, ,

ARIAS (Estado de la Nación IV)

Es ella, Rosa Díez la mujer de morado, aunque hoy vista un sobrio traje gris. La política de raza que abandonó su partido y creó otro, equidistante entre la derecha y la izquierda y centrado en el nacionalismo español, un nicho electoral que se alimenta de las corrientes anti bipartidistas y de otros muchos votos sin representar por ello a un colectivo concreto.


Su estilo es elegante, y su verbo ágil y punzante, el análisis de la realidad coincidente con el de los que la han precedido, es complicado ser original en este apartado inevitable del discurso, así que pasa pronto a la crítica de lo hecho que no puede esconderse en la herencia o las órdenes de Merkel, la quiebra de las cajas, la desigualdad social, el desempleo, el despilfarro selectivo, los nacionalismos más agresivos ahora que hay menos que repartir. Su respuesta es primar los derechos de los ciudadanos sobre los territorios y refundar el estado, estableciendo nuevos modelos de representación política que permitan más control y más democracia.

Rajoy no sabe nunca como tratar con ella, se desmarca de la visión pesimista, el país esta mejor que como cuenta y aunque aun no lo ha hecho todo, le quedan tres años en el Gobierno y habrá que esperar a pedirle cuentas. No le gustan sus críticas pero ve más allá y encuentra identidad en sus propuestas, en el fondo, ambos quieren lo mismo; podríamos ser amigos, si esperas un poco, si no te pones pesada con lo del proceso constituyente, no es el momento para esos ruidos. 

Pero a Rosa no le gusta que la descarten, así que endurece el discurso (y al parecer de alguno abusa de los agudos), vuelve a la carga con la necesidad de dibujar un nuevo modelo, con menos partes, con menos actores. Y el dueto no consigue empastar, cosas de la aritmética parlamentaria.


Y cae el telón, tod@s a ver el fútbol.

5 comentarios :

  1. Tan poco han empastado que Rajoy le ha llamado Díaz en vez de Díez. P'a mí que este hombre no sólo no sabe con quién habla sino tampoco dónde está.

    ResponderEliminar
  2. Rosa Diaz, "rara avis" inclasificable con vocación de soprano solista que destaca sobre un coro de piratas tabernarios.

    un beso.

    ResponderEliminar
  3. No sé si me la acabo de creer porque no gobiernan en ningún sitio y es muy fácil hablar sin pasado pero... es el único soplo de aire fresco en todo ese ambiente mafioso y de humo que es el debate sin debate... que debatir, allí, no debate ninguno!

    pd. la que tuvo que vender el vestido azul. Se lo llevo la crisis.

    ResponderEliminar
  4. No sé si sería mi candidata habiendo más dónde elegir pero sí sé que en la situación actual es la única candidata a la que votaría. El bipartidismo es nuestra cruz y de no ser porque no hay elecciones cerca, tal vez hubiésemos acabado con él(o vete a saber que hay quien sigue apoyando al PP y al PSOE). En cualquier caso su discurso es tal y como lo cuentas.
    Besos.

    ResponderEliminar