, , , ,

SIGILO CÓMPLICE

Entre el deber de guardar discreto silencio de los asuntos que conoce y la obligación de provocar la acción de la justicia cuando tenga el conocimiento de un hecho delictivo, desempeñan cada día su labor de miles de empleados públicos, de las más diversas categorías.  

Entre el deber de sigilo (cuyo fin fundamental es preservar la buena imagen de la administración) y las dificultades, que crecen de forma directamente proporcional a la intensidad y duración de los recortes las reformas estructurales, con las que desempeña cada día sus funciones, se mueven cada día much@s profesionales públic@s; emplead@s de áreas de urbanismo de cientos de ayuntamientos saben bien a qué me refiero, cómo lo saben l@s inspector@s de trabajo, comercio, sanidad o hacienda; va en el menguante pero seguro (?) sueldo.

Desde esta perspectiva leo las declaraciones de Idoia Nieves ante la comisión de investigación del Parlamento de Navarra, donde ha reiterado tanto las presiones recibidas para dar trato de favor a algunas empresas, debido a su condición de "clientes" de una consejera, como las órdenes de gestionar de determinado modo para satisfacer un interés político, algo más allá de la zona gris de la norma.

Y las declaraciones de l@s médic@s del hospital de Toledo, denunciando las tremendas condiciones en las que se sufre y se muere en sus pasillos, y que explicaban hoy el retraimiento de much@s de sus compañer@s por el miedo a las represalias.



¿Cúantos callamos callan? 
Quizás se acerque la hora de resolver el dilema al estilo de Alejandro.


7 comentarios :

  1. Un tremendo dilema : hacer caso a la conciencia y denunciar la corrupción y el amiguismo, con las posibles represalias que acarrea la denuncia, o callar y ser cómplice por omisión.

    En el caso "Pretoria", aún por juzgar, la interventora del ayuntamiento de Santa Coloma fué quién denunció y destapó el caso. La nueva alcaldesa de la ciudad, nombrada tras la dimisión del anterior, implicado en el asunto, lo primero que hizo al tomar posesión de la alcaldia, fué CESAR a la interventora.

    Roma sigue sin pagar a "traidores".

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Mientras tanto los Inspectores de Hacienda pidiendo que se hagan visitas por sorpresa a la empresas y tener un "fondo de reptiles" para pagar a delatores que denuncien a evasores fiscales. Tengo claro que esto, en este país, nunca se llevará a cabo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Siempre habrá gente que se salte el miedo. Es la eterna entre el pequeño grupo que no traga y el gran grupo que sí. Pero desde luego estos pequeños héroes nos dejan pensando siempre y a veces prende el ejemplo. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Cortar por la mitad, simple y efectivo

      Eliminar
  5. El nudo gordiano de esta cuestión es un estatuto de los funcionarios que delimite sus tareas y responsabilidades y, de paso, limite el acceso de "asesores" externos.
    Y, en fin, si los sindicatos funcionaran bien y representaran a los trabajadores como es su obligación, son ellos quienes debieran resolver estas cuestiones.
    En otros países, como Francia, lo resuelven sin tanto drama.
    Besos comprensivos, nena.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tod@s por vuestras palabras, ayudan.

    ResponderEliminar