, , , , , ,

EN BUSCA DEL OTOÑO

Salí a buscar el otoño tratando de equilibrar la nostalgia triste de mi espíritu con el paisaje, pretendiendo encauzar lo hermoso dejando a un lado lo que supone de derrota anticipada. 


El invierno de acerca, no solo porque lo afirme la casa Stark, sino porque la vida sigue su curso más allá de las fuerzas de las que hayamos hecho acopio.


He paseado entre hayas, disfrutado del baile de hojas que un soplo de viento arranca para cubrir el suelo y silenciar los pasos.

Descubierto setas a los pies de los grandes árboles surgiendo a despecho del frío que ya se acerca, perdido la vista en corrientes de agua tan limpia y helada como las lágrimas. 


Disfrutado el crisol de colores de una ladera, donde el verde perenne presta el fondo a los amarillos, tejas y rojos de quienes se desnudan con la esperanza de una nueva primavera.

He subido y bajado cuestas, recorrido kilómetros de curvas de carreteras secundarias, he ido lejos para descubrir de nuevo, que mi refugio siempre está entre tus brazos. 

10 comentarios :

  1. Seguro que después de tanta belleza, has recuperado parte de "esa fuerza" para encarar el otoño y todo lo que venga.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  2. Los árboles están cargados de ciertas bacterias que alientan el optimismo en el cerebro. Si tienes la suerte de pisar esos paisajes o similares siéntete afortunada porque lo eres.

    ResponderEliminar
  3. Ya me gustaría que el otoño se acercase de una véz por aquí. 24º grados al mediodía y ambiente húmedo. En vez de castañas asadas, me veo tomando helado de castañas.

    Bonito recorrido por bosques que amarillean, por robledales donde se adivina el invierno, para regresar al final a una calidez amada y reconfortante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Es un paseo completo en letras, muy descriptivo y sumamente emotivo. Gran escrito, Pilar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Importante no perderle el rastro a la belleza

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  6. Bonita paleta de ocres, voy a tener que hacer una visita que por aquí aún se resiste, hoy parece que ya quiere asomarse.

    ResponderEliminar
  7. Precioso Irati, tan terrenal y sugerente.
    Imagino que eres muy consciente de lo afortunada que eres. No todo el mundo tiene un puerto tan cálido, seguro y acogedor.
    Besos, nena.

    ResponderEliminar
  8. Un maravilloso paseo que te ha conducido a un estupendo y seguro refugio.
    Te encuentro pelin nostálgica Pili, quizás el otoño. Siempre los ocres apagan el verde. Entre nosotros; yo también lo estoy.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Ha sido precioso perderse en esos bosques y recordar lo importante.

    Un beso a tod@s

    ResponderEliminar