, , , , , ,

ONE DAY MORE

El chino vuelve a la cárcel; la concejala se despelota; la tonadillera se libra y se desmaya; el de Zumosol se presenta con su cuadrilla ante el juez como defensor del interés público y de país; el cardenal habla y el ministro de Justicia escucha; Maduro corre a declararse presidente y García Margallo demuestra su enorme capacidad para hacer amigos.

Los bancos se quejan de la expropiación andaluza, el PP borra todos las propuestas de la ILP, el FMI recorta las previsiones de crecimiento explicando que las medidas son muy malas y pidiendo una dosis mayor (?), el Tesoro coloca la deuda a menor coste, el ministro de lo mío me asegura el sueldo este año, muertes injustas, incomprensibles y dramáticas se suceden a lo largo del mundo mientras solo somos capaces de percibir la tragedia de Boston, quizás porque esa sangre suele buscar venganza justicia, las otras, en ocasiones, un premio de fotografía.



A veces pienso que estar informad@ es una maldición, parecida a la piedra que el pobre Sísifo empujaba por la cuesta cada mañana, para contemplar agotado su trabajo perdido cada noche; por mucho que lo intentes, el día que viene trae su propia cosecha y no quedan ganas ni neuronas para separar la paja del grano (o la vaca del caballo)

Os dejo con la canción que da título a la entrada, quizás entre todos seamos capaces de encontrar un motivo para sonreír, un día más.

20 comentarios :

  1. Te doy uno: todavía queda gente comprometida, como Manu Brabo (autor de la foto) o como tú, cada cual dentro de sus posibilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sea eso que cuesta ver lo bueno o lo normal porque lo malo y horroroso se lleva todas las portadas.

      Eliminar
  2. La verdad es que cuesta digerir tanta y tan deplorables informaciones día a día.
    Un día más en el lodazal español,europeo y mundial con la esperanza que el siguiente sea un poco mejor.

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  3. Yo también pienso que estar informado empieza a ser una maldición con consecuencias para la estabilidad mental.

    Quizás deberíamos dedicarnos a mirar las nubes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, tengo que admitir que el periódico de ayer(el que fuera) te dejaba más abatido de lo normal. Tuve esa desazón tan similar a la que desprende ayer-hoy tu post. Siempre hay malas notícias pero ayer sentía que eran dos tazones en vez de uno. Hoy ni he ido a la cafetería a leer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que tal y como está el panorama político-social, no sabe uno si es mejor seguir informado o pasar totalmente del tema y leer única y exclusivamente aquellos viejos cuentos para niños de Gloria Fuertes, ya que ver los noticiarios casa vez da más asco

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  6. yo hay días en los que ni leo ni veo ni oigo... por aquello de "ojos que no ven"...
    luego (claro) me pongo al día...
    una maldición es la realidad que nos ha tocado... lo de informarnos, a veces se me atoja una especie de obligación moral, otras un nuevo modo de masoquismo...
    pero yo lo que quería decirte es que me ha gustado leerte...
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Masoquistas pero sin compensación...

      Jeje

      Eliminar
  7. jajaja, pero que pedazo de resumen de las noticias, lo mismo algún día nos pones algo bello, como que la crisis se acabó, los corruptos a la cárcel, etc. Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Quizá pretenden rendirnos por cansancio. Las cosas están mal, es cierto, y tenemos que aguzar el ingenio para que no vayan a peor y para que paguen quienes han causado el roto.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, casi estoy de acuerdo en lo de la sobre-exposición a las noticias. Pero siempre la realidad ha sido así, y la diferencia ahora, es que nosotros también estamos bajo la tormenta.

    No hay que cerrar los ojos, aunque la realidad nos dé vértigo. Porque si no, estaremos indefensos y confiados en manos de estos "traficantes del miedo", que aseguran "hacerlo todo por nuestro bien".

    ¿ Ganas de hacer una revolución ?. Las tengo TODAS, pero las revoluciones son una autentica picadora de carne humana, muy difícil controlar, y en las que acaban sucumbiendo inocentes

    La autentica revolución, es seguir informados, y con cada pequeño gesto nuestro, ir cambiando la realidad que nos rodea. Desde reflexionar en que clase de banco guardamos nuestro dinero, pasando por nuestros hábitos de consumo, y acabando con a quién le prestamos nuestro voto. Todo, tiene su trascendencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el soporte anímico, hoy hacía falta.

      Eliminar
  10. Más que una canción, necesitamos Respirar! oxigenarnos en este maremagnum.

    Saludos!

    ResponderEliminar