, ,

MEJOR MULTICOLOR

Las Olimpiadas de Invierno son algo así como el premio de consolación helado para cuando no te dan las Olimpiadas de verdad, pero siguen siendo un acontecimiento mundial, los atletas que participan tienen tanta ilusión como los que acaparan nuestra atención en los estadios olímpicos y merecen nuestro reconocimiento, porque lo de más rápido, más alto, más fuerte tiene que ser muy difícil cuando se te congela el trasero.

El 7 de febrero comienzan en Sochi los XXII Juegos Olímpicos de Invierno y los organizadores están preocupados por dos temas, la seguridad de los participantes y sus tendencias sexuales. Que las amenazas terroristas les quiten el sueño parece razonable, su obsesión con los homosexuales, inconcebible en un país que se llama democrático y aún menos en una ciudad en la que según su alcalde no hay ningun@.

Sé que los intereses políticos y económicos lo impregnan todo, pero que ganitas de no ir a hacerle el caldo gordo a quien hace de la discriminación su bandera.

8 comentarios :

  1. A ver si se les congela el vodka y recuperan la cordura.

    ResponderEliminar
  2. Salvando las distancias, Rusia y España son iguales de democráticas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que cuadrados y que miedo dan estos rusos buffffff

    ResponderEliminar
  4. Aquí salieron varios grupos ultras que hacían chats falsos para atraer homosexuales y pegarles palizas. Sé que no es lo mismo la "iniciativa privada" que el hecho de que el gobierno sea homófobo pero en todos sitios cuecen habas.

    ResponderEliminar
  5. La Rusia del señor Putin es cualquier cosa menos democrática, aunque quieran dar esa apariencia. El listado de periodistas asesinados, exiliados o directamente silenciados es interminable.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No estoy yo muy puesto en esto de los juegos porque el deporte no es lo mío.
    Pero lo que de verdad no entiendo es qué tiene que ver con quién te acuestes por la noche en tu casa para participar en una competición de esquí o en otros deportes.

    Está visto que aunque la mona se vista de seda mona se queda. Por mucho que quieran aparentar ser democráticos siempre quedan ramalazos dictatoriales.

    Claro que mucho más cerca lo tenemos en casa con alguna ley que quieren sacar, pero eso es otro tema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Esa opinión la tenemos aquí, pero a los países nórdicos los juegos de verano les importa un pimiento.
    El tema homofóbico existe pero creo que lo que se ha dicho es que, para bien o para mal, esta la ley y tiene que ser respetada. Ojo, que no lo defiendo, por supuesto, pero el problema es el mismo que el de Pekín, por qué se los dan si no cumplen con los derechos humanos? Quedo claro hace poco que es un tema únicamente económico y de inversion.

    ResponderEliminar
  8. Realmente, intolerable. Pero qué se va a esperar de la política del señor Putin...
    Saludos, Pilar.

    ResponderEliminar