, , ,

YAK-42





Lo demandó el honor y obedecieron, lo requirió el deber y lo acataron. 
Con su sangre la empresa rubricaron, con su esfuerzo la patria engrandecieron. 
Fueron grandes y fuertes porque fueron fieles a los ideales que abrazaron. 
Por eso como valientes lucharon y como héroes murieron. 
Por la patria morir fue su destino, querer a España su pasión eterna. 
Servir en los Ejércitos, su vocación y sino. 
No pudieron servir con más grandeza. 
No quisieron andar otro camino, no supieron vivir de otra manera.

Por cada uno de ellos, por los que dejaron detrás, por los que visten con orgullo el uniforme, por lo que aspiran a vestirlo y por tod@s l@s que sabemos que están ahí, haciendo su guardia, ni olvido, ni perdón, JUSTICIA

5 comentarios :

  1. Justicia, pero me temo que no. Hay demasiados responsables. Y Trillo, de embajador en Londres. Con un poco de suerte, los británicos no nos declararan la guerra.

    Un abrazo sincero para todos los que perdieron a alguien amado en aquél remoto monte de Turquía.

    Y un beso para ti.

    ResponderEliminar
  2. El olvido sería una injusticia, el perdón, una irresponsabilidad. De la justicia se espera que mande a la cárcel a los que no cumplieron con su deber de proteger la vida de quienes estaban jugándosela en el nombre de España.

    ResponderEliminar
  3. Seguirán pidiendo justicia, porque una cosa es estar dispuesto a dar la vida y otra que te la roben unos chorizos.

    Ojalá la encuentren

    ResponderEliminar
  4. Ideales...yo los defendería pero llega un punto que dices, ¿vale la pena?

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que lo sucedido con el yak-42, no tiene nombre. Es increíble que ocurran estas cosas y que no se hayan depurado todas las responsabilidades. es lo mínimo que merecen los que fallecieron y sus familias.
    Estos días leía en la prensa las anotaciones de Bono en su diario a raíz de este asunto y la verdad es que la indignación me recorría el alma.

    Un saludo.

    ResponderEliminar