FEALDAD VIRAL

ECCE HOMO DE BORJA ANTES Y DESPUES
Entre bromas y risas, un pequeño pueblo aragonés saltó a la fama, gracias a las dotes artísticas de una de sus vecinas, Cecilia con muy buena voluntad había restaurado el Eccehomo de la ermita, el resultado de su pericia y sus pinceles ha dado la vuelta al mundo, y Borja se ha convertido en lugar de peregrinación de una curiosa hermandad de amantes de lo raro, extrafalario, de lo feo en suma. 


Pasado algo más de un año, la biznieta del pintor Elías García, autor del Eccehomo de Borja amenaza al Ayuntamiento con una denuncia si no se acomete de inmediato la rehabilitación del fresco.

No sé si los herederos del artista pueden pelear por la conservación de su legado, ni si el Ayuntamiento se opondrá a ello, pero sería un debate interesante. ¿fealdad mediática o belleza académica? En lenguaje televisivo sería como comparar a  Belén Esteban, con Anne Igartiburu ¿quien vende más? La fea histriónica o la belleza relamida.

Seguimos prendados de los monstruos que se asoman en su caseta del circo de los horrores.

7 comentarios :

  1. Casi se adivina por donde iran los gustos que para algo somos herederos de la España de los Esperpentos, eso si con pandereta incluida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo dije antes, solo porque Doña Cecilia carece (o carecia) de "renombre" dentro del mundo del arte, pero he visto garabatos muchisimo mas feos en museos famosos... y son venerados como el santo grial.

    Si por mi fuera, lo dejaba tal como esta ahora, el original solo era "uno mas".

    ResponderEliminar
  3. Pilar:
    Tras analizar tu artículo, puedo decir que la calidad del contenido pareciera ser inversamente proporcional a su popularidad.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reflexión. Las meninas de picasso valen mas que las de velazquez por muy aberrantes que me parezcan.

    ResponderEliminar
  5. Iremos por el lado de la fealdad, sin ninguna duda.

    Desde que arrancó este asunto, el fenómeno mediático me ha asombrado. estos dos últimos veranos, ha habido colas en la ermita de Borja para ver y fotografiar el fresco de marras.

    La autora del desaguisado, ha pasado de ser una anónima anciana, a ser calificada de "restauradora de arte" por algún medio de comunicación, cosa que al escucharla, me dejó absolutamente pasmado. El párroco del pueblo, que en un primer momento amenazó con denunciar a Cecilia por estragos, está encantado con la afluencia de tantos curiosos en la ermita ( supongo que por el cepillo repleto).

    Y los restauradores del pueblo, muy, muy contentos.

    La suerte está echada, y la biznieta de Elias, poco o muy poco tiene a ganar, ya que su antepasado, hizo donación de su obra al pueblo, derechos incluidos.

    Somos unos "frikies" sin remedio.

    un beso.

    ResponderEliminar
  6. Este verano pasé por allí, pero no tuve la suerte de poder admirar tan grandiosa obra.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Curiosas reflexiones las vuestras, sin duda estoy con Syd el original era uno más, pero no dejo de ver que el esperpento nos atrae ¿verdad?

    ResponderEliminar