, ,

EN POSITIVO (RESTAURANTES)

Hay iniciativas que pasan desapercibidas, quizás porque sus símbolos no son potentes, modernos o tecnológicos. De algún modo tendemos a pensar que lo bueno debe ser un remedo de las mejores fantasías futuristas, curioso porque supone olvidar que la mayoría de esas fantasías no muestran un mundo mejor.


Slow Food es una de esas iniciativas, un grupo (cada día mayor) de personas que defienden el placer, el placer en la mesa. Ell@s se definen como asociación eco gastronómica sin ánimo de lucro financiada por sus miembros.

Fundada en 1989 para contrarrestar la fast food y la fast life, impedir la desaparición de las tradiciones gastronómicas locales y combatir la falta de interés general por la nutrición, por los orígenes, los sabores y las consecuencias de nuestras elecciones alimentarias.

Hoy, con más de 100.000 miembros en todo el mundo, fomenta una nueva lógica de producción alimentaria, desarrolla programas de educación alimentaria y actúa a favor de la biodiversidad. 


Entre sus muchas iniciativas (seguro que en tu ciudad puedes encontrarlos) me apetece destacar una, los restaurantes Kilómetro 0.

Se trata de establecimientos que apuestan por los productos de su zona y no por cualquiera, sino por aquellos producidos con respeto al medio ambiente y a la tradición; además asumen compromisos de gestión de residuos, de formación y de impulso a la cultura gastronómica de su zona.


Una forma gozosa y sensual de apoyar el entorno, la salud, la cultura y el disfrute de una vida a escala humana.

11 comentarios :

  1. Pilar:
    Yo adhiero a ese principio que dice: somos lo que comemos. Por ello, apoyo la comida sana y ecológica. No me gusta ser ganado, mucho menos, cobayo...
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Se dice "somos lo que comemos", la alimentación forma parte de nuestra cultura y como otras facetas de ella, la están globalizando y unificando. Solo pretenden que todos pensemos y comamos lo mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Había leído algo sobre esta asociación, pero ahora me lo miraré con más calma. Un tema muy interesante. Muchas gracias por compartirlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¿No es una pena debería ser siempre así? comida tranquila, reposada, en compañía si es posible y con productos de mercado, de cerca, y sanos...¿como es posible que comer productos completamente sanos sea un lujo?

    ay...

    Besos Pilar!

    ResponderEliminar
  5. La idea está bien. Así funciona la taberna de mi pueblo; pero si se empieza por poner los precios un 35% más caros.... poco futuro le auguro.

    ResponderEliminar
  6. Www.slowfoodaragon.com

    En Aragon hay pocos km0... Pero intentare probarlos, gracias por recordarme este movimiento.

    ResponderEliminar
  7. Me apunto la iniciativa porque es interesante y hasta necesaria.

    ResponderEliminar
  8. Aqui al lado (estoy en el Moncayo) tenemos un restaurante de esta característica, enfrente del Monasterio de Veruela (supongo que ya habrás adivinado cual es), por cierto, tenemos que ir a comer o cenar algún días. Es un cuenta que tenemos pendiente

    ResponderEliminar
  9. La mayoría de comida que se suele comer en mi casa (frutas, verduras y de carne, el conejo) son de crianza y cosecha propia. Y no veas cómo se nota el sabor y la calidad! Además todo sin pesticidas para cuidar a la vez del medio ambiente, y lo bueno que es comer de temporada!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Hace algún tiempo que conozco al grupo de slow food y su filosofía, pero desconocía la iniciativa de los restaurantes, que me parece genial.

    Sobre el origen de nuestros alimentos cotidianos, tenemos que hacer una profunda reflexión como consumidores.

    Hace un par de semanas, tuve que registrar toda una estantería de un supermercado para encontrar espárragos navarros en conserva. Lo conseguí, estaban sumergidos entre otras marcas procedentes de Perú y China, naturalmente mas baratos y de mediocre calidad.

    Prefiero pagar algo más por un producto de calidad y espaciar su consumo, a comprar un sucedáneo barato e insulso.

    Mas vale "poco y bueno", que mucho "pienso".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. A veces nos convencemos de que lo de los demás es mejor, o que la estética vale más que el sabor y así nos dejamos llevar por quienes tienen otros intereses que no son los de nuestros vecinos que hacen pan, tomates, patatas, corderos, ropa....

    Si solo valemos como consumidores deberíamos tomarnos el papel más en serio, pero con el ojo abierto que tampoco "se vale" pagar lo que no cuesta ;)

    Besos deliciosos, de aquí mismito.

    ResponderEliminar