, ,

FINALE (Estado de la Nación VI)

Alfonso Alonso sube al estrado, su defensa cerrada de la actividad del Gobierno debería transcurrir serena como un río, pero se enreda en ataques a la oposición, sin duda una costumbre que les está costando perder.

Paseo por los espacios habituales, la salvación de la patria gracias al timonel y sus reformas, el sacrificio necesario, la importancia en Europa…apenas una mirada a la corrupción que no parece sino un trampolín para lanzarse hacia el nuevo mantra, “la transparencia” y aún un suspiro para advertir que los demás no han hecho propuestas, supongo que porque las que no encajan se tienen por no puestas.
 

Baja el telón.
Lo mejor del espectáculo; que ha terminado. Lo peor; que tres años son muchos y se nos van a hacer muy largos.

Una reflexión al vuelo; la distancia entre las alfombras del Congreso y la dureza del asfalto es directamente proporcional al número de escaños del partido que escuchamos, quizás deberíamos pensarlo cuando nos pregunten de nuevo.

6 comentarios :

  1. Y como en los teatros, le aplaudieron durante un minuto y 30 segundos, solo le falto que saliera y se inclinara ante sus admiradores. Mariano es un gran actor que no se le cae la cara la mantiene alta y mirando al frente.

    Saludos.


    ResponderEliminar
  2. Y quedamos en tres años muy largos y por supuesto amargos, de momento claro...
    Hola Pilar a vueltas de mi ausencia te dejo un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pilar que puntería tienes en todos tus comentarios.
    Un saludos.

    ResponderEliminar
  4. A mi lo que me revuelve es ver el hemiciclo vacío.

    ResponderEliminar
  5. Ya ves... tres años??? Sin comentarios. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo peor de todo es que, para cuando nos vuelvan a preguntar, nos dará la amnesia y, algunos, volverán a caer en lo mismo.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar