, , , ,

DESBARRANDO

Mientras Rajoy se acercaba a Roma a saludar al nuevo Papa, y mantenía una entrevista cordial apreciando el discreto detalle de ser el primer mandatario europeo recibido,  Maria Dolores de Cospedal volvía al ruedo para elevar el tono sobre los escraches, la comparación con ETA se le ha quedado corta así que ahora escrache=nazismo; casi la prefiero hablando del finiquito simulado en diferido.



Los días pasan, las concentraciones se multiplican, las declaraciones de los políticos los van retratando (mientras más probable sea sufrirlo, más virulento es el ataque) y los ciudadanos vamos teniendo una idea más clara al respecto. Yo sigo pensando lo  mismo, y al parecer no somos pocos

Con un límite, siempre el mismo, la violencia; porque como decía Gandhi, que de luchas dispares sabía un rato, "La violencia es el miedo a los ideales de los demás" 

A mí me gustaría que todos los actos de protesta fuesen envueltos por un absoluto silencio, que haría más difícil el mantenimiento de este absurdo debate sobre la violencia (verbal en algunos casos, presunta en otros) con el que se pretende perder de vista lo realmente importante; cientos de personas viven con la amenaza de verse lanzados legalmente a la calle (hijos menores incluidos) y desean decírselo a sus representantes para que actúen en conciencia consecuencia.


Mientras escucho a Angels Barceló tratando de mantener vivo en nuestras mentes el conflicto Sirio, se hacen un hueco en los medios los atentados en Boston y tengo la terrible sensación de que este mundo tan hermoso no merece nuestra presencia.


Quizás por ello hoy me aferro a la sonrisa que nos viene del cielo, el inicio de una lluvia de estrellas, las Líridas, que comenzará esta noche y durará hasta el próximo 25 de abril, con intervalos de más de 100 estrellas por hora, con un poco de suerte alguna nos concederá el deseo ¿no?

12 comentarios :

  1. ¡Qué fácil es poner etiquetas! Basta con poner un cartel de jamón de York al lado de un engendro fabricado con tendones de cordero y patatas hervidas. (Respondo de la certeza de lo dicho)
    Y, como de poner etiquetas se trata, eso se llama "demagogia". Pero, ya digo, solo son etiquetas.
    ¿Por qué nadie quiere llevar la etiqueta de fascista o de nazi? Lo mejor para separarla de ellos es ponérsela a los demás.
    Quizás, dentro de unos años, nadie queira ser cristiano y, menos aún, católico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me preocupa es que acabamos funcionando con etiquetas o eslóganes, sin tiempo/ganas/conocimiento para profundizar en nada y sin reflexión, acertar en algo va a ser pura chiripa.

      Un beso

      Eliminar
  2. Has olvidado que mientras ocurría todo lo que manifiestas, la iglesia sigue R que R sobre el aborto y el matrimonio homosexual, intentando presionar al gobierno. Hablamos de nuestro políticos pero nos olvidamos de la Iglesia que aquí tenemos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo he olvidado Emilio, incluso algo había en esta entrada al respecto, pero ¿sabes? No creo que debamos darle tanta publicidad o eco a lo que piensan algunos, no hablan para mí y lo que les digan a los suyos, bien está.

      un saludo

      Eliminar
  3. Te puedo decir, Pilar, que ya tenemos otra cosa en común. He asistido a miles de manifestaciones y jamás he sido capaz de lanzar un grito ni contra nadie ni como consigna de nada. Estoy de acuerdo contigo de que el silencio es mucho más efectivo que cualquier otra cosa. Y me encanta que todo lo pintes con un punto de lirismo y de poesía. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, me alegra saberme un poco menos rara en mi mutismo ;)

      Eliminar
  4. Si... viendo como está todo mejor vayamos a contemplar las estrellas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Esta gente es imbécil así como suena. Menos visitas a Paco y más castañas para resolver los problemas que tenemos, y que ellos son los que nos han metido. Se preocupan de que la gente vaya a protestarles a la puerta de su casa porque tienen miedo a que les partan la cara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese miedo no alimenta nada bueno, no me gusta. Reivindicar no es asustar, sino hacer saber, mostrar la disconformidad, y la fortaleza de nuestras convicciones.

      Un saludo

      Eliminar
  6. El PP tiene una capacidad para el cinismo que algún día hará que se escriban verdaderos estudios sobre este partido. Cómo un partido con ideas que sí rozan el nazismo acuse al pueblo(porque la plataforma está más cerca del pueblo que este partido acorazado y aislado) de ser nazis. Lo que se me escapa también es al público al que va dirigido el discurso del PP. ¿Al pueblo? No sé, ya idiotas quedan pocos. ¿A sus votantes? Incluso estos se están volviendo críticos. ¿A Europa? A Europa sólo le importamos cuando les podemos perjudicar. En fin, a seguir con lo nuestro. Mi apoyo a la plataforma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, ¿a quien hablan? Creo que cada día a menos, a los conversos y poco más.

      Apoyando.

      Eliminar