, ,

DE CUMPLEAÑOS Y VIOLENTOS

Jose Ignacio Wert, un hombre peculiar, encantado de ser el foco de atención, (la novia en la boda y el muerto en el entierro), convencido de ser "gracioso", para empezar el curso con buen pie ha compararlo con una fiesta de cumpleaños el movimiento social contra su pack de recortes y doctrina, afirmando que para protestas, las de México, caracterizadas por un alto nivel de violencia.

Es triste que el Ministro piense que solo hay un modo de luchar por lo importante y que éste implica golpes, palos, agresiones y destrozos de lo público (lo de todos, señor Wert), y más triste pensar que lo que a algun@s nos enorgullece; ver a la marea verde en la calle uniendo profesores, padres y alumnos de todas las edades, o a nuestros universitarios protestando con encierros, manifestaciones, mediante las redes sociales o negociando con los rectores, a él, a Wert, le resulta tan jovial como una fiesta de cumpleaños ¿será por los globos?

No quiero pensar que el señor Wert valora positivamente las violentas actitudes de quienes defienden la unidad de la patria avasallando, golpeando y asustando a personas pacíficas, como hicieron antes de ayer unos bestias. Y no lo quiero pensar porque no sería triste sino peligroso.

Señor Wert, pemita que le explique: la importancia de lo que se defiende, la justicia de lo que se reclama o la firmeza de quien lo hace, no se mide por el nivel de violencia que es capaz de desplegar.

9 comentarios :

  1. No soy muy partidario de dar palos, aunque te daría una lista de unos cuantos que merecen uno, eso sí, más en la línea de El Tío la Vara.

    ResponderEliminar
  2. Los medios incondicionales de Wert no ven con malos ojos lo ocurrido con ese facherio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Al señor Wert se le da un ardite lo que pienses tú y lo que pensemos el resto de españoles. El señor Wert, coyuntural ministro de un gobierno que carece de motivos de orgullo, es un provocador profesional. Y ahora está en su salsa. Mal rayo le parta. Con perdón.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego ya nadie pregunta en los exámenes de oposiciones quién es el ministro de educación porque sería una pregunta muy sencilla. Ese hombre parece vivir enamorado de su cara en los periódicos. Su San Martín llega en un par de años.

    ResponderEliminar
  5. A mí personalmente este señor me cabrea en grado sumo y lo metería sin contemplaciones en mi clase del año pasado (25 peques de 3 años de los que sólo hay 7 españoles y una de las españolas es una niña con problemas) a ver qué hacía y a ver si las condiciones que se han impuesto son normales

    ResponderEliminar
  6. Creo que al tal ministro deberian pagarle con la misma moneda con el que el compra.


    Besos

    ResponderEliminar
  7. Siempre he admirado la capacidad que tiene el Sr. Rajoy para disimular su mediocridad, que no es otra que rodearse de auténticos botarates como es el caso del Sr. Wert.

    Quizás es que tiene miedo de rodearse de gente eficaz y discreta, no vaya a ser que le hagan sombra y le pongan en evidencia.

    Entre los ciegos, el tuerto es el rey.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo en parte, porque un hecho está ahí, las manifestaciones no están teniendo el efecto deseado y quizás haya que cambiar los globos por antorchas como en la edad media.

    ResponderEliminar
  9. Si abrimos la puerta a la violencia, deberemos asumir las consecuencias.
    Otra cosa es que no nos quede más remedio...

    Besos

    ResponderEliminar