, , , ,

LA LÍNEA WERT


El capitán capaz de llevar su barco a puerto a pesar de la fuerza de las mareas (verdes en su caso), el vencedor de todas las manifestaciones, el triunfador del congreso, el terror de familias, profesores y estudiantes, él, el inefable señor Wert ha caído.
 
Curiosamente le han hecho recular las protestas de quienes están lejos, nuestros Erasmus que a mitad de curso descubrieron que les negaban la subvención prevista, primero se pusieron de su parte algunas Comunidades Autónomas (gobernadas por el PP), después su grupo parlamentario zozobraba, más tarde la misma Bruselas quiso saber cómo es posible que no aprendamos que como poco queda feo cambiar las reglas del juego con las cartas ya repartidas, y finalmente él, que a primera hora reclamaba más sacrificio a los afectados ha tenido que desdecirse.

Erasmo ha vencido a Wert, quizás queda un ápice de esperanza.

6 comentarios :

  1. Se ha metido en mares procelosos y no ha podido superar la prueba. Pero Wert es un enamorado de los titulares polémicos de periódicos. Este supervillano de la educación ya está en su guarida preparando una nueva maldad. Es como el Joker o Lex Luthor, son los malos que siempre vuelven. Espero equivocarme.

    ResponderEliminar
  2. Quizás, solo quizás...y ole por nuestros Erasmus. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo vergonzoso del caso, es que nos enteramos de este "recorte" a través del B.O.E.
    Ya ni siquiera se atreve a proclamar sus gansadas en voz alta.

    No es ningún malvado, ni siquiera tiene "mala leche". Sencillamente, es un tonto solemne.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ya imaginaba que erais más de Erasmo vosotr@s.

    besos

    ResponderEliminar
  5. !Ay! que solito esta Wert. Hace poco fue la soledad por la aprobación de su reforma educativa que nadie en la oposición, ni siquiera UPN, la apoyó. Pero ahora ha ido un paso más allá: ahora no le ha apoyado ni su partido, el PP. Si tuviera verguenza torera, como se dice, cogería la maleta y se iría.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Lo que me resulta increible es que a estas alturas este impresentable no haya dimitido, ni le hayan invitado a hacerlo. De cagada en cagada, y tan contento!
    Un beso, Pilar

    ResponderEliminar