"EL OJO DEL AMO...

... alimenta el caballo" dice el refranero, sin meterse a opinar si para comerlo tal cual o disfrazado de vaca, y la cultura popular se equivoca poco.


Algo así han debido pensar esos semieuropeos tan extraños que son los suizos, eso sí a su modo, con grandes empresas, bancos y sueldos. 

Con esa envidiable capacidad suya de someter a referéndum vinculante las propuestas que elaboran mediante la iniciativa legislativa popular (como la nuestra de las hipotecas, pero en serio, que para eso son suizos) han venido a poner el dedo en la llaga de los abusos salariales de quienes como mercenarios de cuello blanco y corbata cara se llevan una pasta gansa por gestionar durante un tiempo las grandes empresas financieras del país.

No se trata de ponerle límites al beneficio empresarial (son suizos), sino de someter al criterio y votación de los dueños los emolumentos de los contratados, altos, listos, listísmos pero contratados; y como los dueños de una sociedad que cotiza en bolsa son los accionistas, estos van a decidir.

Amén de que también se plantean otras limitaciones como los blindajes, las indemnizaciones millonarias y demás pingües beneficios que del mismo modo que los españoles se venían embolsando con alegría, con cruel indiferencia del estado en que la sociedad quedase tras su dedicación.  

Digo como en España, pero no me creo que allí los miembros de los consejos de administración expliquen sin que se les caiga la cara al suelo que no tienen ni idea de nada o que se hacían un par de reuniones en un ratillo para cobrar dos veces (son suizos)

Y andaba yo pensado, en esto del innovar que os contaba ayer y se me ocurre, que quizás podíamos hacer lo mismo no ya con los directivos de las empresas cotizadas (que se va a poner a ello la UE para dolor de muelas de la city), sino con nuestros empleados y empleadas.

Con ese personal tan motivado, entregado, formado y estupendo que ennoblece la vocación del servicio público; resumiendo, l@s políticos ¿que tal si aprobamos nosotros su sueldo, sus condiciones de trabajo, limitando sus beneficios presentes y futuros? 

Innovador ¿no?





Y para que no se os apague la sonrisa, Whatsaap seguirá siendo gratis al menos un ratito más.

10 comentarios :

  1. Soy tan pollo/asno que Whatsaap ya lo pagué con el iPhone. Suma y sigue.

    ResponderEliminar
  2. Pilar:
    Luego de tu artículo, debo seguir admirando a Borges.

    "Los conjurados" (1985)

    "En el centro de Europa están conspirando.
    El hecho data de 1291.
    Se trata de hombres de diversas estirpes, que profesan diversas religiones y que hablan en diversos idiomas.
    Han tomado la extraña resolución de ser razonables.
    Han resuelto olvidar sus diferencias y acentuar sus afinidades.
    Fueron soldados de la Confederación y después mercenarios, porque eran pobres y tenían el hábito de la guerra y no ignoraban que todas las empresas del hombre son igualmente vanas.
    Fueron Winkelried, que se clava en el pecho las lanzas enemigas para que sus camaradas avancen.
    Son un cirujano, un pastor o un procurador, pero también son Paracelso y Amiel y Jung y Paul Klee.
    En el centro de Europa, en las tierras altas de Europa, crece una torre de razón y de firme fe.
    Los cantones ahora son veintidós. El de Ginebra, el último, es una de mis patrias.
    Mañana serán todo el planeta.
    Acaso lo que digo no es verdadero; ojalá sea profético."

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. Creo que tu innovadora propuesta es tan innovadora que no se entenderá. Si te adelantas a tu tiempo encontrarás mucha incomprensión. Yo al Whatsap llegaré cuando salga de la edad de piedra en la que vivo. O la Edad Media. Besos.

    ResponderEliminar
  4. El ojo del amo, engorda el ganado, un dicho muy común en estas llanuras tropicales y muy ciertas.


    Besos

    ResponderEliminar
  5. Por aquí cuando a un político, un chavea, un marido que engaña, se le pilla con cualquier mano en cualquier masa, nunca sabe nada, lo llevamos en nuestros genes. Lo de genes es un decir, es cosa de nuestra cultura y de la educación que recibimos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues no creas que ha sido fácil en Suiza. Todo arrancó con la iniciativa personal de un empresario, que tras ser casi arruinado por la quiebra de Swissair, descubrió que el presidente de la compañía aérea se había embolsado una fortuna en concepto de despido.

    Recogió las firmas necesarias, y movió todas las influencias posibles para presentar un proyecto de ley en referéndum, que el gobierno suizo convocó a regañadientes, y retrasandolo todo lo posible. Igualito, igualito que aquí.

    Me conformaría con que cobrasen como máximo cuatro veces el salario máximo interprofesionál, y una ley de incompatibilidad que les impida fichar durante los primeros quince años tras su retiro de la política en empresas relacionadas con la banca, la energiza, las constructoras y en general empresas cuya facturación esté relacionada con el estado.

    ¡¡ Ah !!, y para los desplazamientos, un "kilometrico" de RENFE como antaño.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. He visto a unos hombres de negro yendo para tu casa, ¿por qué será? :D

    atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Si te quieres armar -aún más de argumentos- busca el último libro de Muñoz Molina: Todo lo que era sólido. Descubrirás algo que sospechábamos, a saber, somos bastante tontos y hay quien sabe aprovecharse de esa coyuntura.

    ResponderEliminar
  9. Tienes mi voto para tu propuesta innovadora. Menudo ERE voluntario se iba a producir entre la clase política...

    Un saludo, Pilar.

    ResponderEliminar
  10. Más que de acuerdo con la propuesta...besssooosss

    ResponderEliminar