, , ,

DIFERENCIAS IRRECONCILIABLES

Cuando una pareja se separa,  un@ deja y otr@ es dejad@, y no siempre se corresponden con quienes querían o eran querid@s. Es doloroso admitir que a quien quisimos, a quien puede que aún queramos no desee seguir a nuestro lado, y se comprenden los discursos del porqué, cambiaré, nadie te querrá como yo, ¿y quién es él?, e incluso sus variables más amargas como no serás nadie sin mí, te equivocas, te estás engañando..., las promesas incumplibles, las disculpas a destiempo, las lágrimas y la tristeza.


Puede que una parte no entienda los motivos, mientras la otra siente que le sobran por todas partes, no importa, motivos puede haber muchos pero se resumen en uno cuando no se quiere, no se quiere, y mientras antes se asuma, más fácil será alcanzar un acuerdo, para repartir bienes, deudas y amigos.

Nuestro derecho Civil (a pesar de Gallardón) ya no requiere una causa o un culpable para reconocer la realidad de un matrimonio roto, evitando incluso la vaga frase anglosajona de las "diferencias irreconciliables".

Del mismo modo no debería ser preciso alegar motivos para defender el deseo de independencia, y quizás por ello, me molesta tanto la manipulación interesada de la historia, el discurso parcial de la realidad o los presuntos estudios económicos que demuestran el expolio financiero al que están siendo sometidos; no hace falta. 

Salvo que esos argumentos sean precisos para convencer a tus propios ciudadanos, justificando una realidad difícil en clave de perjuicio, de agravio histórico, de superioridad, de unidad de destino en lo universal, de...

16 comentarios :

  1. Acertada, muy acertada has estado. (lo que no me sorprende, pero me gusta)

    ResponderEliminar
  2. Te doy toda la razón en cuanto al asunto de la manipulación histórica.

    Si mas de uno leyese la arenga que Rafael de Casanova lanzó a las tropas que defendían Barcelona en septiembre de 1.714, se frotaría los ojos de incredulidad. Casanova llamaba a.... ¡¡ defender España !!.

    Pero dejando aparte excusas históricas manipuladas, el problema de fondo es una falta total de sintonia con el concepto de país que se tiene en el resto de España.

    Si a eso añadimos el malestar provocado por los problemas económicos, el escaso respeto por la lengua ( LAPAO y LAPAPIP ), la cultura ( hay que "españolizar" a los alumnos catalanes. Wert dixit ), y el carácter catalán por parte de algunos políticos, tenemos el cóctel servido.

    A una mayoría de catalanes nos gustaría sentirnos cómodos dentro de España. Eso seria posible con respeto mutuo, con aceptar que la lengua y la cultura de Cataluña son tan propias de España como las de Castilla.

    Que se nos dejase de ver como a bichos raros, como una pandilla de rebeldes a los que hay que meter en cintura.

    Que cada véz que haya que mejorar una carretera, una linea de ferrocarril, o sencillamente el acceso a un puerto, no tengamos que andar mendigando los fondos en el ministerio de turno, para poder acabar la obra tarde y mál

    No me gustaría tener que escoger entre papá y mamá, pero si me veo obligado a hacerlo, lo haré.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viviendo en Aragón y siendo andaluza me resulta facil ver las cosas con distancia, algunos de tus planeamientos me parecen discutibles, números y verdades en mano, pero el caso es que eso no importa, si se vota y los catalanes decidís por amplia mayoría la secesión, pues ya está. Un beso y una flor.
      No necesito justificar que me gusta Francia, tampoco que me gusta Cataluña.

      Eliminar
    2. Pilar, yo soy hijo de andaluces, y nunca me he sentido avergonzado de mi mestizaje. Mas bien orgulloso de serlo, porque siempre he podido tener lo mejor de las dos culturas.

