,

BAJO LA IMPOTENCIA

La impotencia es un enemigo engañoso, no presenta batalla de frente y se te va colando entre los huesos apenas disfrazado de una rabia que no mueve montañas y te deja la cabeza caliente y los pies helados.

Poco a poco te va paralizando. como uno de esos venenos de las películas, primero no puedes moverte, después apenas alcanzas a balbucear alguna frase inconexa de protesta y finalmente tan solo los ojos siguen abiertos a la tozuda realidad.

Asumir que nada está en tus manos duele, quema y destruye.



Hoy también estoy en EL BUSCALIBROS

10 comentarios :

  1. La verdad es que es de las peores sensaciones, querer hacer algo y no poder es terrible.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es muy peligroso dejarte llevar por ella y muchas veces tan difícil luchar en su contra!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Por eso me maravillan esos que no se rinden ante nada ni piensan que haya enemigo más grande que todos ellos. Esas personas que están en plataformas y a las que parecen resbalarles las derrotas. Aunque es tan fácil caer por culpa de ese veneno que mencionas... Cada día nos meten una pequeña dosis en el telediario. Cuando no lo hace la misma vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ser impotentes para asumir la impotencia, sí que destruye. Asumirla con amabilidad...es el primer paso para ganarle la batalla.

    Un abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  5. Impotentes es como estamos los ciudadanos españoles, aunque aun existe aquellos que ven todo de color de rosa, ¿estarán ciegos? o el ciego soy yo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Una vez determinado el mal, habrá que ponerle remedio ¿no?

    ResponderEliminar
  7. Es un sentimiento que odio... Muchas veces me genera mucha agresividad.
    Odio la impotencia! Sentir que no puedo hacer nada, que es como hablar a las rocas, que no, que nada!

    ResponderEliminar
  8. Una sensación desagradable en cualquier caso

    ResponderEliminar
  9. La sensación de impotencia es el primer estadio de la derrota. En esos casos, aplíquese el método Johnny Guitar: Dime que es posible, aunque sea mentira.

    ResponderEliminar
  10. Sólo la muerte debe producir impotencia... Todo lo demás tiene remedio, quizás no hoy... Seguro mañana! Xx

    ResponderEliminar