, , ,

LIBRES e IGUALES

Ya somos libres, ya somos iguales, la lucha no tiene sentido, porque el objetivo se ha alcanzado y el día ha llegado.


Este es el planteamiento básico de quienes defienden que la igualdad es ya una cuestión de estilos de vida, que el empleo es trabajo y que la crisis es culpa es de tod@s. En resumen, que estamos a dieta por atracón de pasteles.

Pero no es cierto, como no lo es que lo alcanzado no se puede perder. Por ello es preciso seguir repitiendo, bajo el riesgo de convertirnos en el hilo musical que apenas molesta y nadie escucha, que solo somos libres cuando podemos elegir, que la igualdad no vive en un papel sino en la realidad cotidiana.

Cuando se pregunta a los jóvenes si aceptarían un minijob y se celebra su mayoritaria adhesión, se obvia que en el otro lado del platillo se está ofreciendo la nada más absoluta; ¿acabaremos defendiendo la escalvitud a cambio de cama y comida?

Al afirmar que la igualdad entre hombres y mujeres se ha alcanzado y apenas quedan detalles de orden doméstico por ajustar, se recuerda el camino avanzado, pero se niega la realidad de una maternidad vista como un coste empresarial inasumible o un lujo privado que debe pagarse, del mismo modo que miramos hacia otro lado cuando expulsamos del sistema a quienes asumen el cuidado de los dependientes, eso sí sin mirar su sexo ¿qué importa que las mujeres sean aplastante mayoría? Denostamos las cuotas asumiendo que la competencia es el único factor que explica porque ellas no llegan a la cúspide de las empresas, ¿acaso es posible creer en ello viendo datos de resultados académicos o de oposciones?

La libertad es un regalo muy caro que deben financiar la sociedad y el individuo, la primera poniendo las condiciones que compensan la desigualdad de partida y cada uno de nosotr@s aportando la responsabilidad de asumir el coste de nuestras decisiones, pero cuando la opción es entre yuyu o muerte; no somos libres, ni iguales. 


10 comentarios :

  1. Ayer alguien me preguntó ¿de qué sirve protestar, si las cosas siguen igual?...y le contesté que hay que seguir protestando porque en algún momento nos escucharán....no queda otra posibilidad....besssoooosss

    ResponderEliminar
  2. ¿Quien ha dicho eso de que ya somos libres e iguales?, ¿la Merkel y sus acólitos españoles?.

    A tu pregunta ¿acabaremos defendiendo la esclavitud a cambio de cama y comida?, hace unos días apareció en un diario español una oferta de empleo en esos términos, pude escuchar algunos comentarios al respecto.

    La última reflexión la comparto punto por punto.

    Saludos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  3. Nos van a hacer retrocede 40 años por lo menos, pero no podemos esperar otra cosa si analizas las aspiraciones de la juventud.
    el otro dia cuando salio la encuesta de los oficios mas deseados quedo claro, no merece la pena estudiar, y las letras ya ni te cuento.

    ResponderEliminar
  4. Cuando acabó la guerra de secesión ( 1.865 ) también dijeron que los negros eran libres en Norteamérica, pero no fue hasta bien entrados los años sesenta del pasado siglo cuando consiguieron la igualdad en derechos civiles. Cien años de supuesta libertad, que en la práctica se traducía en ser ciudadanos de tercera. Eran libres para vivir en la miseria.

    Con respecto a la igualdad de sexos aquí, sucede lo mismo. No deja de ser un "mantra" que se repite, pero a la practica, el salario femenino sigue siendo inferior al de los hombres en idéntico puesto de trabajo.

    En los últimos treinta años, el capitalismo ha mudado su aspecto hacia el mal llamado "neoliberalismo". Que no enseñen los colmillos, no quiere decir que no los tengan, y de liberales, tienen lo que yo de bombero.

    Es sencillamente pervertir el discurso, hacernos creer que vivimos en el mejor de los mundos, donde existe la igualdad de oportunidades para escoger, como tu dices, entre un empleo de mier... ( piiippp ) o el hambre.

    Cada vez estoy mas convencido de que el golpe de estado del 23-F realmente alcanzó su objetivo, a pesar de que aparentemente fracasase, y algunos de los que participaron en él acabasen en una celda ( que mas bien eran hoteles con todas las comodidades, asistentes incluidos ).

    Sencillamente, marcaron una linea roja, que desde entonces no nos hemos atrevido a cruzar : tener un país genuinamente democrático, donde se puedan pedir responsabilidades al poder por sus barbaridades y tropelias, y donde las leyes se hagan cumplir a TODOS, sin excepción.

    Y hoy, las bofetadas siguen cayendo sobre los que hablan de mas, y los miserables siguen en la miseria.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Vayamos de la mano a todas las manifestaciones en las que se pida justicia y libertad...Lo realmente cierto entre ambos conceptos es que ninguno de ellos se han alcanzado y ninguno es equitativo entre los sexos....

    El día 8 escuché que un club de fútbol haría un descuento a las mujeres que quisieran asistir al partido porque era el día de la mujer...¿qué entiende ése club sobre igualdad? ¿qué entiende la mayoría de la gente con respecto al día de la mujer? ¿qué entiende el empresario que pretende contratar y lo hace ofreciendo jornadas de 12 horas diarías a cambio de trabajo excasamente renumerado y pésimas (en el mejor de los casos), condiciones sociales? ¿a dónde se dirige un gobierno de cualquier País, cuando tiene 6 millones de parados y sigue haciendo políticas en las que lo único público son las deudas de los grandes financieros?

    ¿tenemos que seguir manifestándonos contra todo ésto?

    Lamentablemente SI. Hasta que se consiga mejorarlo o muramos en el intento.
    En realidad, el único peligro que nos persigue es precisamente, NO INTENTAR CAMBIARLO.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  6. Hemos realizado un recuento en el blog de acompáñame, no siempre tenemos tiempo para estas cosas jejeje, y hemos visto que eres seguidor nuestro, es por eso que en gratitud, nos hacemos seguidores tuyos y te añadimos a nuestra nueva pestaña de seguidores donde enlazaremos tu blog.

    Además, te invitamos a que hagas publicidad de tu blog en nuestro blog ¿Cómo? Con nuestro nuevo premio de Marzo... FUNDETE CONMIGO.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Igualdad para todas esas mujeres, sin duda muchííísimas que trabajan por obligación, porque con un solo sueldo no se alcanza a pagar la vida en nuestra actualidad. Igualdad, que ya que tienen que abandonar sus hogares para cumplir sus jornadas laborales, lo mínimo, que cobren igual que sus compañeros varones.
    Besos.,

    ResponderEliminar
  8. Peroe s que ya has visto perfectamente el truco del dogmatismo. Dad dos opciones, la mala y la insoportable y te quedas con la mala. Un cacerolazo en la cabeza les daba yo a ellos. En fin, feliz Domingo. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hoy en día, cuando uno quiere comer, acepta lo que sea, y el empleo da igual de que es importante... Pero a veces no nos deberíamos conformar con eso. Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Si nos nos rendimos, habrá un día.

    ResponderEliminar