pena

    ResponderEliminar