, , ,

IGUALITO

Hollande y su "antes pareja"
Algo tendrá Hollande, en las distancias cortas, para haber enamorado a mujeres como Segolene Royal, Valerie Trierweiler o Julie Gayet, aunque yo no se lo veo. Seguramente sea porque a pesar de lo mucho que me gusta Francia, sus paisajes, sus vinos y su gastronomía, no termino de entenderlos. 

Por ejemplo, no entiendo esa separación tan elegante entre la vida privada y pública de sus políticos; Hollande hizo campaña con Valerie a su lado, ella dio entrevistas, mítines y le acompañó a multitud de actos. Nadie la votó a ella, pero estaba allí complementando una imagen concreta y valorada de su compañero y tras la victoria ha desarrollando las funciones de Primera Dama de Francia cuando el protocolo, pagando un precio por ello, de hecho optó por abandonar parte de su trabajo al considerar que podía afectar a sus funciones (es periodista política).

El desayuno de los campeones
Ahora, se descubre que él tiene una aventura con otra mujer, a la que visita en el piso de una amiga escoltado por un guardaespaldas que les lleva croissants para desayunar, y es un asunto privado.

La envidia que me dan los franceses al tener un Presidente que se somete a ruedas de prensa (de las de verdad, los periodistas preguntan lo que quieren, durante mucho rato) y además contesta, choca con la idea de que tienen, todo por el mismo precio, un Presidente capaz de engañar a su pareja. Si se comporta así con ella, ¿qué no hará con l@s ciudadan@s? No termina de quedarme claro si su derecho a la intimidad es igual que el de los demás.

Pero el frío y la gripe (espero que de cualquier otra letra que no sea la A) me tienen un poco lenta, así que tampoco entiendo la polémica sobre si la Infanta debe bajar o no la cuesta cuando acuda a declarar, ¿han bajado los demás? Pues eso.

Gamonal, un pueblo que lucha unido, vence
Y sin que sirva de precedente, los de Gamonal, han ganado el asalto, si quieres entender qué pasa en Burgos, no dejes de leer esta crónica.

Por si tenéis un ratillo, os dejo un problema de matemáticas; si cuatro días de lucha han tumbado un bulevar, ¿cuantos harán falta para rendir un gobierno?

11 comentarios :

  1. Cuando uno anda metido en lo público y cobra por ello, eso de tener vida privada, es como que no, si no quieres que te fiscalicen quédate fuera de lo público, es mi punto de vista.
    En cuanto a lo otro, me temo que este gobierno tiene mucho aguante, basta ver a algunos de sus ministros como el de cultura, sanidad o justicia, la ultraderecha pisan a las personas como si fueran basura y aquí hay mucho miedo como para hacer locuras.

    ResponderEliminar
  2. Lo del Gamonal da esperanza, pero no me fío.
    Lo de Hollande yo tampoco lo entiendo. Debe ser la erótica del poder... Mi opinión, bueno ... mi opinión es que no me gusta una persona que engaña a su mujer, y sinceramente, eso le resta credibilidad como persona. Si hay algo que detesto es la hipocresía. Yo confiaría mucho más en un presidente que se divorcia, y entonces tiene líos con quien le apetece. Pero eso no está bien visto, es mejor dar imagen de lo que no se es... Y así nos movemos siempre, en un mar de hipocresía.
    A mí me encanta que la gente se quiera, que practique sexo con quien le plazca y sea feliz. Pero que no mienta ni haga daño a nadie, que eso está muy feo.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Lo de Hollande se entiende porque el poder enamora, no hace falta ser francés. No busques respuestas en su físico más bien rutinario(mi forma suave de decir del montón).
    El problema para el gobierno incluye variantes nuevas. Si todo los españoles que somos un buen "puñao" animados por Gamonal actuamos igual, menos tiempo del que esperamos.

    ResponderEliminar
  4. No tengo muy claro mi pensamiento respecto a lo público y privado de las personas con cargos públicos, así que no me manifiesto hasta que me decida. Encuentro argumentos para "los dos bandos". Pero lo de la rueda de prensa multitudinaria y sin censura me dio mucha envidia y me hizo pensar cómo permitimos que nuestro presidente sea invisible y mudo.
    Claro que es cierto que permitimos muchas cosas peores...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Pues no sé lo que tendré el menda para encandilarlas, lo mismo es el dinero, o manejando la lengua es un fenómeno. Recemos para no coger esa gripe tan jodida.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  6. Perdón "tendrá", tener ya sé lo que tengo yo.

    ResponderEliminar
  7. Muy de acuerdo con tus reflexiones y con la acertada crónica. La cuestión es saber cuantos Méndez pozo hay repartidos por todo el territorio nacional ( creo que demasiados) y es muy difícil hacer caer un gobierno cuando es todo un sistema el que está corrupto y hay tanta gente implicada.

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  8. Si ya no entendía muy bien que le había visto la señora Bruni al pequeño zar Sarkozy, esto de ahora si que ya no lo entiendo, ¿ no será que la señorita buscaba desesperadamente un macho-alfa, sin importarle su aspecto ?. En fin, supongo que es eso que definen como la erótica del poder.

    Mejor que no sea la "A", yo la he pasado hace unos días, y no he acabado ingresado de milagro.

    Un beso, y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  9. Acertadas apreciaciones, como siempre Pilar. Me pregunto lo mismo que tú. Y además estoy escandalizada de la falta de libertad de tránsito que tenían los vecinos de la ilustre amante, que necesitaban un pase especial para estar por su barrio a partir de determinada hora...sin palabras.

    Sobre la última pregunta, creo que eso tendremos que averiguarlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Años ha, cuando se pergeñaba en este país una transición, políticos y prensa conspiraron para separar la persona del político por donde pasa el cinturón. De ahí para arriba, vale todo. De ahí hasta los zapatos, ni mentarlo.
    (Ni que decir tiene que no recuerdo el nombre de ninguna mujer concejala, por ejemplo).

    ResponderEliminar