, , ,

AÑORANDO A LE CARRÉ

Y es que Snowden no es Smiley, ni podemos dividir ya el mundo entre buenos y malos. Ahora cuando un espía se cansa de espiar a propios y extraños, de cotillear con mejor o peor fortuna a socios y contrarios, cuando de repente se da cuenta de la doble (o triple, o cuádruple) moral con la que se comporta el gobierno al que sirve, no tiene telón de acero que cruzar (o quizás sí, al fin y al cabo parece que el no pasajero a Cuba, sigue en Rusia).


Ahora el mundo parece dividirse tan solo entre los que espían y los espiados, aunque tampoco esta barrera es muy sólida, por ejemplo los ingleses han sido espiados por Obama, mientras ellos espiaban a todos, en fin que cuando el espía opta por contar lo que sabe, por tirar de la manta, más que nada parece que se queda solo y con frío. Lo dicho, el Berlín de la guerra fría me parecía mucho más estimulante que la triste Oceanía de Orwell.

Por cierto, cuando os abandonéis en los brazos de Morfeo para disfrutar de una siesta, no olvidéis sonreír, Alemania cree que ya no lo hacemos.


7 comentarios :

  1. Si pudiera a este espía Snowden, le ofrecería mi casa como refugio, ha sacado a relucir la hipocresía de los gobiernos al decir el mismo Obama que "todos lo hacen?, tiene cojones la cosa.

    En cuanto a lo de la siesta, estos alemanes, mandarán en Alemania en Europa y en los bancos, en mi siesta mando yo,¡¡faltaría más!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A los gobiernos les están creciendo los enanos con tanto héroe suelto. Incluso a veces gente como Snowden que tenía una vida envidiable y a la que mucha gente no hubiese renunciado sabiendo que después de eso sólo quedaba convertirse en el fugitivo. Sobre la siesta, yo nunca he hecho, pero me consta que en mi entorno la hace hasta el apuntador. Estos alemanes están locos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno...ya sabes lo que se dice, que el mejor secreto es el que no se cuenta a nadie.
    Los políticos a veces se pasan de listos...se duermen e sus laureles, mientras que el ciudadano de a pie echa su siesta tan ricamente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Es que pensábamos que en las alfombras de Obama no se escondía nada?
    El poder necesita enemigos, necesita secretos, necesita espías, necesita poder.

    Saludos (en clave).

    ResponderEliminar
  5. Ya, hasta el espionaje parece una cosa de Mortadelo y Filemón. A este paso resultará que la siesta es lo único verdaderamente serio en Ejpaña. Yo soy fiel devota, lo confieso sin ningún rubor.

    ResponderEliminar
  6. USA
    United Stasi of America.

    Cuando vi la peli "Los otros" yo pensaba que vivía en en lado de las libertades, jajajjaja, no he podido ser más iluso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Todos espiando a todos y este pobre viviendo debajo de una piedra, qué diferente la realidad del cine ¿no?

    ResponderEliminar