, , , ,

CREO

Sin duda la resolución del Supremo sobre Camps, merece un comentario o mejor una profecía al estilo antiguo y sencillo de las gentes de antes, algo así como cuando las barbas de tu vecino...pero al revés. 


Me cuesta pasar de largo sobre la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid al estilo luso; casi aprieto los labios para no decir nada sobre las instrucciones del Fiscal General persiguiendo a es@s extremadamente peligros@s ciudadan@s que avergüenzan a los políticos que defienden a los bancos frente a las personas, y desde luego paso muy de prisa por las declaraciones en la SER del Ministro de Justicia.

Pero hoy no quiero que nada altere el sereno recuerdo al maestro Sampedro, así que me limito a recitar su Credo y esbozar una sonrisa mientras lo imagino disfrutando un granizado de Campari y retirándose a la siesta para no volver a despertar.


Creo en la Vida Madre todopoderosa.
Creadora de los cielos y de la Tierra.
Creo en el Hombre, su avanzado Hijo,
concebido en ardiente evolución,
progresando a pesar de los Pilatos
e inventores de dogmas represores
para oprimir la Vida y sepultarla.

Pero la Vida siempre resucita
 y el Hombre sigue en marcha hacia el 
mañana.

Creo en los horizontes del espíritu 
que es la energía cósmica del mundo.
Creo en la Humanidad siempre ascendente.
Creo en la Vida perdurable.

                       Amén
(José Luis Sampedro)

9 comentarios :

  1. Sobre la sentencia de los trajes, ya sabemos que a partir de hoy, los parlamentarios de todo corte y confección irán espléndidamente trajeados.

    En cuanto a Sampedro, con Campari o sin estará ocupando, esté donde esté un lugar de primera fila, un humanista como el estará siempre presente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay que tener mucha fe para creer en el Hombre, incluso más que para creer en un etéreo Dios. Yo estoy a medio camino, luchando por no dejar de creer completamente. Eso sí, de todas las necrológicas de estos días puede ser esta la más triste.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Aquí una Valencia que se queda sin palabras al ver esto... y más de lo que no estamos al corriente... como siempre digo, paciencia.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¿Vale acogerse al descreimiento?
    Me han gustado los últimos momentos de Sampedro. Yo me pido para ese instante un gin tonic bien dispuesto o, alternativamente, un vermut de los que me prepara el colega. A partir de ahí, estoy disponible para ir adonde sea menester. Que me quiten lo bailao.

    ResponderEliminar
  5. Si, mejor recordamos a José Luis Sampedro, que de lo otro tendremos para rato. Un beazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Pilar, espero que ya estés bien del todo: y bueno sobre lo que escribes antes de que me salte la mala leche te puedes imaginar la cara de poker que se nos quedo al oír la sentencia sobre Camps y toda la camarilla y todo lo demás que comentas, por eso digo como el final de este gran credo de este gran Sampedro "Amen" y que dios nos pille confesados.

    Besos.

    ResponderEliminar