, ,

DESDE LA BARRERA

Sé que no puedes creerlo, pero comprendo que nada hay en el mundo más importante que provocar su sonrisa, que el futuro es el inmenso espacio de tiempo que transcurre entre que dejas de verla y vuelves a abrazarla. Sé que no hay más alimento que sus labios, alegría que su risa o tristeza más insondable que su mirada perdida.



Aun cuando te sonrojase saberlo yo también he temblado a medio camino entre el miedo y el deseo, soñado con los ojos abiertos y dormido al mismo tiempo, confundido día y noche, y contemplado asombrada un mundo que se empeñaba en girar en un compás diferente al latido de su corazón.

Me emociona saberte enamorado, me haces sentir aquella colección de primeras veces que no volverán, pero los años han pasado y sé que el dolor se agazapa en algún oscuro rincón, porque a pesar de lo que sientes hoy, el amor no está completo hasta que no pruebas sus lágrimas, una vez más no puedo evitar que aprendas del único modo posible, viviendo. 

Así que me embozo en el papel de quien no entiende nada y vuelvo recordarte que en el instituto hay que hacer algo más que dibujar corazones en los apuntes de filosofía. 



Os regalo la sonrisa de dedicar un momento a recordar ese primer amor.

17 comentarios :

  1. Ese decir y escuchar un te quiero. Ese primer beso de la persona que amas y el tímido tacto de su piel. Ese corazón enloquecido que parece saltar de tu pecho. Ese recuerdo,.. hace cerrar los ojos y recordar cuando no existía mundo a tu alrededor, solo ese primer amor y tu. Gracias Pili por hacerme recordar. Sonrío.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito, el amor... siempre moviendo al mundo :3

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pilar:
    ¡Qué hermosa entrada!
    Has plasmado una ingeniosa manera de hacer un llamado de atención.
    Así da gusto iniciar la semana laboral.
    Me encantó tu entrada.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo pase por esto el año pasado. Mi hijo andaba "alelado" perdido y asi le fue, unas notas desastrosas y un ataque de ansiedad cuando por un SMS ella lo dejó. En ese momento el mundo se abrió a sus pies y apareció un abismo negro mientras no entendía como yo le restaba importancia y le intentaba hacer entender que con 16 años le quedaban muchos mas amores que descubrir, mucha vida por vivir y muchos fracasos por sufrir.
    En fin, todos pasamos por ello y la mejor manera de aprender es viviéndolo por ti mismo.
    Un besico!

    ResponderEliminar
  5. Eres única Pilar, que bien que esta mañana me haya pasado por tu espacio, da gusto empezar la semana leyendo algo tan bonito, sincero y a la vez real.
    Besos Amiga

    ResponderEliminar
  6. O título o texto, no se que comentar, me voy a quedar viendo los toros desde la barrera a ver que pasa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Esos momentos son irreemplazables. El resto es solo, pero nade menos que, experiencia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Todo amor, del primero al último, es una manera de empezar. Se estrena la vida siempre que se ama. Lo de la adolescencia no deja de ser un ensayo. Con permiso de Shakespeare.

    ResponderEliminar
  9. Olé! encantadora y sabia: mamá.

    Aysss! el amor. Ése primer amor que parece ser capaz de fundir todo lo que estorba alrededor!!

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  10. Me acuerdo del primer amor pero no de las tonterías que dije o hice. Piadosamente para mí. Creo que fue a mi seis años.

    ResponderEliminar
  11. Encantadora entrada Pilar

    Abrazos y saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
  12. Es vivir la eterna primavera. Aunque te emboces en el papel de quien no entiende nada, se indulgente.

    Hermosa y poética crónica de un despertar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. que preciosidad de post!!
    me voy sonriendo...
    y deseando que las lágrimas tarden mucho en aparecer...
    besos!!

    ResponderEliminar
  14. que pena que para aprender del amor haya que sufrir también y que la inocencia de esos primeros amores se pierda con el tiempo.

    ResponderEliminar
  15. Precioso, duro, único e irrepetible momento el de los corazones de tinta flotando por apuntes de filosofía, historia, lengua.... Un camino para aprender, no para enseñar, sin duda, aunque queramos ayudar.

    Un beso, Pilar

    ResponderEliminar
  16. Me encanta tu entrada, como tantas veces.
    Solo, que me recuerda una vez más, como pasa de deprisa el tiempo, con lo nítido que está en mi memoria...
    Otra meta alcanzada. Besitos

    ResponderEliminar