      He podido leer a Machado y a Espriu en sus lenguas respectivas. Mi alma ha vibrado escuchando el mejór flamenco y la mejor "cançó". Y como en todos los conflictos, yo tampoco he podido elegir.

      Se habla mucho de los separatistas catalanes, pero se habla muy poco de los "separadores", que son aquellos que no quieren renunciar a Cataluña, pero a los que los catalanes les estorbamos por el mero hecho de ser lo que somos.

      Una rosa, y un beso, con todo mi cariño.

      Eliminar
  3. Muy atinado el símil pero, al contrario que en materia matrimonial, en política la medida del amor lo dan las urnas, no las manifestaciones, por amorosas que sean.
    De momento, tenemos diferencias irreconciliables entre cónyuges, falta por ver si, llegados al juzgado, puedan acompañarse de papeles que avalen su postura.
    Por lo demás, y aunque me identifico más con el carácter catalán que con el castellano, entendido éste de manera genérica, si me dieran a escoger entre unos y otros, regalaría ambos. Mienten con la misma soltura en castellano que en catalán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que picajosa... el simil empieza cuando los catalanes han votado mayoritariamente que quieren ser independientes...

      Yo no me identifico con nadie, rara que es una, pero me apunto a regalarlos.

      Besos

      Eliminar
  4. La necesidad de independencia...
    Muy acertada la definición. A veces no hace falta ni que el amor se acabe, ni que haya peleas, a veces la diferencia está en la necesidad particular de una de las partes a vivir otra adolescencia.
    Tan complicado de entender y explicar que no sabría justificarse ni el propio interesado.
    Complicadas las relaciones y mucho más las rupturas.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  5. Aquí parece que todo el mundo habla de independencia y se dan motivos al respecto pero al final el discurso subterráneo es económico. De ahí las trabas de los unos y los problemas de los otros. En política casi siempre se debate en clave. A mí ya me está dando un poco igual. Vivo con independencia del planeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cabe duda de que se trata de dinero, de tener más, pero incluso en ese caso, si no quieres estar....

      Menos mal que te queda un cable que te acerca a nosotr@s

      Eliminar
  6. Uy Pilar, que bonito cambio de look.
    Este tema me da mucha pena, como tantos otros de actualidad en este país. Me da pena y ahora curiosidad, a ver qué pasa, qué dicen , qué hacen y quién decide...

    ResponderEliminar
  7. Mi reflexión es muy sencilla: si realmente la quieren, que se instrumente y se les dé, con todas las consecuencias (sin que suene a amenaza) para todos.

    ResponderEliminar
  8. Acertada tu reflexión. En cuanto a las parejas y en cuanto a las manipulaciones históricas.

    "Deseos de independencia", por supuesto que sí! conozco a muchas mujeres que siempre fueron las dueñas absolutas de sus casas y sus vidas, mientras sus parejas realizaban largas jornadas de trabajo.

    Al jubilarse ellos (en el mejor de los casos), o al quedarse en casa paraditos (como es ya muy habitual), el encontrarse por el pasillo con el "bicho" que incordia con un ¿a dónde vas ahora? ¿cuándo vuelves? ¿es que no vas a parar nunca? ¿por qué dejas el aspirador por aquí? ¿cuándo vamos a cambiar los muebles? ¿Por qué te vistes así? ¿cómo es que te has maquillado?...

    Si. Sé de muchas mujeres que rondando los 60 y algunos más...deciden marchar en busca de su independencia total.

    Mantengo una tesis sobre ello...pero es larga de explicar.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  9. Creo que tu reflexión es de un sentido común que apabulla. No entiendo como hay quien no quiere entender. Perderse en vericuetos y argumentos y contrargumentos creo que es un camino inútil aunque puede que interesado y eso es jugar sucio. Si es así, todos pagaremos por ello. No tengo más bandera que la de ser persona y me siento más cerca de algunos australianos que de algunos españoles. De tí, por ejemplo, me siento muy cera. Un beso

    ResponderEliminar