, ,

TRANSPARENCIAS

Me encantan los armarios de puertas transparentes, como el de la imagen. Transmiten una imagen elegante, serena y limpia, envidiable, pero a la vez terrible, porque acaso ¿podría mantener ese impecable orden día tras día, sería siempre mi ropa la adecuada para ese marco, podría afrontar el juicio desnudo de quien entrase en mi habitación, o incluso el mío propio?


Si hasta Ikea sabe que en el salón, donde se muestra a los demás aquello de lo que nos sentimos orgullosos, es preciso poner puertas que todo lo tapan, ¿es razonable pensar que todo puede ser abierto, mostrable, enseñable, transparente?

Esta es en el fondo la cuestión que plantea el último Salvados (que os recomiendo como siempre), ¿debe el estado ser transparente, debemos los ciudadanos saberlo todo? Julian Assange afirma que ellos ya lo saben todo de nosotros (espero que el contenido del altillo de mi armario, en plena crisis inverno/primavera, se salve) por lo que deberíamos saberlo todo de ellos, así que ¿dónde esta el límite?

Quizás en el cajón de la ropa interior, pero y se tratase del de un representante públic@, que presumiese de consumir producto nacional y de un alto nivel de recato (después de ver el telediario de La 1, lo normal) y la realidad fuese un mucho más divertido batiburrillo multicolor con aportaciones de las grandes casas de lencería del mundo y lo pagasen aquellos a los que se supone que sirve, ¿deberíamos saberlo?

Parece sencillo, pero acaba siendo tan complicado como aquel cuento de ¿quien le pone el cascabel al gato? ¿quien deber ser el gran censor? 
 
Para el lunes os dejo estas dudas, eso sí con una gran sonrisa.

11 comentarios :

  1. Complicada la respuesta....sabiendo además todo lo que se sabe hoy día...pero creo que falta mucho por saber...pero queremos saberlo???...o nos horrorizaremos aún más??? a veces pienso que quiero saber....pero aguantara mi cuerpo la mala leche que me entra cuando me entero???...y ahí digo para que me he enterado de esto, si estaba mejor en la ignorancia....feliz lunes....besooooossss

    ResponderEliminar
  2. De ese programa me dejo un mal sabor de boca el previo donde aparece el Juez Bermúdez que entrevistado por Jordi Evole, muestra una prepotencia inusitada.

    De la teoría de Assange de transparencia total, tendría que reflexionar largo y tendido, parto de algo que mas o menos dijo y que si comparto, el Estado no es nadie, está formado por ciudadanos del pueblo por tanto estos no pueden esconder nada, salvo de una forma muy temporal.

    Escuchando lo que se dijo en el programa, la "ley de transparencia" que se está preparando tiene la misma filosofía que todo lo que se hizo en la transición, mucha letra y mucha mierda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo creía que era el único con dudas existenciales. Como diría el sabio: después del uno el dos.

    ResponderEliminar
  4. Vi el programa ayer, Pilar.
    Creo que la cuestión no es si DEBE ser el Estado transparente, sino si PUEDE serlo. Y yo creo que no...

    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí me parece que, si somos los ciudadanos quienes costeamos el Estado, deberíamos conocer cómo se organiza, a qué dedica el producto de nuestro esfuerzo. Más aún, diría que la transparencia es el principio de la democracia. Y, luego, dejar un mínimo imprescindible de asuntos que puedan ser de difusión restringida a los que tengan acceso nuestros representantes. Y si hacen mal uso de esa información que se responsabilicen incluso penalmente.
    Muy difícil no me parece. Pero si partimos de la base de que el jefe del Estado es irresponsable penal, mal empezamos.

    ResponderEliminar
  6. Yo no dudo. Se debe saber todo. Si alguien duda es porque al estado le ha interesado siempre mantener la "necesidad" del secreto de estado. Si supiéramos no ocurriría casi todo lo malo que nos ha ocurrido. El problema es que eso no lo decidimos nosotros. ¿Elegir un gran censor? La censura es un modo de represión se mire como se mire y venga de dónde venga.

    ResponderEliminar
  7. Respecto de la cosa pública, obviamente no hay duda de que todo debería ser transparente, controlado y fiscalizado hasta el último céntimo y detalle...si fuera así, otro gallo nos cantaría en este país...ahora bien, como dice CONTANDO LOS SESENTA, la duda no es si se debería hacer, la duda es.. ¿cómo?

    Eso sí, a mis armarios, ni te acerques, podrías abrir la puerta y quedar sepultada por la avalancha...jajaja nooo que es broma, pero sí que soy muy desastre, menos mal que me ayudan a disimularlo:))


    Un beso PILAR... me gusta la cola del gato de Alicia...y tu sonrisa:))


    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría verlo tan claro como S. o al menos como Contando los sesenta, pero...seguiré pensando en ello.

    Un beso a tod@s

    ResponderEliminar
  9. Comparto que hay información, ( la mínima que justifique las seguridad )que debe ser restringida. Y el resto, de público conocimiento al estilo de lo que hacen en Inglaterra : sueldos y fuentes de ingreso de políticos, financiación de los partidos, presupuestos de todos los ámbitos del estado, etc.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. El armario me encanta. Puertas transparentes incluidas. Pero hay un inconveniente: Cualquiera puede ver lo que me gasto en ropa y poner un grito en el cielo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SIn la menor duda la mejor respuesta posible. Gracias por la sonrisa pícara.

      Eliminar