, , ,

SIGUIENDO A DALÍ

Dalí en Cadaqués
Afirma mi cuñada, con razón, que no es tan buena idea como parece conocer en persona a quien admiras por su obra, si no te gusta es complicado que sigas disfrutando de sus libros, sus cuadros o sus películas sin interferencias.


Algo así, me pasa con Dalí, no es que lo conociese en persona, pero lo pude ver en televisión demasiadas muchas veces, he leído entrevistas suyas y ciertamente, no es un señor que me caiga muy bien, así que a pesar de mi enorme admiración por buena parte de su obra, poco esfuerzo había hecho por sumergirme en su pequeño universo.
Dali (marina) 
Tras recorrer el triángulo Figueras-Púbol-Cadaqués, el artista ha borrado al personaje y me declaro rendida ante su ingenio, su capacidad de deslizarse del cubismo al hiperrealismo retozando con ligereza en el surrealismo. 

Me han conquistado sus azules, ese mar que contempla su hermana desde la ventana (en el Reina Sofía) y que se reproduce sin adorno alguno en los muros de la Casa Museo de Figueras. 

Dalí (dibujo)
No he podido evitar la sonrisa ante muchos de sus dibujos y me he dejado llevar por la atmósfera kitsch de algunas de sus salas.

Ante los relojes blandos, la inmensa pintura del techo del Palacio del Viento, o el mural de la entrada, es imposible no reconocer la grandeza de un artista que abordó facetas diferentes, novedosas y comerciales de su genio.

Dalí (mural en Casa Museo de Figueras)El recorrido algo laberíntico de las salas de la Casa Museo de Figueras (a pesar de la enorme cantidad de turistas rusos) ofrece muchas facetas de Dalí, desde su cesta de pan, tan real que casi daña la vista, sus variaciones cada vez más extrañas de los temas religiosos, y cómo no Gala, que se acerca desde casi todos los ángulos, desde casi todas las salas, una presencia a medio camino entre el hada buena, la musa controladora y la amada eterna.

Autoretrato Dali con Gala
No ciega el amor al pintor, Gala no es bella, pero él la mira más allá de la piel que se arruga y acartona, de la pose absurdamente mantenida y se retrata con ella en un espejo eterno que los contiene y los disgrega.

Al mirarla no puedo evitar que me venga a la cabeza otra mujer extraña y poderosa, la Duquesa de Windsor, Wallis Simpson.  Quizás sea ese poder sobre sus compañeros el que me resulta interesante, quizás que ninguna era hermosa, quizás que la historia no ha dudado en convertirlas en las malas. Eduardo renunció a un reino, Salvador le compró un castillo y se autoexilió del mismo.

Corazón de la granada Joya diseñada por Dalí
Puede que por ello entendiera el corazón como una granada. (no dejeis de visitar la exposición de joyas diseñadas por Dalí, una verdadera delicia)



El resto del reportaje AQUÍ

14 comentarios :

  1. Hace muchos años hice similar recorrido, ese triángulo mágico que ofrece Girona y con mucho acierto en torno al genio que, una vez superado el personaje caes rendido ante su genialidad y personalidad. Decía de sí mismo que era único... no le faltaba razón.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que él que fuera un genio no quita que estuviese un poco pirao. Por eso pienso que fue un talento, porque a todos los grandes genios, les han faltado un par de hervores.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te digo yo que fuese muy normalito...

      Eliminar
  3. Las personas no pueden estar a la altura de las expectativas que los demás tengan. Es muy cierto que cuando admiramos a alguien nos resulta difícil imaginar que no es una bellísima persona. Quizás deberíamos disfrutar simplemente de su talento, sin intentar adivinar si le viene por un lado de su cerebro con grandes dosis de locura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, disfrutar de su obra, más allá de las simpatías que pueda despertar el artista.

      Un beso

      Eliminar
  4. Hay que ser muy inteligente para superar los prejuicios por ver a un ídolo haciendo el payaso y seguir disfrutando de su obra. Es lo ideal. La obra siempre es mejor que su autor. Siempre. Pero no es fácil. Tú te vuelves a superar y coges el mejor camino posible que es quedarte con lo valioso y obviar lo irrelevante. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad, ante su obra es dificil no olvidar cuanto sabes o crees saber sobre él.
      Gracias por los piropos ;)

      Eliminar
  5. Como genio que era, estaba más p'allá que p'acá, el vivía su vida, seguramente le habrás oído decir una cosa y la contraria, yo me quedo con su pintura de la que estoy enamorado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El personaje da mucho de si en su biografía, sus supuestas misoginia y homosexualidad, sus relaciones familiares.

    Pero al final, lo que nos queda por juzgar es su obra, y esta es sencillamente geniál y brillante, mas allá de algún "happening" casposo, y del lío de los grabados firmados en blanco en su época senil.

    Le veo cierto paralelismo con Van Gogh, en la exploración de la locura, su locura a través de las imágenes imaginadas y plantadas en un lienzo. La diferencia es que Van Gogh sucumbió a su locura.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que la locura tenga mucho que ver en su obra, como tambien el hecho de ser un artista de una época en la que la comunicación, la información, el marketing, la publicidad, el mercado que rodea el arte y la "modernidad" son influencias muy poderosas.

      En todo caso tiene obras realmente impresionantes.

      Un beso

      Eliminar
  7. El genio era un loco o había creado un personaje tras el que se protegía? No lo sabremos nunca. Pero el genio brilla por encima de su generación y permanece en el tiempo. Y vivió en un lugar que es lo más parecido al paraíso, donde recogió una parte de su obra como un regalo para la posteridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría explicarlo mejor, gracias por la sintesis.

      Eliminar