, ,

UNA LIBRA DE CARNE

"Venid a casa de un escribano, donde firmaréis un recibo prometiendo que si para el día no habéis pagado, entregaréis en cambio una libra justa de vuestra carne, cortada por mi del sitio de vuestro cuerpo que mejor me pareciere."

Parlamento de Sylock Acto I, escena tercera. 
El Mercader de Venecia de William Shakespeare

Del mismo modo que fueron mujeres, tan insignificantes que precisaron disfrazarse de hombres, las que resolvieron sobre este contrato (que no parece ni de lejos tan abusivo como las cláusulas de nuestras hipotecas) han sido los pequeños quienes han peleado esta batalla, con la colaboración de un juez que sigue buscando la justicia que juró defender, y la tan criticada siempre superestructura europea, las que han dejado claro lo que ya sabíamos y venimos gritando desde lejos, que el estado no puede ser el garante del abuso del poderoso frente al débil.

Que no se puede poner en manos de uno solo la capacidad de determinar el precio, establecer las condiciones, cobrarte los gastos que te impone y si no gana lo que esperaba, resarcirse en carne y sangre, del deudor y de sus familiares cercanos obligados a poner lo que consiguieron tener en la cesta inmensa de las garantías.

Sí se puede. Hay que seguir luchando para que los jueces apliquen la sentencia inmediatamente y le reconozca el carácter retroactivo que le corresponde, y después por negarnos a cobrar la libra de carne de mi hermano o mi vecino, porque si hemos rescatado a los bancos, si algunos de ellos son tan nuestros que los financiamos con medicinas, médicos, profesores o policías, podemos negarnos.

Ya hemos resarcido a la banca por sus pérdidas, y a quienes se empeñan en cobrar todo dos veces, hay que explicarles que no son libres de decidir, o soñar, con nuestro dinero, por muy complicado que sea repetir su nombre a gritos. 

Así que por la parte que me toca me niego a echar a nadie de su casa por la fuerza con una deuda atada al tobilllo que le impida caminar; hay maneras como la dación en pago en caso de insolvencia sobrevenida de buena fé sobre primeras viviendas, la reconversión en alquileres sociales y tantas otras que pueden diseñarse entre iguales.

Y aquellos a quienes no ha habido que salvar (directamente, que la financiación directa del BCE al 1% mientras la deuda se colocaba al 5% a los mismos o el traspaso de activos feos al Sareb, debería contar algo ¿no?) enfrentémosles a la vergüenza de reclamar en público esa libra de carne, y si se atreven obremos en consecuencia.  


Hoy la sonrisa me sale sola y emocionada, quizás porque entreveo un futuro mejor que entregar en manos de quien hoy se inagura como ciudadano adulto o porque si miro atrás apenas puedo creer que han pasado todos estos años y dicen que el tiempo pasa deprisa cuando lo pasas bien.

14 comentarios :

  1. Ojalá esta locura de desahucios pare. Ya vale.
    Y respecto a la sonrisa, yo tampoco puedo creer que han pasado tantos. Los he pasado bien y menos bien.
    Pero los hemos vivido. Un beso especial.

    ResponderEliminar
  2. Que nuestra ley hipotecaria era franquista ya lo sabíamos los españoles, pero a donde miraban los políticos europeos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ayer fue un día para la esperanza. Hay algo que se mueve por abajo y aflorará antes o después. Pero no deberíamos apuntar la lección. Si nosotros, los de abajo, tomáramos la iniciativa los de arriba no actuarían tan impunemente.
    En cuanto a la conmemoración, nena, regálate algo para celebrar que no estás de parto.

    ResponderEliminar
  4. Debieron venir de fuera, y es lamentable que ahora todos se sumen al carro porque una (¿sólo?) libra de su carne está en peligro. Ha sido una gran y merecida victoria.

    Y por la parte que te toca, ¡felicidades!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. lo que está pasando en este pais no tiene nombre... que el banco te cobre en intereses casi tanto como vas a pagar por el piso, que si no puedes pagarlo te lo quite, se quede con lo que llevas a pagado, y que encima les sigas debiendo dinero... a mí la verdad es que no me cuadra...
    será que soy de letras... pero el caso es que no me parece muy normal que se cobre dos veces (y pico) por un piso... pero, como soy letras, igual soy yo la que no entiende las cosas...
    en fin... es una vergüenza, pero al menos tenemos a europa, que parece que aparte de ahogarnos a recortes, cuando algo no es justo, también nos lo cuenta...
    como dices, habría que avergonzar públicamente a los que exigen esa libra de carne y recordarles, que como se dice en la comedia de shakespeare, la libra debe ser de carne, pero sin derramar ni una sola gota de sangre... aunque en este país, los bancos y los políticos ya llevaban derramadas varias...
    sí se puede... al menos hoy quiero creerlo...
    y felicidades por la parte que deduzco que te toca en esos dieciocho marzos...
    besotes!!

    ResponderEliminar
  6. Europa sirve de algo o eso es lo que parece. Pero sigo siendo de los que no dan nada por hecho y quiero ver los resultados para descorchar el champán. Y los peros que ponga este presidente mezquino nuestro y su no menos mezquina compañía.

    ResponderEliminar
  7. No quiero aguar la fiesta, pero si no aclaran que clausulas se consideran abusivas estamos en las mismas

    ResponderEliminar
  8. Me he cogido un empacho (positivo, eso sí jeje) tremendo leyendo muchos de tus posts que tenía atrasados... No tengo tiempo para casi nada y me paso poco por la blogosfera y cuando me paso, muchas veces ni comento...
    Así que me voy de aquí, informada, después de varios posts muy entretenidos y como siempre, inspiradores... Vamos, que me voy a gusto, muy, muy a gusto. Así que gracias :)
    Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  9. Ya se ve la luz...tanta injusticia no era, ni es, ni debe ser posible!

    Un abrazo, Pilar

    ResponderEliminar
  10. Una pizca de esperanza que sirva para coger fuerzas, que el camino parece largo.

    Un beso a tod@s

    ResponderEliminar
  11. Que buena noticia.

    En cuanto al futuro, no sé... leo lo de Chipre hoy y empiezo a temblar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me uno a tu sonrisa porque hoy el tema se lo merece. Falta por ver cómo lo van a aplicar porque con lo cicateros y abusones que son, pero un logro es un logro. ¿Que dicen los que aseguraban que se ajustaba a derecho y no se podía hacer de otra manera? De momento guardan silencio, ya les vale.
    Mi cariñoso abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
  13. El Gobierno ya está abriendo el paraguas con respecto a esto...veremos como sigue la historia pero creo que la lucha será dura....y feliz cumple al cumpleañero....besoooosss

    ResponderEliminar