, , , ,

BAJAR LOS SALARIOS (2ª parte)

No se me ocurre poner en duda los números del estudio patrocinado por el BBVA (si el Gobierno se hubiese dado cuenta podría ahorrase parte de los millones que va a destinar a publicitar la reforma laboral en plena segunda vuelta), pero parece defenderse que la productividad solo tiene un factor variable, y por ende ajustable, que resulta ser el coste laboral.



Interesa al BBVA que nos olvidemos de los costes financieros que tan profundamente afectan a la competitividad, porque no es lo mismo obtener el dinero a un precio o a otro y ahora está al 0,25%, quizás si esta rebaja de tipos se trasladase de los bancos (rescatados a nuestra costa) a las empresas...

Y hablando de empresas, otro de los factores del precio final del producto es el margen de beneficio, y cuando se plantean bajadas de sueldo del 30%, quizás alguien podría preguntarse cuánto debe ajustarse el rendimiento del capital...y mentado al capital, no debería moderarse el beneficio financiero, obtenido por el movimiento virtual sobre el parquet, a espaldas de la economía real, amparando, provocando y disfrutando de los ritmos que genera la mera especulación. 

Y ¿qué hay de la idea de que paguen impuestos?

Tratando de ir un poco más allá de lo inmediato, no se puede obviar que la innovación tecnológica es el modo más efectivo de subir la productividad de una economía al proporcionarle la posibilidad de producir nuevos bienes o incrementar el valor añadido de los que ya viene produciendo. Porque si lo que estamos planteando es vender más barato a costa de rebajar una y otra vez los salarios, merece la pena no olvidar que hasta que lleguemos al sueldo medio chino, hay un gran margen.

Tengo la sensación de que se trata de apelar de nuevo a nuestra sensibilidad, de convencernos de que el trabajo es como el par de kilos de garbanzos que entregamos cada vez que se relanza la recogida de comida del banco de alimentos, de que quienes menos tienen repartan su escasez, lo justo para retener una población cada vez más pobre, más desamparada. Sin gráficos ni fórmulas complejas, esto se llama igualar a la baja, y cuando se entra en esta espiral, el problema es que no hay límites, porque cuando se toca suelo, se puede seguir escarbando.

No termino de ver las ventajas de esta propuesta. ¿Y vosotr@s?

11 comentarios :

  1. Me mantengo en lo que dije en bajar los salarios (I).

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco le veo ninguna ventaja, salvo para los empresarios, políticos y financieros que quieren perpetuar sus grandes beneficios al amparo de hundir cada vez más en la miseria a la gente normal. Un gran y certero analisis. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Para crear empleo no se debería recurrir a precariedad salarial a menos nos quieran destruir adrede a todos y a todo. Me temo que esa es la verdadera intención

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  4. Pues yo también me mantengo y digo que no los bajen. El problema es que ellos se mantienen en que se bajen y a veces consiguen mas ellos lo suyo que yo lo mío.

    ResponderEliminar
  5. Pilar:
    Los políticos SIEMPRE dicen una cosa y hacen otra.
    Pobre de aquel que cree que las instituciones están para protegerlos a ellos y no se dan cuenta que quienes las manejan son los poderosos y no los ciudadanos.
    Es obvio que tales institutos están al servicio de quienes son los poderosos...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estamos cayendo en una espiral peligrosa de empobrecimiento, que puede acabar con un país arruinado donde el consumo fuera de los artículos de primera necesidad no existirá apenas. Y si nuestros sueldos no nos permiten ninguna "alegria" mas allá de lo imprescindible, ¿ quién le va a comprar a nuestros empresarios sus magníficos productos, inasequibles para la mayoría ?.

    A ver si hay alguna voz autorizada que le explique a esta pandilla de garrulos que esto no va a sacar al país de la crisis, sino que la va a cronificar para unas cuantas décadas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Permítame que le diga, joven, que está usted poniéndose pelín demagoga y que como siga por este camino le pueden aplicar cualquiera de las sanciones de la Ley de Seguridad. Por bocazas, le va a decir el gobierno de un momento a otro.
    A lo que parece, usted quiere trabajar y además cobrar, que es que algunos lo quieren todo. Y luego, querrán, además, que salgamos de la crisis.
    Estoy haciendo ejercicios prácticos de ponerme en la mente del gobierno a ver qué tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te sale muy bien, me has dado más miedo que Raphael en el anuncio de la lotería ;)

      Lo diremos ahora, antes de que sea demasiada libertad para poder permitírnosla.

      besos

      Eliminar
  8. Parece que tampoco a vosotr@s os convencen los números y los gráficos, quizá sea que somos muy ignorantes, quizá que ya no nos la dan con queso tan fácil. Claro que de poco sirve pensar si te lo van a imponer lo mismo.

    Besos a tod@s

    ResponderEliminar
  9. De seguir así, aprenderemos a escarbar y haremos hasta túneles.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  10. Parece que todo está bajo control menos el sector financiero. Y ellos son los que están moviendo todos los hilos.
    El tema es producir, vender, comprar, pero resulta que la producción más importante (no se trata de producir naranjas aunque sean importantes) se haya en países asiáticos. Europa es un lugar de esqueletos de fábricas y muy pronto de oficinas abandonadas. El capital europeo (que lo hay y muchísimo) se dedica exclusivamente a especular en los mercados financieros y a explotar recursos naturales en los países emergentes. Lo que tenían, el gobierno, que controlar es el capital, mirar hacia dónde se mueve. Si no invierten aquí penalizarlos con impuestos.
    El problema está en la capa social más alta que no tienen control alguno. Y a mi modo de ver en el mundo ya no gobiernan los Parlamentos.
    Asi que ya no se trata de si van a rebajar más los sueldos y si eso nos sacará de la crisis.
    Saludos.

    ResponderEliminar