, , , , ,

VENECIA CONTIGO

He vuelto a Venecia, a disfrutar de sus "palazzos" sobre el agua,



sentirme pequeña bajo la dorada cúpula de San Marcos, 



 
buscar el reflejo invertido en la más hermosa plaza porticada de la vieja Europa, 


reconocer desde lo alto sus iglesias y campanilles, 




subir puentes y cruzar campos respirando aún ahora la magnificencia de un pasado incomprensible.


Pero también hemos paseado por sus calles sencillas, 



cruzado sus puentes grandiosos o sencillos pasos sobre el agua,


disfrutado de sus coloridos mercados,  


y del eco de nuestros pasos en la noche apenas alumbrada por la luna. 

Hemos sonreído ante la mirada asombrada del nuevo visitante, incapaz de asimilar cómo de la laguna puede surgir tanta belleza, embrujado por su armas de mujer sabia y hermosa, oculta tras máscaras, encajes y doradas teselas.

Disfrutado contemplando los pozos que aseguraron el agua en una ciudad que parece navegar siempre, elegantes,



sencillos, conservados o casi abandonados, 



pero erguidos como garantes de la vida de cada campo o parroquia.

Cruzado sus aguas cambiantes, verdes, oscuras, transparentes, azules, misteriosas,




para volver a sorprendernos con el complice guiño de color de Burano, 



sonriendo desde lo alto de su campanille inclinado. 

Hemos vuelto juntos al pasado milenario escrutando el siniestro e impresionante Juicio Final de Torcello, 


acompañados de las risas domingueras de Venecianos disfrutando el último suspiro de un verano que ya es otoño.

Y juntos, hemos ido esquivando el flujo incesante de turistas que bajan de sus barcos a conquistar el león rendido, casi convertido en escenario. 


Paseando de la mano más allá de Rialto, disfrutando de la comida italiana lejos de la pasta o la pizza, brindando por este regreso que siempre deja ganas de más.

Pero no todo ha sido volver y recordar. 

En La Fenice, nuevas sensaciones de recargada belleza, pasión y muerte, tiempo robado al pasado de la mano de la partitura única de uno de los más grandes. 

Hemos estado donde comenzó todo, al pie del campanille de San Pedro de Castello, recubierto de rica piedra de Istria y rodeado de casas bajas y patios porticados.




Y hemos seguido las escondidas pistas que cruzan la ciudad, descubriendo el arte más vanguardista que convive y completa espacios diseñados para un tiempo cansado.

video
 

No puedo imaginar Venecia sin tí, es parte de lo que me regalas cada día, esta vez con la excusa de nuestras bodas de hierro, aunque yo prefiero seguir brindando porque sean de miel.

20 comentarios :

  1. Juntos, de la mano , hemos....
    Precioso lo que transmites, ya no solo por el lugar sino por las sensaciones juntos..
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Venecia es hermosa, incluso cuando el agua te llega a las rodillas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ya me gustaría, ya, ver Venecia desde esa perspectiva.

    ResponderEliminar
  4. Mejor de miel, vamos a dejar de lado el hierro que se oxida.
    Felicidades.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas felicidades por estas bodas de hierro ¿cuántos años son?

    Por muchos años, y que hagáis las de oro, y diamante, todas. Y en Venecia ¡qué envidia más verde!

    Muac!

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito lo de las bodas de hierro que se prefieren de miel. Y todas las fotografías, especialmente esa en la que nos dedicas una sonrisa de complicidad. Sólo un viaje como ese justifica tanto tiempo sin abalorios. Pero ahora, bienvenida a tu propia casa. Te esperábamos.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por el aniversario y también por el viaje a Venecia...besssooosss

    ResponderEliminar
  8. No te ha quedado casi ni un solo rincón de Venecia por descubrir. Jooo...menuda envidia :-) un detalle de Turismo de Venecia no vendría nada mal por este estupendo post.
    Estupendas las fotografías y cómo no felicidades, y que podáis disfrutar de muchas más escusas como esta

    Un fuerte abrazo Pilar!!

    ResponderEliminar
  9. Vaya ración de envidia cochina que acabo de digerir.
    Y digo yo, en un cruce de cables, ¿Por qué Córdoba y no Venecia? A ver esas cabezas pensantes si le dan una vuelta. Que en Venecia también se come muy bien.

    ResponderEliminar
  10. Una vez más felicidades. Y nos alegra enormemente, que haya sido tan especial.
    Que sigáis así toda la vida. Os queremos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Que manera tan romántica de celebrar esas bodas de hierro, me gusta como las llamas porque eso significa que vuestra relación es tan fuerte como ese metal. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  12. Pufff mira que he visitado lugares de Italia y has venido a mostrarme unoq ue me falta y que quiero visitar. Me alegra que lo hayas disfrutado
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No te puedo tener más envidia, eso sí, desde el cariño.

    Guárdatelo todo muy adentro.
    :)

    ResponderEliminar
  14. Felicidades por ese cumpleaños de pareja enamorada, que no se apague nunca la llama.
    Has relatado tan bien vuestro paso por Venecia que, aparte de la envidia que me has dado, parecía que iba en góndola. Oh! Venezia, città dell'amore.

    Pili Baci e benvenuto

    ResponderEliminar
  15. Felicidades por el aniversario, excelentes fotografias!

    ResponderEliminar
  16. El amor de mi vida me besó por primera vez en Florencia. En Venecia me cogió en brazos e intentó tirarme al canal, juegos adolescentes. En Roma la noche fue eterna.
    Y la vida desde entonces no ha vuelto a ser la misma.
    Felicidades, por muchos años más!
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Preciosa entrada llena de sentimientos...de hierro, plata, platino, oro...¿¿qué más dá si la miel lo endulza todo y Venecia cae rendida a vuestros píes??

    Si, Yo tampoco puedo imaginar Venecia y también Praga, sin ir de la mano de él.
    Que no me hablen de París o Londres, sin menospreciar a Roma, Florencia, Pisa o Milán. Sin olvidar la felicidad que nos dejó tantos paisajes de nuestra querida España...Si hay sitios a los que deseo volver siempre con él, uno es Praga y el otro, sin duda: Venecia.

    Besos y feliz nuevo año de amor.

    ResponderEliminar
  18. Qué envidia me das!!!!!!!! Precioso viaje, sin duda. Yo le tengo muchas ganas a Venecia, es uno de esos destinos que quiero visitar desde niña :)

    ResponderEliminar
  19. Me encanta tu entrada, ahora me das envidia, jejjejej quiero ir yo también, la próxima me llevas.

    ResponderEliminar
  20. Gracias a tod@s por vuestros comentarios, ha sido un viaje precioso, Venecia siempre es un lugar mágico en el que perderse y con motivos como el de esta ocasión, más todavía.

    Aclaro que las Bodas de Hierro, son según los americanos o ingleses que no se quien se ha inventado esto de un material para cada año, son las que se celebran a los seis años.

    Como hemos hecho cerca de 1.000 fotos, os aviso que alguna más se paseará por aquí.

    Besos

    ResponderEliminar