, , , , ,

ONCE MÁS

Once compañer@s de trabajo han dejado de serlo. La guadaña de los recortes se ha llevado por delante sus contratos. No tembló su gesto ante el esfuerzo, la dedicación, las ganas, el compromiso o el buen hacer. No vaciló ante sus vidas, sus ilusiones, sus hipotecas o sus sueños. A penas dudó antes de ejecutar la orden valorando el trabajo por hacer, la trascendencia del proceso o las personas afectadas, cualquier duda perdió su voz ante el omnipresente soniquete del "hacer más con menos".

Menos de una docena que se suman al espacio entre la nada y el olvido donde la angustia se mide ya por millones, nada en su aspecto o su destino los hace diferentes de los más de seis millones con los que convivimos cada día, pero me niego a dejar que se conviertan en números, en deuda, en gasto...

Aferro quienes son, antes de que se conviertan en quienes eran; David calza botas camperas todo el año, sin ser él nada parecido a un cowboy; Paulina lidia con propios y extraños manteniendo una sonrisa sencilla mucho más eficaz que todos malos modos de un lunes reconcentrado; Roberto viene venía a trabajar con patines, sin casco que protegiese sus ideas; Olga tiene el cutis más transparente que he visto nunca como si haber vivido en Francia te hiciese un poco parisién; Mar tiene un don para encontrar una aguja en un pajar y un bebé precioso...

No son números, sino personas, tu vecina, tu hijo, tu sobrina, tu cuñado, tu madre, tu amigo, nosotros mismos con apenas una pizca menos de suerte.

Entiendo que no llegue la primavera. 



No sé si un libro es una sonrisa, en todo caso un espacio para perderse y olvidar, hoy reseño uno aquí.

13 comentarios :

  1. El otro día rellené un cuestionario del INE relativo a I+D que recogía datos de 2010 a 2012... casi lloro, y eso que sólo eran números.

    ResponderEliminar
  2. un mundo lleno de fantasmas, q´miedo!
    sigamos vivos hasta que llegue otra primavera

    ResponderEliminar
  3. Es el dolor de quien conoce al que se queda parado en tanto que para la administración es un número.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ellos salieron pero alguien los recuerda. Nosotros aún no hemos salido pero el clima que han creado es tan insostenible que ya hay quien ha falta de enemigo lo encuentra en la mesa de al lado.

    ResponderEliminar
  5. Once mil veces once se han repetido y se repiten nombres y situaciones como las que relatas y seguimos en minoría respecto a cuatro gatos que dictan las instrucciones de manejo. Misterios insondables.

    ResponderEliminar
  6. Bonito homenaje...la verdad es que es triste perder un trabajo y ver como lo pierden los compañeros...a ver cuando al Señor Presidente del Gobierno y sus secuaces les hacen un ERE, porque su empresa no va nada bien..

    ResponderEliminar
  7. Acabarán volviendo a trabajar y ganarse la vida. Lo siento pero aquí alguien tiene que coger las riendas de las sonrisas. Ya sabes que yo tampoco estoy en mi mejor momento pero paradójicamente estoy a un buen nivel anímico. Hasta el último momento de la crisis seguirán despidiendo gente. Y cuando pase también habrá despidos. Y tras el susto, una nueva vida. No necesariamente peor. Voy a leerte en el buscalibros.

    ResponderEliminar
  8. Tan dolorosas como impresionantes tus palabras Pilar.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Cortan las cabezas con la indiferencia de un contable nazi.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Muchos años atrás, mi país vivió entre la incertidumbre y el miedo a perder el trabajo. Cada día, dependemos más y más de las tarjetas de crédito que nos vuelven ovejitas mansas frente al sistema imperante. Quedarse sin trabajo es la sentencia que te lleva directo a la depresión y, al ahogo de no saber como enfrentar el día a día.
    Ellos no son números, son esperanzas lanzadas en el aire.
    Besitos Pilar.

    ResponderEliminar
  11. Vaya mierda, Pilar. Vaya mierda...

    ResponderEliminar
  12. "La guadaña de los recortes"
    No has podido expresarlo mejor, Pilar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Gracias a tod@s por estar ahí, tambien cuando me cuesta levantar cabeza, y sobre todo a S. por empujarme a la sonrisa.

    ResponderEliminar