, , , ,

LA DISTANCIA MÁS CORTA

L@s que ya tenemos una edad crecimos convencidos de que la distancia más corta entre dos puntos era una línea recta como defendía Euclides, y much@s no hemos sentido la necesidad de reciclarnos para afirmar con contundencia que la realidad es que se trata de una curva, porque curvo es el mundo, al menos desde que lo afirmó Einstein.


Y curva debe ser la línea que une los discursos de María Dolores de Cospedal y Beatriz Talegón sobre los movimientos sociales como el 15M. La secretaria general del PP en la línea argumental de su partido (sin cambios ni fisuras desde el principio) suele dirigirse a éste y otros colectivos como marginales, antisistema, populistas o simplemente no representativos, reservando toda posibilidad de representación legítima a los partidos políticos que acuden a las elecciones. 


Por su parte Beatriz Talegón, la joven socialista que nos sorprendió leyendo la cartilla a sus mayores en un congreso internacional y que según algunos medios coquetea con la idea de presentarse a las primarias del PSOE para las próximas elecciones, afirma que el movimiento 15M "intenta deslegitimar lo que es la fuerza política en sí misma y están debilitando mucho la democracia", tal es su preocupación que plantea una inquietante sospecha ¿se esconde la derecha tras el 15 M?




O quizás no sea una cuestión de geometría variable, sino aquello mucho más prosaico de que con las cosas de comer no se juega (Felipe dixit), o que los extremos se tocan. O simplemente tratar de entender la realidad ha acabado con mi capacidad de descubrir la tercera pata del gato.




Y como ya se ha explicado (sus palabras se sacaron de contexto) puedo relajar a sonrisa la cara de susto que se me había quedado al ser llamada miniBárcenas, que yo no sé esquiar.

6 comentarios :

  1. La recta es muy sibilina, también es recta la linea quebrada, que es la que siguen algunos políticos, politólogos, economistas, periodistas y tertulianos de medio pelo.

    Uno de los grandes problemas que tenemos en nuestro país es la falta de una sociedad civil que controle al poder, así nos va, cuando esta comienza a surgir y a organizarse, los políticos del poder, tanto de la derecha, como del centro izquierda-moderado muy moderada, creen que se lo van a quitar, no entienden que su labor es otra muy diferente, que es precisamente su inoperancia política la que hace que estos movimientos sociales deseen entrar a hacer política algo que los profesionales de ella no hacen.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Enfermizo recochineo de uno y de otros para desesperación nuestra. Está visto que sin la implicación popular no saldremos de esta.

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  3. Se equivocó. Se equivocó mucho. Es el problema de la notoriedad y de querer crecer rápido, aprovechando el momento. A mi la chica me gustó y sorprendió en su debut, pero le falta rodaje, experiencia y (a mi parecer) un poco de prudencia, porque inteligencia le sobra.
    Comparto la sonrisa, esa que nunca nos falte, que es gratis.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El 15-M con sus torpezas no es un movimiento tan cohesionado que se pueda definir tan tajantemente como lo hacen la una y la otra. El gran problema del movimiento es que está formado por subgrupos muy distintos entre ellos(yo quería ser parte de él y veía gente con la que no me identificaba nada, véase anti-sistemas radicales y otras especies urbanas). Esto hace que los políticos lo definan a su gusto y conveniencia. En fín, simpática mini-Bárcenas, me alegra que todo esté aclarado. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hay tesoro y yo sin pensar, por que cuanto más lo pienso, menos lo entiendo, me estaré quedado tonta?
    En fin un gustito visitar la casa de alguien que piensa de verdad y lo que es mejor, no se le escapa una.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Pilar:
    Quizás tenga vigencia este pobre escrito mío.
    http://pensamientosyopinionesdearturo.blogspot.com.ar/2012/02/biblioteca-tematica-resulta-por-lo.html
    Sobre esa base, cada político podría asimilarse a un libro de los citados allí (aunque los políticos se reescriben muy a menudo).
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar