, ,

JO TINC UN SOMNI

Me gustan los debates, pero no los estériles. Hoy día 11 de septiembre l@s catalanes están llamados a superar en número y trascendencia a los convocados por Martín Luther King en aquella mañana de Washington que ha pasado a la historia de la mano del “I have a dream”, realizando una cadena humana a favor de la libertad (Mas, dixit); no sé si acudirán much@s o poc@s pero estoy preparada para la guerra de cifras y las interpretaciones de las mismas.


No lo entiendo, si una parte de la sociedad catalana se manifiesta a favor de la independencia, ¿por qué negarnos a saber cuantos son?

No me vale la excusa de que la Constitución no permita este tipo de referéndum, ya la cambiaron a gusto alemán en un periquete, mayor razón me parece esta (y de camino cambiamos más cosas, que falta hace)

El debate debería estar en los detalles; determinar con claridad quienes podrían votar, el texto de la consulta, el porcentaje de participación y de voto favorable a la independencia que desencadenaría el proceso de secesión, entre otros extremos como quién paga la fiesta.

La determinación del censo es buena parte del  conflicto en Sahara y aquí no sería sencillo ni pacífico determinar quien puede votar: los residentes, los catalanes en el exterior, los españoles en el interior, los catalano parlantes, los mayores de 14...

El texto de la pregunta tampoco es asunto sencillo, pero hay modelos en el derecho comparado, algunos requieren la elaboración de documentos previos que recogen todos los detalles como el del Georgia en 1991 “¿Apoya la restauración de la independencia de Georgia de acuerdo con el Acta de Declaración de la Independencia de Georgia de 26 de mayo de 1918?” o Ucrania  "¿Apoya el Acta de Declaración de Independencia de Ucrania?" y otros, más sencillos, que dejan para el futuro los detalles, como el de Montenegro “¿Desea usted que Montenegro sea un estado independiente con completa legitimidad legal e internacional?” o el de Sudán del Sur, en la imagen, que no se presta a intrepretaciones torticeras (al estilo referendum de la OTAN).

Resuelto lo anterior habría que determinar el porcentaje mínimo de participación que valide el resultado (el actual Estatuto se aprobó con un 49,42% de participación, que parece algo escaso) y el de apoyo a la independencia que dispararía el proceso de secesión, en algunos casos de derecho internacional se plantea un 75%.

Con todo el trabajo hecho (que no es poco), se convoca la consulta, se cruzan los dedos, y:
  • que se quieren ir,  a la mesa a negociar, como en un divorcio de mutuo acuerdo, esto es tuyo, esto es mío y si hay problemas que decida un juez (puede determinarse antes la instancia internacional que actuará de árbitro)
  • que se quieren quedar, estupendo, tema zanjado. (y en unos años no se vuelve a mencionar, como en Quebec)

Ciencia ficción diréis algun@s y seguramente tenéis razón, pero, porqué no enfrentar la realidad, si mayoritariamente se quieren ir ¿es mejor retenerlos cediendo a la eterna presión del dame más?

15 comentarios :

  1. Como catalán, comparto tu punto de vista comparando la situación con la de Quebéc.

    Allí, el ultimo referendo en 1.995 quedó en un 49,42% a favor de la independencia, y un 50,58% en contra.

    Y al dia siguiente, todo el mundo fué a trabajar otra véz como un dia cualquiera, sin ruido ni alharacas, y asumiendo el resultado.

    Por desgracia, aquí tenemos profesionales de la indefinición, que se pasan la vida "mareando la perdíz". Y viven muy bién a costa de todo eso.
    Ni siquiera proponen una pregunta clara.

    La paradoja en este caso, es que los que proponen el referendum saben perfectamente que lo perderian, y los que no quieren ni oir hablar de él, lo ganarian

    ¿ Las cifras de mañana ?. Un millon y medio segun la organización, cien mil segun la Guardia Urbana y cuatro mil segun el gobierno centrál( es que eran pocos, pero se meneaban mucho ).

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra estar de acuerdo, la indefinición es un caldo de cultivo, pero de bacterias y bichos feos.

      un beso

      Eliminar
  2. Los delirios han traído grandes logros a la humanidad y muchos más fracasos, pero las causas son otra cosa... seguimos delirando.

    (¿Dónde está la fuente de información veraz?)

    ResponderEliminar
  3. Todo se resuelve negociando, pero dos no negocian si uno no quiere y creo que eso es lo que está ocurriendo.

    Lo que también tenemos que tener claro es la historia, ¿realmente es como nos la cuentan?, ¿es por esas causas históricas por las que desean la independencia?, uno ya conoce como se inventa o se modifica la historia al servicio del que sea.

    No se tiene que tener miedo a conocer lo que piensa la gente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La actual situación no es buena para nadie, abramos las ventanas preguntemos y asumamos las decisiones del otro, aunque nos den pena, si ese el caso.

      Un abrazo

      (Eres la causa de la entrada de mañana, lo sepas)

      Eliminar
  4. pues creo que tienes toda la razón del mundo... pero al parecer, lo más fácil y sencillo, a los que mandan nos les suele venir...
    y así estamos entretenidos... porque entre la diada y la relaxing cup of café con leche, no hablamos de las barbaridades que dijo de guindos... ni de nada mas...
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, este es el circo, ¿para cuando el pan?

      Un beso

      Eliminar
  5. Con permiso. También podría preguntarse: Quiere usted ser explotado/expoliado: a) en castellano; b) en catalán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pero entonces me pido poder votar. ¿vale?

      Un beso enorme

      Eliminar
  6. Pues lo puedes decir más alto pero no mas claro. Cien por cien de acuerdo con tu texto que debería convertirse en viral. En cualquier caso las crisis conllevan una buena dosis de nacionalismo así que este es un debate que interesa más a los políticos que a los gobernados. Una trampa en la que ha caído una buena parte de la cansada sociedad catalana y la no menos agotada sociedad española. Suele pasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mientras seguimos en la trampa, nos levantan lo poco que nos queda, que los euros no conocen más idioma que la aritmética.

      Un beso

      Eliminar
  7. Por aca continuamos peleando por un poco de autonomia, pero el gobierno central no quiere soltar nada. Soy un autonomista 100% y si un pueblo quiere independizarse se le debe dar toda la libertad para hacerlo.
    Creo que deberan votar solo los catalanes.

    El momento que abndone mi casa, asumi mi responsabilidad y opte por la autonomia. Una gran mayoria de personas se han separado de sus familias para formar la suya, eso tambien es autonomia o independencia.

    La gente del altiplano nos llama separatistas, por buscar nuestra autonomia.
    "Cuesta ser libre" Hasta hay que pelear para divorciarse.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo dicho, si alguien se quiere ir, se determinan las condiciones y buen viaje.

      Un beso

      Eliminar
  8. Antes de nada Pili, aquí no se independiza nadie sin dejar todo bien arreglado. No se puede dejar que unas goteras mojen las cabezas de nuestros diputados. Que se tenga que suspender un debate por un chorro de agua filtrada por una grieta, es de risa. Aquí veras las pruebas. http://goo.gl/fMlFFf
    O sea, que se separen después de poner su parte de la cuenta del albañil.
    Y...ahora en serio. Creo que todo pueblo puede y debe ser soberano si así lo quiere la mayoría de sus ciudadanos. Considero que desde Madrid, los políticos ahora en el poder (ejemplo de honradez y buena conducta) no deberían poner trabas a un referéndum del pueblo catalán. Jesús, que serio me he puesto!

    Un beso Pili

    ResponderEliminar