, , , , ,

VERGÜENZA

De un partido de gobierno que defiende los sobresueldos a sus líderes, demasiado señorit@s para apañarse con el salario de un diputado, senador, alcalde, presidente o similar, tan representativ@s que cada mes gastan un dineral en agasajar ¿a quien? y por cierto dos meses, el doble. 


De un Congreso que aún pone en duda la idoneidad de repudiar la dictadura franquista y es capaz de gastarse un dinero que no tenemos en rehabilitar el monumento funerario del dictador. 

De una ministra de empleo que anuncia a bombo y platillo que los patronos alemanes están dispuestos a llevarse a 5.000 jóvenes cada año a trabajar para ellos, y yo que creía que los tiempos de la ofrendas de vírgenes al dragón habían quedado en los cuentos de hadas. De una oficina de empleo que ofrece trabajo a quien cobra una prestación antes de a quien no tiene un pan que llevarse a la boca, para ahorrar. 

De una prensa que dedica más tiempo a las patochadas de un impresentable como Mourinho que al número de proyectos de investigación que se abandonan cada día. De un país que asiste a este deleznable espectáculo de corrupción sin ser capaz de reaccionar. De mí misma, que contemplo en primera fila como la ley se pisotea, ignorando los derechos de los ciudadanos y no hago nada.

Nada ha cambiado desde aquella vergüenza ajena en el Escorial, ante aquella boda de república bananera estado que nos proporcionó las mejores fotos de los "listos" del país, nada salvo que ahora conocemos con detalla el quien es quien, y nos sorprendemos de que aún quede un euro en bolsillo honrado.

Y supongo que como tenemos que seguir viviendo, nos tragamos la vergüenza y la impotencia, nos aferramos a las pequeñas cosas, buscamos un motivo para sonreír y nos consolamos pensando que quizás en una de estas toquemos fondo y dejemos de escarbar.

Porque ¿realmente merecemos el país en el que estamos viviendo?   

La duda ofende (Ana Botella)

12 comentarios :

  1. no tengo icono con el mostrarte mi aplauso.

    Bravo! firmo todo lo que has expuesto...hasta de mí misma me doy verguenza por no hacer nada contra todo esto.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  2. La mayor parte de las cosas que nos ocurren es porque somos muy consentidores con quienes cometen permanentes desafueros. Los alimentamos cuidadosamente.

    ResponderEliminar
  3. Pilar:
    Si tuviera que resumir todo en un dicho, diría que no hay nada nuevo bajo el sol.
    Con la crisis, se desplomaron las imposturas y vemos, crudo, cruel, que solo hay amos y esclavos.
    Dream is over, dijo John Lennon.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y esta mañana escucho en la radio (todo esto antes de desayunar) que Aznar se ofrece como salvador. Éramos pocos...

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Joder!!, menuda entrada llena de pesimismo has presentado hoy, ya ni la sonrisa, la verdad es que cada día te enteras de cosas que son para llorar. ¡¡que país hemos hecho!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hace tiempo que estoy avergonzado y a algun@s ya no los atiendo, ni aún echándome a la bebida cual Anita.

    ResponderEliminar
  7. totalmente de acuerdo con tus palabras Pilar.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Tú pasas vergüenza porque la tienes. Ellos ya la perdieron hace tiempo y ni siquiera esconden sus atropellos. Yo más que vergüenza siento rabia y ciertos deseos de venganza que no me abandonan.

    ResponderEliminar
  9. Mi total aplauso a tu articulo de hoy. A veces tengo la sensación de ser un cascarrabias, porque estos asuntos me indignan ( por encima de todo el cinismo y la falta de honradez de nuestros políticos ), y la gente de mi entorno apenas pestañea ante tanto sinsentido.

    Ignoraba que alguien tuviese intenciones de restaurar un monumento a Franco. Es la gota que colma el vaso del cinismo.

    Y además, nos tildan de "terroristas" a los que salimos a las calles a protestar.

    Esto corrobora mi teoría de que el 23-F realmente triunfó, a pesar de las apariencias. Gobiernan los sucesores de aquellos tipos que masacraron a medio país, y lo secuestraron durante cuarenta años.

    No nos dejemos dominar por el pesimismo, y empecemos a movernos para solucionar esto, y evitar que se repita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Tu sensatez y buen juicio son un bálsamo para estos vergonzosos tiempos que corren. No sé si hay una epidemia de vendas en los ojos o una parálisis cerebral generalizada, por ello, se agradecen tus palabras.
    Aunque estamos protestando día sí, día no, en la calle... no hay resultados. La impotencia es enorme...

    Un abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  11. Bueno que se tiene que esperar de un Gobierno que no condena la dictadura de Franco. El otro día ya lo dejaron patente en el Congreso no condenado el 18 de julio del 36 como el día en que la culona Paca, dio un golpe de Estado.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  12. Gracias a todos por atemperar mi rabia. Seguramente hay miles de motivos para estar orgullos@, pero ayer no era capaz de ver ninguno.

    Un beso

    ResponderEliminar