, , ,

DEL TRABAJO

Los más de mil fallecidos en Bangladesh parecen haber forzado la mano a las grandes empresas textiles, dispuestas a poner algo (dinero) de su parte para mejorar las condiciones de trabajo de quienes cosen las prendas que llevamos, el gobierno está dispuesto a subir el salario mínimo, actualmente en 38 dólares al mes y a permitir la creación de sindicatos. Los trabajadores piden 102 dólares al mes ¿nos acordaremos el tiempo suficiente para que lo consigan?


Y mientras desde esta Europa cada vez más alemana, rica, norteña y soberbia, se nos indica que para mejorar (?) debemos seguir perdiendo derechos laborales, porque al parecer el abaratamiento de la mano de obra es el único modo de ganar en competitividad y de crecer para poder crear empleo. ¿a mitad de camino entre los 38 y los 102 euros quizás?

Nadie quiere asumir que buena parte de nuestros trabajadores se han bajado del andamio para no volver a subirse y necesitamos "inventar" nuevos motores de empleo para quienes tienen poca formación mientras lo apostamos todo para que nuestros jóvenes excelentemente formados se queden para crear riqueza aquí y no en Berlín.

He tratado de elegir una escena con la que quedarme de las muchas en las que su ausencia es tanto o más potente que la imagen, reconciliándome incluso con el cine doblado que tanto explica nuestra incapacidad para hablar inglés, pero no he podido; así que a mitad de camino entre el jocoso Sayonara, baby y la sonrisa tristona de las despedida, os invito a disfrutarlo de nuevo.  
Hasta siempre Constantino.

24 comentarios :

  1. Las nuevas tecnologías pronto nos mantendrán postrados en los sofás. Donde antes habían seis operarios y una máquina ahora hay seis máquinas por operario. Este avance es fabuloso para la industria y para el hombre, cierto. Lo complejo es idear una sociedad que cada vez precisa menos mano de obra y más inteligencia. E inteligencia y preparación escasean. Y la poca que hay acaba emigrando.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro pensar que el avance tecnológico que es bueno para la humanidad sea malo para los hombres (y mujeres) tomados de uno en uno.
      Sin duda el futuro será diferente, o no será más que un remedo del pasado.

      Un gusto verte por aquí.

      Eliminar
  2. Me temo que cuando Bangladesh deje de ser el foco de la mirada internacional, los trabajadores seguirán cobrando esos 38 Euros. O bien, las multinacionales esclavistas encontrarán otro lugar donde realizar beneficios elaborando ropa barata.

    Con Romero me unía un vinculo casual. Guardábamos una cierta semejanza física,en incluso una voz parecida. Durante años trabajé en una empresa situada muy cerca de su domicilio, y la confusión de identidad por la calle, era continua. Incluso me llegaron a pedir algún autógrafo.

    Le echaremos de menos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le echaremos de menos, sin duda.

      Quizás lo del Bangladesh sirva, solo quizás.

      Besos

      Eliminar
  3. Seguro que en Bangladesh ya ha empezado la deslocalización de empresas; desde el momento que hay precios justos y sindicatos que defienden a los trabajadores estas desaparecen a la caza y captura del país más desesperado.

    Para mi el mejor doblaje de Constantino fue con el replicante en Blade Runner cuando este, antes de morir, le dice que, todo lo que ha visto desaparecerá como lagrimas en la lluvia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy con tu elección de Constantino, sin dudar.

      Y con la deslocalización, no te extrañe que ya anden mirando dónde irse.

      Besos

      Eliminar
  4. Simpatizo mucho con tu comentario. Puedo suscribir lo que dices y el enfoque que le das a las reflexiones. Me gusta además poder coincidir sin necesidad de tener que escribir lo mismo. Te mando un beso solidario y un poco triste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, un placer tenerte por aquí.

      Y arriba esa sonrisa ;)

      Eliminar
  5. Brindo por Constantino, siempre me resultó cercano y simpático.

    Brindo por el final de las justicias sociales, priorizando allí donde es una urgencia real.

    ResponderEliminar
  6. Hoy todo son pérdidas... Se hace difícil buscar una sonrisa.

    Besos Pilar

    ResponderEliminar
  7. Bueno respecto a la primera parte del texto, siempre tienen que darse tragedias para que se tomen las medidas pertinentes, pero hasta que no se pierden vidas humanas no se adoptan. En cuanto a lo de Europa, con lo de Alemania al frente, mientras tengamos un Gobierno que son puras marionetas, harán con nosotros lo que les de la gana. Y la muerte de Constantino Romero una pena, ya que además de gran profesional y gran voz de doblaje, ha muerto muy joven.

    Un abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá las vidas perdidas sirvan de verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo de Constantino con la escena de Blade Runner dónde el replicante habla de los maravillosos recuerdos que se perderán con su muerte.
    Sobre la bajada de sueldos pensaba que ya habíamos empezado y resulta que estábamos por empezar. Qué graciosos los alemanes. Es escucharles y como cantaba aquella folclórica "se me enamora el alma".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el alma enamorada del mismo fragmento de cine,¿casualidad? No.

      Eliminar
  9. Quién hará las voces ahora? la verdad que su voz es insustituible.
    Lo de la India es una masacre en toda regla pero parece que hubieran muerto un puñado de hormiguitas...cada una de esas personas tenía vida, y ya no volverá..Lo gracioso del tema es que luego te vendan la ropa a precio de oro cuando a estas personas les llega una ínfima parte. que pena de verdad..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, cuando pagas realmente poco por algo, puedes entender que todos los costes del proceso son muy justos, pero cuando el precio es alto, ¿hace falta ganar tanto?

      Un saludo

      Eliminar
  10. Miramos para otro lado y contribuimos a la tragedia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hagamos el esfuerzo de seguir mirando, aunque duela.

      Un saludo

      Eliminar
  11. Me parece que lo tenemos crudo, unos más que otros por su puesto.
    Excelente ese recordatorio a la voz y la personalidad de Constantino.

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues incluso a la parrilla tendremos que seguir intentado resistir ¿verdad?

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Mucho me temo que la memoria es frágil y que los apoyos internacionales se irán diluyendo en el tiempo. Quizás deberiamos de llevar las etiquetas de nuestra ropa en un lugar más visible y así no olvidar a las gentes que hay detrás de ellas y sus míseras condiciones laborales.

    Ainsss la alemana, mucho me temo que hasta que no pase sus elecciones nos va a seguir apretando las tuercas. ¿Por qué no le plantan cara ya ?

    Hasta siempre, Constantino. Gracias por un trabajo excelente.

    Un beso, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado lo de la etiqueta al revés, seguro que tirando de ese hilo se podría visibilizar mejor quien está metido en este fando.

      Un abrazo

      Eliminar