, ,

UN ALTO EN EL CAMINO

Si hay un lugar cercano donde estoy segura de ver sonreír a mi pareja, es Torredembarra, quizás porque su niñez viene a buscarle a esta playa, quizás porque el horizonte es amplio, limpio y a la vez, de algún modo, capaz de acogerte en tierra.

Así que iniciando el camino de vuelta a casa y aún en las tierras de Más, hicimos un alto sentimental (y gastronómico) para volver a mirar al Mediterráneo y llenarnos de su azul, su murmullo, su salitre y sobre todo de su promesa de seguir ahí, inmenso, libre, eterno.



Si os apetece seguir paseando, AQUI

8 comentarios :

  1. Siempre he pensado Pili que el amor con la gastronomía es un combinado perfecto. Eso de comer un salpicado de marisco mientras te susurran a la oreja un te quiero, es algo inolvidable. Eso en tierras de Artur Mas, en Torredembarra, debe ser la repanocha. :)
    Me alegro que hayáis pasado unos románticos días, entre el azul del mar y las finas arenas. Y tranki Pili que eso no se mueve, los lugares son fieles y allí os seguirá esperando.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Suena bien eso de viaje, paseos, comer, mar, charlitas, dormir, irse... Que lo disfrutes con tu chico. Un besote,
    rafarrojas

    ResponderEliminar
  3. Hasta pronto Pilar, y volver cuando queráis por Girona y por Catalunya, que os quedaron aun muchas cosas por ver y degustar :-)

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  4. Gastronomía, sentimientos, paisajes y buena compañía... suena inmejorable!

    ResponderEliminar
  5. Sí que se ha hecho notar este presidente que resulta que son sus tierras. Mas no representa a los catalanes, sólo a una parte más o menos importante. Torredembarra prefiero que sea de tu pareja que seguro que la administra mejor con su amor por el terruño o por su niñez. Feliz viaje.

    ResponderEliminar
  6. Nada como como contemplar el mar y sondear en los recuerdos.
    Un saludo Pilar.

    ResponderEliminar
  7. He pasado años yendo los fines de semana a la zona de Clará, un familiar mio tiene una hermosa casa allí. Una playa interminable, y una luz de verano inolvidable. Si lo llego a saber antes, te habría recomendado comer en Cal Pastoret, el mejor pescado de la zona.

    Un beso.

    ResponderEliminar