,

AL PASADO





Ayer en Zaragoza se volvió a repartir la "sopa boba", tal y como se anunciaba en "EL NOTICIERO" Las elegantes damas de clase alta, junto a las hermanas de la Caridad, ofrecieron a los pobres y menesterosos un caldo caliente y un mendrugo de pan.


El colectivo de trabajadores sociales desde la Marea naranja no ceja en su empeño de explicar a la sociedad la enorme diferencia entre beneficencia y servicios sociales, entre tener un derecho o depender de la gracia de otros. 

Lo de ayer quedó lucido, elegante incluso, como propio de una representación teatral, pero iba más allá porque hay muchos modos de protestar y no todos son gritando NO.  Quizás, en esta época digital, precisemos ver el pasado para poder evitarlo en el futuro.


Ver a algun@s compañeros peleando por lo de todos, es mi sonrisa de hoy.


(si eres de los que prefieren argumentos y razones, te recomiendo dos libros, "El Cuarto Pilar. Un nuevo relato para los servicios sociales" de Joaquín Santos o "El colapso de la globalización y la reinvención del mundo" de John Raslton Saul)

26 comentarios :

  1. Lo mejor para protestar es actuar. Todos, un poco, cada uno hasta dónde llegue, pero seguro que más lejos de lo que creemos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pilar:
    Hay una anécdota muy jocosa, que contaba Facundo Cabral: resulta que habían sido invitados Jorge Cafrune y él a una ceremonia.
    A la hora de las presentaciones, a Jorge Cafrune le presentaron a la agasajada:
    -Le presento a la Marquesa X, que donó los terrenos para construir en ellos el Hospital Municipal.
    Ante ello, "El Turco" le preguntó a la noble dama: ¿donó... o devolvió?
    Lo que refieres en tu entrada, parece ser lo mismo que pasaba entonces.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hilaba fino el Turco ¿no?

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Hay actos solidarios que esconden el egoísmo más recalcitrante de otos tiempos. Las personas merecen justicia social y la caridad, y esto hay que dejarlo bien clarito a quien corresponda.

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justicia social, redistribución de renta, derechos no regalos graciables.

      Abrazo

      Eliminar
    2. tengo que corregir mi comentario, al parecer me comí alguna palabra al escribir :-)

      "Las personas merecen justicia social y NO la caridad"

      Un fuerte abrazo pilar!

      Eliminar
  4. La parte del pasado que también conviene repasar es la de la revolución efectiva y radical contra el poder. No haría falta tanta caridad si más gente tuviera herramientas para ganarse la vida. De hecho, la caridad tendría que ser una solución a un mal excepcional y escaso. De momento sólo parece una solución en forma de parche. Me gustaría preguntarle a la cúpula del gobierno cómo se sienten ingresando tanto dinero negro en sus cuentas y viendo a gente que no tiene ni para comer. Aunque seguro que no me dejarían preguntar. A Rajoy le van más las ruedas de prensa sin preguntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preguntar es muy poco elegante, S.

      besos

      Eliminar
  5. Y tan pasado que me leí el Buscón y pensé que estábamos volviendo al declive del siglo de oro...
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo poco que se lavaban..
      Besos rubia.

      Eliminar
  6. Me recuerda una escena de película de la historia pasada. Lo que tendremos que ver.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no lo veamos, cruza los dedos

      Eliminar
  7. Tiene una lectura (injustamente) peyorativa, un tanto antigua e incluso puede avergonzar, hay quienes critican a los que la practican como un gesto poco sincero, como un falso compromiso, pero si no fuera por los "bobos" y sus sopas la realidad de este país sería todavía más precaria.

    Los servicios sociales hace tiempo que los ejerce la sociedad, y menos mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, me ha costado mucho entrar en tu blog, estaba completamente bloqueado advirtiéndomen de no sé qué virus terrible. Parece que ya pasó.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Que seamos los ciudadanos quienes atendamos a los más desfavorecidos supone de algún modo admitir que nuestros impuestos no se dediquen a quienes más lo necesitan, y esa es una idea muy chunga ¿no?

      Algo debía pasar, espero que se haya resuelto, gracias Sergio

      Eliminar
  8. pero es lo que quieren... cambiar los servicios sociales por la beneficiencia, porque se ajusta mas a su sentir... porque es triste pero es así...
    y no es lo mismo... no es lo mismo... no es lo mismo... y me da rabia cuando veo tan claro que disfrazan de necesidad lo que en realidad es por ideología que se me llevan los demonios...
    en fin... algo habrá que hacer... porque de verdad que lo que está pasando no tiene nombre...
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene nombre? Si tiene, pero mejor lo obviamos.

      Un beso

      Eliminar
    2. bueno el nombre no hay porque ingnorarlo son unos hp que cada dia nos arrastran mas hacia lo que nuestros padres abuelos ertcetc tubieron que pasar ,parece mentira que no se aprendiera nada de tanta miseria dolor sangre derramada por unos derechos ganados que ahora quitan de nuevo o la gente moviliza y dice hasta aqui o toca lo mismo que pasaron ellos son una pandilla sinverguenzas

      Eliminar
  9. Una forma ingeniosa de protestar: reflejar la realidd presente con imágenes del pasado. Porque no es que volvamos al pasado, es que ESTAMOS en el pasado.
    Pero les da lo mismo: están ciegos y sordos, en el caso de Rajoy, también mudo. Y de ese mal parece haberse contagiado la mitad de la población.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que despertar conciencias, no hay otro modo.

      un beso

      Eliminar
  10. Me veo pronto como Paco Rabal en Los Santos Inocentes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sin duda una imagen tremendamente dura, pero lamentablemente no la veo tan imposible. Toro, ¿dónde vamos?

      Eliminar
  11. Si volvemos a la beneficiencia, habremos de admitir que hemos perdido la batalla. Dar a quien quieres, cuando quieres y lo que quieres, haciendo ostentación de ello, puede que caliente el estómago de quien se traga el orgullo mojando el currusco de pan, pero ¿a qué precio?

    Si nos reconocemos el derecho a un mínimo, si peleamos por ello, podremos defender la dignidad de todos.

    ResponderEliminar
  12. Bienvenidos Paco y A tua palavra... un placer recibiros en mi casa.

    ResponderEliminar
  13. bueno el nombre no hay porque ingnorarlo son unos hp que cada dia nos arrastran mas hacia lo que nuestros padres abuelos ertcetc tubieron que pasar ,parece mentira que no se aprendiera nada de tanta miseria dolor sangre derramada por unos derechos ganados que ahora quitan de nuevo o la gente moviliza y dice hasta aqui o toca lo mismo que pasaron ellos son una pandilla sinverguenzas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás darse cuenta sea el primer paso.
      Un saludo

      Eliminar